Trench

  • Afiliación:Confederación de Sistemas Independientes / Alianza Corporativa
  • Origen: Secundus Ando
  • Especie / Genero: Harch / Masculino
  • Altura: 1.89 m.
  • Transporte: Acorazado Invencible
  • Apariciones:The Clone Wars

La guerra siempre es cruel con respecto a juzgar a los participantes de esta. La contraposición de ideales, hace que muchos tomen posiciones, las cuales no comparten del todo; sino que por ser simplemente militares deben proteger los intereses de a quienes sirven. En las filas separatistas, existieron grandes estrategas de Guerra, que su afiliación fue la que finalmente ensombreció sus capacidades. Este fue el caso del hábil e inteligente Almirante Trench, un ser de aspecto aterrorizante que luchó bajo la consigna de la Alianza Corporativa (parte de la CSI), durante las Guerras Clónicas.

Una falsa muerte

Trench era un Harch, tal como los de su raza, de aspecto temible (tarantulesco). Trench contaba con un vasto historial como Almirante de flota a servicio de la Alianza Corporativa. Se sabe que el estuvo presente en la batalla conocida como la Batalla de los Estrechos de Malastare. Fue en aquel lugar donde ganó gran parte de su fama como estratega militar.

La Alianza Corporativa, bloqueó el planeta Malastare con Trench al mando de la flota de dicha organización. Durante la batalla, la presencia de Trench y sus estrategias desplegadas calaron hondo en sus enemigos sobrevivientes, dentro de los cuales se encontraba el Almirante Wullf Yularen, quien también comandaba una flota durante aquel suceso. Muchas vidas se perdieron durante aquella jornada, pero a pesar de ello, una comitiva Jedi intervino y la nave insignia de la Alianza Corporativa donde se encontraba Trench fue vaporizada. Se asumió entonces que el temible Harch había sucumbido durante la explosión.

El arácnido bloqueo de Christophsis

Las Guerras Clónicas estallarían en todos los rincones de la Galaxia. La cruenta guerra se desarrollaba en todos los frentes y era casi imposible que un planeta se mantuviese neutral a dicho conflicto. Así el planeta Christophsis, afiliado a la República, también caería en el conflicto. Sería entonces que la República enviaría un equipo de ayuda liderado por el Senador Bail Prestor Organa, con el fin de dotar de provisiones a la afectada gente del planeta. Sería entonces que la siniestra figura del Almirante Trench reaparecería.

Ahora liderando las huestes separatistas, establecería un bloqueo sobre la órbita del planeta. La prioridad del arácnido almirante era la de cortar todas las vías de abastecimiento al planeta. Liderando su nueva flota de acorazados separatistas, desde su nave insignia “El Invencible”, Trench desplegó una bien pensada estrategia que repelería cualquier nave de provisiones que se acercara a las inmediaciones del planeta. Las fuerzas de la República pronto se darían cuenta que se enfrentaban a un temible enemigo.

Un intento por penetrar el bloqueo por parte de Anakin Skywalker, solo confirmó lo que suponían. El intenso fuego despedido por los destructores, hizo que los de la República se retirasen tras la luna de Christophsis. A pesar de sentirse victorioso, el decidió no perseguir a las fuerzas enemigas, ordenando que recargasen los escudos de las naves a su máximo poder para el próximo encuentro. Conocedor de su gran ventaja logística, el arácnido aguardó otra embestida de los de la República impaciente.

Sin embargo, los de la República tenían un as bajo la manga. Anakin junto al Almirante Yularen abordaron una nave camuflada la cual no sería detectada por el bloqueo Separatista. Trench impaciente (y desconociendo la presencia de dicho transporte), ordenó que un escuadrón de bombarderos clase Hiena, atacara la superficie del planeta, para así presionar a los de la República a abandonar su escondite y embestir nuevamente contra su bloqueo.

Las cosas se veían demasiado pasivas para Trench, por lo que comenzó a sospechar que algo tenían los de la República entre manos. Sus sospechas finalmente probaron ser correctas cuando la nave se presentó frente a su crucero y lanzó un grupo de torpedos. Sin embargo la nave resistió al embate y Trench respondió rápidamente activando sus escudos y lanzando una hondonada de torpedos contra la nave de Skywalker. Sin embargo, la pericia del Jedi pudo evitar que la nave fuese alcanzada por fuego enemigo, volviendo a esconderse.

Trench había sido burlado, ahora él sabía que no estaba lidiando con cualquier enemigo. Así pues el Harch abrió una transmisión en un canal abierto, mostrándose ante sus adversarios. De manera soberbia e intentando infundir el miedo entre sus enemigos,  les advirtió a los de la República, que se retirasen mientras pudiesen porque él sería su perdición.

Estrategas frente a frente

Habiendose mostrado ante sus enemigos, Trench aguardaba el siguiente movimiento de la República. Trench notó que los Jedi pudieron atravesar con dicha nave fácilmente el bloqueo, pero en vez de ello habían decidido atacar. Esto le hizo reflexionar al Almirante de lo que los Jedi eran capaces de lograr y a quienes se estaba enfrentando esta vez. Así pues, el Harch se preparó para el segundo enfrentamiento. Trench conciente que tendría que lidiar nuevamente aquella nave camuflada, ordenó monitoreas el rastro magnético de las naves, de manera que podría fácilmente perseguir y destruirlas a pesar de que estas contasen con un avanzado sistema de camuflaje.

Así pues el momento cumbre llegó, la nave de Anakin, expuesta abrió fuego contra la nave insignia de Trench. Sin embargo, esta era solo una distracción, porque esta activó su camuflaje nuevamente. Trench siguió el rastro magnético de la nave ordenando a su droide táctico que abriese fuego contra la fuente del rastro a su orden. Sin embargo, para realizar ello, este se vio forzado a bajar sus escudos. A pesar de recibir el consejo del droide que ello no sería lo más recomendable, el arácnido Almirante estalló en ira y dio la orden de lanzar los torpedos.

Este finalmente era el momento que tanto había estado aguardando Skywalker. La nave camuflada con los torpedos tras esta, giró y se dirigió en picada cual kamikaze hacia el puente de la nave insignia de Trench. Sorprendido por el arriesgado movimiento, el Almirante ordenó restablecer los escudos, sin embargo el poco tiempo disponible hizo que los escudos no se puedan activar nuevamente. Trench fue cogido con la guardia baja, sin saber como reaccionar ante tal táctica; solo atinó a cerrar sus ojos y esperar su final. La nave de Anakin pudo finalmente sortear el puente de mando, sin embargo los torpedos colisionarían contra la estructura del puente, acabando con la vida del Almirante y dejando al bloqueo sin líder. Uno de los más destacados Almirantes de la Flota de la Confederación caería en acción.