Tropas Clones

  • Afiliación:República Galáctica
  • Apariciones:Episodios II y III

Las tropas clones conformaron la fuerza militar más letal y eficiente de la galaxia. Disciplinados, leales y eficientes en combate, estas réplicas genéticamente exactas del cazarrecompensas Jango Fett fueron el elemento fundamental del periodo conocido como las Guerras Clónicas bajo el mando de los Caballeros Jedi al servicio de la República Galáctica. Así, el Ejército de Clones fue la punta de lanza de la conspiración de Palpatine para hacerse del control de la galaxia y para cumplir la venganza de los Sith contra la Orden Jedi; que devendría en el tránsito del sistema Republicano hacia el Imperio Galáctico.

Un origen secreto

Su origen se remonta a cerca del año 32 ABY, diez años antes del estallido de las Guerras Clónicas, cuando el Maestro Jedi Sifo-Dyas, amigo del Conde Dooku de Serenno, hizo las primeras gestiones para su creación. Él contaba con el don de la profecía y vaticinaba que la República enfrentaría una guerra, por lo que consideró que debía estar protegida aunque la Orden Jedi no hiciera algo al respecto. Por eso, sin conocimiento del Consejo Jedi, dio secretamente el encargo a los clonadores Kaminoanos para la creación de lo que a la postre sería el Ejército de Clones.

Las facilidades de clonación de Kamino
Las facilidades de clonación de Kamino

Por su parte, Dooku se había aliado con el Señor Sith Darth Sidious, quien era nada más y nada menos que el mismísimo Palpatine. Éste pensó que el ejército serviría posteriormente a sus intereses y decidió que Dyas debía morir. Por eso ordenó a Dooku matar a su amigo como prueba de su paso al Lado Oscuro, con lo cual se ganó el nombre de Darth Tyranus. De esta forma, los Sith se apropiaron del proyecto y la pista de la formación del Ejército de Clones quedaría en un rastro muerto. Luego, Dooku borró toda referencia de Kamino de los Archivos del Templo Jedi y renunció a la Orden Jedi. Así, como el Conde de Serenno organizó la formación del movimiento Separatista; mientras que como Tyranus continuó las gestiones y el financiamiento del Ejército Clon.

Luego, debían conseguir el modelo genético a partir del cual se producirían a los combatientes. El candidato resultante fue el mercenario llamado Jango Fett, considerado dentro de los mejores de la galaxia. Tyranus organizó un torneo del que Fett salió triunfador, y lo reclutó en Kohlma, una luna de Bogden para que accediera a ser parte del proceso. Pero Jango pidió como parte de su paga un clon no alterado de él para criarlo como su hijo, Boba Fett.

Crianza y entrenamiento

La mayoría de soldados clones fueron criados en Kamino, por lo que lo consideran lo más cercano a un hogar para ellos. Los genes del mercenario Fett probaron ser ideales para la formación de un guerrero perfecto por su predisposición natural y habilidad, y cada soldado era una copia genéticamente idéntica de Jango. Esto traía considerables ventajas, pues todos tendrían un estándar relativamente parejo; además del tratamiento médico para cada soldado sería homogéneo sin riesgos de falta de asimilación o rechazo al tratamiento por las condiciones de las diferentes especies en la galaxia.

Los reclutas clones en formación
Los reclutas clones en formación

Pero ciertas modificaciones fueron hechas para que pudiera ser un soldado de infantería. Los Kaminoanos intentaron mejorar los genes de Fett, pero tuvieron que limitarse a suprimir los genes indeseables, como reprimir la independencia del huésped original; y seleccionar tendencias de comportamiento como lealtad, coraje, agresión, y disciplina. Al ser modificados genéticamente para ser más dóciles y disciplinados, eran soldados criados para el combate, completamente obedientes y seguían órdenes casi sin cuestionar o dudar.

También tenían un crecimiento acelerado, de manera que alcanzaban la madurez en menor tiempo de lo normal. La maduración acelerada hacía que su personalidad estuviera condicionada por su entrenamiento militar, y el monitoreo y supervisión constante eran importantes para asegurar que su proceso de crecimiento procediera sin anomalías o desviaciones.

Sin embargo, la herencia genética no los convertía inmediatamente en soldados eficaces. Era necesario un entrenamiento férreo e intensivo en combate, tanto físico como mental. Es así que el soldado clon recibía un entrenamiento de aproximadamente seis meses, supervisado por Jango Fett y la contratación de varios sargentos de entrenamiento Mandalorianos. A pesar de no recibir formación personal especializada, el entrenamiento riguroso, tanto en la clase como en los ejercicios de simulacro, producía hombres altamente hábiles con el fin de convertirlos en los guerreros perfectos humanamente posible. Todos los clones recibían entrenamiento en destrezas militares fundamentales como manejo de armas, combate cuerpo a cuerpo, tácticas, manejo de vehículos, y simulaciones. Simuladores de combate recreaban cualquier escenario imaginable de combate.

El Ejército de Clones en Kamino
El Ejército de Clones en Kamino

Parte de su formación incluía también la Cultura Mando y su ethos de hermandad, dureza, y lealtad, así como su idioma y tradiciones. Jugó más un papel importante en el espíritu de cuerpo de los comandos clones y las tropas ARC. Esta herencia Mandaloriana se vería diluida por el rápido entrenamiento, pero el himno del ejército Vode An (Hermanos Todos) era conocido por muchos. El lema del ejército estaba también en Mandaloriano: Darasuum Kote, o Gloria Eterna. Ese sentido de camaradería se mantenía en soldados que envejecían y morían en la mitad del tiempo, si es que sobrevivían a la guerra. Pero esta condición era aceptada por los soldados clones, quienes asumían su rol y luchaban por el orgullo del servicio.

Así, las tropas clones constituían una fuerza de combate organizada, formidable y muy capaz. Pero cada uno de sus elementos se convertía en una pieza dentro de toda la maquinaria, sin resaltar el carácter individual. El rostro de cada soldado idéntico estaba confinado bajo el visor “T” de su casco. Uno era referido por su número de identificación, inscrito en el ADN de cada clon. Todos son externamente idénticos, y no hay una señal visible que los identifique uno de otro. Un escáner incorporado en el casco de la armadura identifica al soldado y despliega la información en una pequeña pantalla LED en la parte posterior del casco. Esta información podía ser transmitida a una locación central para que los comandantes pudieran seguir el desarrollo de la batalla.

La Ciudad Tipoca, el centro principal de clonación, creó las primeras 1.2 millones de unidades, aunque no era el único lugar de producción de clones. Una segunda generación de 2 millones de clones estaba siendo formada en las estaciones Baran Wu y Su Des en el norte del planeta. De ahí se formaban los elementos que formarían la infantería, caballería blindada, cuerpos de cazas, y fuerzas navales. Esta fuerza constituía la mejor jamás creada por los Kaminoanos, y su superioridad en batalla cambiarían la forma en la que se desarrollaría los enfrentamientos bélicos en la galaxia.

El estallido de las Guerras Clónicas

La formación del Ejército Clon se mantendría en secreto hasta que se diera el momento oportuno. Sólo quedaba fijar las facciones que combatirían en la guerra. Así, Sidious forjó la crisis Separatista con el fin de ganar más autoridad política y prolongar el periodo de gobierno; pero sobre todo para crear el contexto de la guerra, el siguiente paso para su plan de dominio galáctico y su complot contra los Jedi.

Recién en el 22 ABY Obi-Wan Kenobi siguió la pista del asesino de la cazarrecompensas Zam Wessel, quien había tratado de atentar contra la vida de la Senadora Padmé Amidala. Llegó hasta Ciudad Tipoca en el planeta Kamino, donde Taun We lo presentó con el primer ministro Lama Su y se enteró de la existencia de los clones.

El Ejército de Clones combate en Geonosis
El Ejército de Clones combate en Geonosis

Después de seguir a Jango Fett a Geonosis, se confirmó la conspiración Separatista para derrocar a la republica. Después de que el representante Jar Jar Binks propuso al Senado Galactico conceder poderes extraordinarios al Canciller Supremo Palpatine, quien proclamó la creación del Gran Ejército de la República, cuyo espinazo serían los soldados clones. Esto implicó la aceptación del uso depara hacer frente a la amenaza Separatista en un momento de urgencia y el Maestro Yoda decidió ir con los clonadores a ver el ejército que habían creado para la República. La situación había sido encaminada por Sidious de manera que se tuviera que aceptar a los clones; además del temor del hecho de que Jango Fett estuviera implicado con los Separatistas fuera expuesto para que la CIS se hiciera del control de los clones.

El maestro Mace Windu y 200 Jedi viajaron a Geonosis para rescatar a Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y Padmé Amidala; además de hacer los preparativos para la inminente batalla para cuando llegara el ejército de la República. Los Jedi fueron rebasados en la trampa de Dooku por cientos de droides de batalla. Fue en ese momento que el Ejército Clon hizo su debut en la Batalla de Geonosis con un ataque preventivo para evitar el escape de la mayor cantidad posible de elementos Separatistas.

Formaciones de tropas en Coruscant
Formaciones de tropas en Coruscant

Es así como se dio inicio al devastador y extenso conflicto que llevaría el nombre de los clones como elemento característico de la lucha, pues era la primera vez que se empleaban seres clonados para una conflagración bélica. Los Jedi se enfrentaban a la realidad de la galaxia: eran muy pocos para afrontar exitosamente la situación de un conflicto moderno a gran escala, lo que hacía necesario a los soldados clones. Así, los Jedi asumieron un papel militar al tomar el mando del ejército. Pero con la muerte de Fett y ninguna posta clara sobre el origen de los clones, aceptaron combatir junto con ellos sin saber la verdad.

Las tropas clones probarían su excelencia durante los tres años de esta guerra. Un relativo número de clones se enfrentaron contra las fuerzas droides de la Confederación que se estimaban en cuatrillones. Cabe notar que el soldado clon era inmensamente superior a un droide de batalla por su pensamiento creativo y capacidad de combate. El índice de matanzas de un clon estaba por encima de las 200 muertes confirmadas, lo que indicaba la alta eficacia de estas fuerzas. Los Separatistas también carecían de habilidad estratégica y liderazgo para desplegar a sus tropas efectivamente, por lo que su ventaja numérica podía ser superada. Además, hay que considerar los actos de sabotaje realizado por fuerzas especiales que podían incapacitar billones de droides y aliviar la lucha de las fuerzas en el campo de batalla.

Equipo

El soldado clon solía ir equipado con los elementos básicos para el combate. Cada hombre estaba vestido con una armadura blanca compuesta de placas protectoras sobre un traje de cuerpo completo negro; la cual tuvo una Fase I y una Fase II, y constituía el uniforme distintivo de este vasto y poderoso ejército. Así, el soldado contaba con protección de cuerpo completo contra casi cualquier peligro: podía disipar disparos blaster, impactos o golpes, metralla, y agentes biológicos y químicos. Además, permitía incluir accesorios que le daban cierta ventaja en el campo de batalla. Pero la armadura en su fase inicial era incómoda para el soldado y usarla por tiempos prolongados podía resultar claustrofóbico; pero su duro e intenso entrenamiento hacía que superaran esos efectos. Así, las tropas clones marchaban sin miedo y directo hacia el enemigo sintiéndose casi invencibles.

El soldado clon equipado para la batalla
El soldado clon equipado para la batalla

El arma estándar era el rifle blaster DC-15A, largo y pesado pero con un poderoso impacto, capaz de destrozar a un super droide de batalla B2 a 200 yardas de distancia. La carabina blaster DC-15S, un arma de disparo rápido y asalto directo, era un repetidor con una culata plegable usada para asignaciones especiales. También llevaba dos detonadores térmicos Merr-Sonn. Viejos pero confiables, usados tanto también por los droides, aunque la compañía negaba vender armas a los Separatistas. Dos granadas de concusión; y una granada ECD o anti-droide, usada para inhabilitar las redes neurales de los droides, aunque podría tener el efecto de incapacitar momentáneamente los cascos de las armaduras Fases I y II. Si bien los escuadrones contaban con un médico clon, cada soldado cargaba consigo un paquete médico personal que contiene synthflesh y bacta para primeros auxilios. Además, el traje de cuerpo podría mantener la herida sellada hasta recibir asistencia médica.

Liderazgo

Algunos soldados clones recibían formación especial para comandar a sus subalternos y existían varios rangos dentro de los soldados regulares que eran indicados por franjas de colores: Sargentos de verde, Tenientes de azul, Capitanes de rojo; y Comandantes de amarillo. Pero también habían soldados más independientes y con mayor iniciativa como los soldados ARC y los Comandos Republicanos. Con el desarrollo de la guerra, Soldados ARC como Alfa-17 fueron solicitados para ayudar en la formación de los comandantes clones, oficiales clones con un entrenamiento más riguroso para comandar las unidades de soldados clones. Estos eran formados para tener mayor iniciativa e independencia, y al final de su capacitación, se ganaban nombres propios. Los Generales Jedi recurrían a esta práctica, no sólo por razones “prácticas”, sino también como muestra de su respeto a la dignidad de sus colegas en armas a quienes reconocían como personas únicas, seres vivientes que son parte de la Fuerza.

Todos los soldados clones visten una armadura de cuerpo completo
Todos los soldados clones visten una armadura de cuerpo completo

El contacto con los Generales marcó una diferencia notable en los clones. El trato que recibieron de estos hizo que fueran marcando más su condición de humanidad y dignidad como individuos, a pesar de que el grueso de la opinión pública los consideraba un poco más que objetos. Luchaban por la República, aunque no nacieron en ésta. Pero habían sido criados para ello y estaban dispuestos a morir por ello, lo que explica su lealtad y deseo de combatir. También se notaba la personalización de sus armaduras como con el uso del kama, la prenda de hombro o periféricos como macrobinoculares como una forma diferente de destacar el rango. Debían cubrir las brechas en la cadena de mando entre las tropas clones con los Generales Jedi. Cuando un Jedi necesitaba un destacamento de soldados clones, sin importar cuán pequeño fuera, iban acompañados de un comandante clon. Esta tradición de escolta resultaría letal para ellos con la ejecución de la Orden 66.

Los Jedi asumen el rol de Generales al mando de los rangos de clones
Los Jedi asumen el rol de Generales al mando de los rangos de clones

Los Jedi recibieron del Senado Galáctico un amplio margen de acción. Muchos Jedi dirigían a sus tropas desde posiciones remotas estratégicas, pero algunos dirigían personalmente en el campo de batalla. Los Padawans ostentaban el rango de comandante, por lo que solían verse obligados a combatir en las líneas del frente con resultados fatales como la Batalla de Jabiim.

Los Jedi también podían rearmar los ejércitos de Cuerpos y Sectores en Flotas, como la Flota Hogar de Coruscant, cuando se requerían maniobras navales. El altamente adaptable Ejército Clon actuaba como elemento naval y terrestre, pero a medida que la guerra se intensificaba, los Jedi comenzaron a reclutar oficiales no-clones para el servicio naval. Los comandantes ARC y los Generales Jedi vieron la necesidad de la formación de batallones y divisiones especializadas, como los Marines Galácticos, o el 41ro Cuerpo de Élite.

La Purga Jedi

Las tropas de la Legión 501ra marchan al Templo Jedi
Las tropas de la Legión 501ra marchan al Templo Jedi

Con el final de la guerra pronto vendría el final del conflicto y la ejecución de las últimas disposiciones para asestar el último golpe contra la Orden Jedi. En el 19 ABY, después de tres años de guerra, se dio inicio a la Orden 66, una de varias órdenes de contingencia conocidas por los soldados clones. Ésta dictaba que se debía matar inmediatamente y sin dudar a los Jedi que serían considerados traidores de la República. El éxito de la orden no se dio por codificación genética para implantar la obediencia a la orden ni había un elemento personal ni odio hacia sus blancos; sino por la predisposición genética a la disciplina y al seguimiento de las ordenes, reforzada por el riguroso entrenamiento. Los Jedi que confiaron sus vidas a sus tropas subalternas olvidaron que su lealtad mayor estaba dirigida hacia el Canciller Supremo. La sorpresa y eficacia de la acción llevó a la práctica desaparición de los Jedi a lo largo de la galaxia.

Con el advenimiento del Imperio Galáctico, se hicieron considerables cambios en el Ejército de la Republica. El cambio de régimen vino con el cambio de nombre de las tropas clones como tropas de asalto Imperiales. Además, se reconoció el riesgo de mantener una única fuente de material genético. El contexto militarizado de la galaxia incorporaba una gran cantidad de soldados reclutados, por lo que los clones de Fett conformarían un porcentaje de todo un repertorio de soldados clonados de otros moldes genéticos y reclutados. De esta forma, el ejército ya no sería el mismo ejército que combatió durante las Guerras Clónicas.