Tropas Exploradoras

  • Afiliación:Imperio Galáctico
  • Apariciones:Episodio VI
Vista posterior del traje de un explorador Imperial
Vista posterior del traje de un explorador Imperial

Si bien las tropas de asalto están dentro de los elementos más representativos del poder y el control Imperial en la galaxia, la variedad de misiones y perfiles del combate hace que sea necesaria una serie de tropas con un propósito específico. Es por eso que el Imperio Galáctico emplea tropas exploradoras, una variante de los soldados de asalto, en misiones de reconocimiento y exploración, las cuales requieren una mayor movilidad y una capacidad operativa de mayor alcance.

Estos soldados de asalto especializados están equipados para una alta maniobrabilidad y largos períodos de funcionamiento sin apoyo. Están entrenados a un grado de independencia inusual para la mayoría del personal Imperial. Sin embargo, están condicionados a trabajar con compañeros siempre que sea posible. Comúnmente, operan en grupos de cuatro llamados “lanzas” que son liderados por un Sargento de manera que coordinan sus esfuerzos para mayor cuidado de la cobertura y tácticas de aproximamiento.

Un soldado explorador apunta su pistola blaster

En caso de entrar en contacto con el enemigo, están instruidos de no entablar combate, pues su función es la de detectar al enemigo. Por eso, en lo posible, evitan la confrontación y regresan para reportar a la base para pedir apoyo de más unidades. Al no entablar combate pesado, llevan armamento ligero como pistolas blaster, para lo cual cuentan con una pistolera en su bota derecha; rifles blaster; bengalas; y granadas de concusión.

Suelen desplazarse montados en motos speeders como la 74-Z para recorrer grandes extensiones de terreno en labores de patrullaje o como reconocimiento en el campo de batalla, por lo que son conocidos también como exploradores motoristas. La velocidad de estos vehículos es altamente valorada por los destacamentos Imperiales y personal de la empresa Aratech envía personal para adiestrar a los soldados. El Imperio entrena a su personal para operar una variedad de equipo especializado en entornos duros. Esto le permite a las tropas hacer acciones arriesgadas.

Soldados exploradores en combate urbano
Soldados exploradores en combate urbano

Debido su perfil, en lugar de la armadura estándar, el soldado de asalto usa un traje más ligero que le permite más movilidad. Sólo están protegidos en la cabeza y en la parte superior del cuerpo. Su casco tiene un visor más amplio. El soldado puede levantar la cara frontal para poder exponer su rostro. Cuenta con visión electro-magnética mejorada, sensores de movimiento y macrobinoculares mejorados; lo que le permite ver emisiones de energía, visión nocturna, y magnificación de blancos asignados. Cuenta también con un sistema de comlink mejorado para comunicación a larga distancia. Así, puede tener una visión de 180° y enfocarse mejor en la ruta al pilotear vehículos a velocidades altas.

En su espalda se encuentra una unidad de potencia como mochila también guarda equipo. Llevan en sus bolsos provisiones de comida, micro-cords, y más equipamiento que le permite alcanzar e infiltrar silenciosamente casi cualquier objetivo, incluso lejos del apoyo del resto de las fuerzas Imperiales. De esta forma, están preparados para operar por periodos mayores en lugares apartados de los suministros Imperiales.

Un explorador de nieve sobre una moto en Hoth
Un explorador de nieve sobre una moto en Hoth

Durante la Batalla de Hoth, soldados exploradores adaptados para el entorno congelado fueron desplegados para el apoyo a las unidades de la Fuerza Ventisca, al mando del General Maximilian Veers. Su uniforme es ligeramente diferente, con un visor polarizado, un traje blanco y una mochila que puede conectarse directamente en los sistemas de calor de la moto speeder para servir de calefacción.

Estos elementos conocidos como “exploradores de nieve” trabajan coordinados con vehículos como los caminantes AT-ATs y AT-STs. Recorren grandes llanuras de hielo buscando posiciones enemigas y realizando movimientos de flanqueo. De esta manera, se compensa la lentitud de las unidades blindadas al poder con su rapidez y movilidad, de manera que se complementan la imponente presencia de la fuerza de ataque.

Un soldado explorador en Endor
Un soldado explorador en Endor

Estuvieron asignados a la protección de la segunda Estrella de la Muerte construida sobre Endor, apostados tanto en la estación de batalla como en la superficie de la luna. Muchos exploradores Imperiales patrullaban densos bosques de Endor cuidando el perímetro del generador del escudo de criaturas oriundas o infiltradores terroristas.

En el preludio a la Batalla de Endor, el equipo de infiltración del General Han Solo se topó con varios de estos exploradores en su camino a la facilidad Imperial, los cuales casi hacen peligrar la infiltración de los Rebeldes. El Teniente Nik Sant, uno de los comandos del equipo, le quitó uno de los trajes a un soldado que vigilaba la entrada trasera al búnker. Para su mala suerte, fue descubierto cuando los Rebeldes fueron atrapados en la trampa.