Torpedo de Protones

  • Afiliación:- varios -
  • Origen:- varios -
  • Manufacturado:Municiones Krupx
  • Tipo:Torpedo de Protones
  • Apariciones:Episodios IV y VI

Los torpedos de protones son proyectiles de concusión de alta velocidad que llevan cabezas nucleares de protones detonados por un explosivo nergon-14, con tremendo poder explosivo. Se encuentran como armas secundarias de cazas estelares para complementar sus cañones láser. A pesar de poder cargar un número limitado, les otorgan la potencia de fuego suficiente para hacer frente a blancos fuertemente defendidos o naves capitales. Además, tienen un alcance mayor, de aproximadamente 700 unidades espaciales o 7 kilómetros en atmósfera. Al ser armas físicas, no son afectadas por escudos de energía, lo que les permite golpear el casco blindado y los escudos de partículas. De esta forma, puede destruir otros cazas, así como dañar grandes naves y cruceros.

Sus sofisticadas computadoras de orientación le permiten dirigirse y fijarse en sus blancos. Son altamente maniobrables, al punto de poder hacer giros de 90 grados. El sistema de dirección del torpedo tiene un margen de error de menos de 3 metros, aunque naves rápidas pueden evadirlo. Una limitación del sistema de guía es que si el torpedo pierde sus blancos iniciales suele fijarse en la nave más cercana que aparezca. Cada torpedo está rodeado en una envoltura de energía protectora para prevenir una detonación accidental causada por colisión con escombros o roces de destellos de cañones láser.

Estas armas (en sus diferentes modelos) han sido empleadas a lo largo de las épocas y se encuentran a bordo de una gran variedad de naves. En tiempos de la Nueva República, los X-wings estaban cargados con un par de lanzadores de torpedos de protones Krupx MG7-A, con 3 en cada uno para un total de 6 proyectiles. Por su parte, el caza estelar Y-wing lleva un par de lanzadores Arakyd Flex Tube, con 4 proyectiles y un total de 8. El caza estelar B-wing tenía dos lanzadores Krupx MG9 con 6 en cada uno, sumando 12 torpedos. Asimismo, transportes Imperiales como el bombardero TIE, el transporte Clase-Delta DX-9 Stormtrooper, y el transporte de asalto ATR de Naves KonGar llevan cada uno un par de lanzadores de torpedos. Muchas naves capitales y estaciones de defensa orbitales también cuentan con ellos, con una mayor cantidad de municiones, claro está.

Existen lanzadores de torpedos de protones cargados en el hombro o en la espalda para ser usados por soldados de infantería. Si bien son relativamente costosos y pesados, son muy efectivos en proteger a la infantería de ataques de cazas y son usados tanto por los Imperiales como los Rebeldes. Incluso varios ejércitos han adaptado sus vehículos para transportar estantes similares de torpedos.

A pesar de no poder traspasar un blindaje excesivamente grueso, unos proyectiles bien colocados en partes vitales bastan para dejar el blanco devastado. Su poder destructivo ayudó a los Naboo a recobrar su libertad después de que la Federación de Comercio invadiera el planeta en el año 32 ABY. El entonces joven Anakin Skywalker aterrizó un caza N-1 accidentalmente en el interior de la nave de control de droides; donde disparó inadvertidamente un par de torpedos de protones compuestos de plasma propio del planeta. Las dos esferas azul brillante hicieron colapsar la nave y asegurar la victoria para los Naboo.

Durante las Guerras Clónicas, el General Jedi Anakin Skywalker, al mando del Escuadrón Sombra, lideró una misión para destruir al crucero Separatista Malevolence. Para evitar su cañón de iones gigante, escogió el bombardero Y-wing. Serían lo suficientemente rápidos para pasar a través de sus defensas y su capacidad para llevar gran cantidad de ordenanza le permitiría atacar el puente de mando. Sin embargo, se vería obligado a cambiar de objetivo y su escuadrón dirigió sus torpedos al cañón de iones de estribor. Esto dañó el arma principal y, cuando intentó disparar, se sobrecargó, dejándola completamente inoperativa.

Los torpedos jugaron un papel crucial durante la Guerra Civil Galáctica, pues permitieron a la Alianza Rebelde anotarse dos de sus victorias más decisivas. La primera fue la destrucción de la Estrella de la Muerte en la Batalla de Yavin en el año 0. A bordo de su caza estelar, Luke Skywalker utilizó la Fuerza para hacer el disparo afortunado que entró en el puerto de dispersión de calor, el punto débil de la primera versión de la superarma Imperial. Un solo par de torpedos de protones pudieron viajar hasta el reactor, donde su explosión desencadenó la destrucción total de la estación. De igual manera, en el año 4 DBY durante la Batalla de Endor, Wedge Antilles y Lando Calrissian volaron a través de la superestructura de la segunda Estrella de la Muerte hasta llegar al mismo núcleo del reactor, donde hicieron uso de su ordenanza para terminar de una vez por todas con la estación de batalla.