Wat Tambor

  • Afiliación:Tecno Unión, Confederación de Sistemas Independientes
  • Origen: Skako
  • Especie / Género Skakoano / Masculino
  • Armas: Traje proyector de rayos
  • Transporte: Lanzadera estelar
  • Apariciones: The Clone Wars, Episodio II, III

El avaricioso Wat Tambor era un skakoano quien fue la cabeza de la Tecno Unión, ostentando el cargo de Emir y ejecutivo de la organización conocida como Baktoid Armor Workshop. Iniciando su carrera como representante de la Tecno Unión en el Senado Galáctico, Tambor ascendió rápidamente en los rangos de aquella organización hasta llegar a alcanzar el máximo puesto. El accedió a fundar y aprovisionar al movimiento separatista del Conde Dooku, la Confederación de Sistemas Independientes y cuando la guerra estalló entre los Separatistas y la República Galáctica, Tambor dispuso nuevas formas de obtener una ventaja tecnológica.

El Emir Skakoano

Nacido en Skako bajo el seno del Clan Crimlin, Tambor pasó la mayoría de su vida en Metalorn. Uno de los pocos skakoanos en forjarse una vida fuera de su planeta natal, Tambor logró hacerse de un nombre dentro de la Tecno Unión y Baktoid. En cierto punto de su carrera el ascendió a la posición de representante ante el Senado de la Tecno Unión.

Seguido al Incidente de Dorvalla en el año 33 ABY, el Supremo Canciller Finis Valorum propuso a la República de que se investiga acerca de los impuestos aplicados a las rutas de comercio. Tambor, sabiendo que esto causaría mella en la Unión, no estuvo a favor de la moción y tuvo suerte cuando el Senador Palpatine de Naboo, propuso que este tema sea resuelto con en el Acuerdo de Comercio de Eriadu. A pesar de realizarse el evento, muchas de las figuras influyentes de la Federación de Comercio fueron asesinadas, de manera que el tema del impuesto tomaría otro rumbo.

Sobre la siguiente década, Tambor ascendió al rol de Jefe de la Tecno Unión, y a su vez se convirtió en un ejecutivo de Baktoid Armor Workshop. Baktoid había sufrido grandes pérdidas, cando en el año 32 ABY, su mayor cliente, la Federación de Comercio, había utilizado sus droides para invadir al pacífico planeta Naboo. Cuando la República fue advertida de ello, procedieron a desarmar parcialmente a la Federación, lo que causó también que los ingresos de Baktoid decayeran tras este acto.

Tambor, a pesar de esto había seguido a la Federación de Comercio y se había unido a la Confederación de Sistemas Independientes. Dooku necesitaba una armada con la cual luchar contra la República y Tambor era capaz de crearla a través de sus empresas. Pero las posibles consecuencias de crear una armada, con el propósito de decimar a la República, eran demasiado riesgosas. Por lo tanto Tambor comenzó a producir armamento y droides en secreto, en sus fábricas del Borde Exterior, principalmente en Geonosis. Tambor era capaz de saciar a sus contendientes con comunicados de prensa, pero su plan no engañaría a todos. El Senador Lanas Drede correctamente intuyó de que Tambor estaba construyendo droides en secreto, pero sus opiniones fueron desmentidas por la organización, debido al hecho de que supuestamente no existía mercado para este tipo de productos en el Borde Exterior. Investigaciones hechas por la República no encontraron indicio alguno. Poco después Wrede, “se suicidaría” en un extraño acto.

Cuando el Senador Rodd del sector Tapan, el Hutt Groodo y el diseñador Hurlo Holowan conspiraron para destruir Fondor con su Sun Runner, una antigua nave alimentada con la fuerza de unas gemas de poder, Tambor colocó una recompensa sobre las cabezas de ellos. El ofreció la recompensa, a Cradossk líder del Gremio de Caza recompensas, solicitando que éstos le debían de ser entregados muertos. Sin el conocimiento de Tambor, Dooku también había colocado una recompensa sobre el trio, pero no para que los matasen, sino para que se los entregaran vivos, debido a que éste estaba impresionado con el concepto de su Sun Runner. Tambor fue contactado por Dooku, quien lo convenció de rescindir aquel trato con Cradossk. Rodd, Groodo y Holowan fueron capturados por Jango Fett y llevados ante el Conde.

A pesar de su estrecha relación con la Confederación, Tambor aún mantenía su relación política con la República. Otros miembros secretos del CSI que aún tenían participación en las filas de la República eran Passel Argente y Nute Gunray, y de manera mucho más clandestina, el Supremo Canciller Palpatine, quien no era más que Darth Sidious, el aprendiz de Dooku. Tambor como todos los demás desconocía que Sidious y Palpatine eran la misma persona. Previendo que Dooku realizaría su siguiente movimiento rápidamente, éste reforzó las instalaciones de la fábrica de la Tecno Unión ubicada en Foerost con un contingente de seguridad de cuatro mil droides de batalla, ya que la instalación podía ser vulnerable debido a su ubicación en el Núcleo Central. A pesar de las grandes cantidades de droides producidas, Tambor siguió permitiendo a los oficiales del gobierno continuar con sus inspecciones regulares a sus instalaciones.

Alianzas bélicas

Tambor se unió con otros líderes del Concilio Separatista en Geonosis, con el fin de replantear su alianza con Dooku y finalmente hacerle frente a la República utilizando su poderosa armada droide. Mientras tanto, el Caballero Jedi, Obi-Wan Kenobi fue capturado en las inmediaciones de la fábrica de Baktoid mientras espiaba la conversación del Concilio y poco después la Senadora Padmé Amidala y el Padawan Jedi Anakin Skywalker fueron también capturados cuando intentaban rescatar a Kenobi. Ellos tres fueron sentenciados a muerte, pero fueron rescatados por un contingente Jedi liderado por el Maestro Mace Windu. Los Jedi se vieron pronto asistidos por la nueva armada de la República, algo que los Separatistas nunca habían previsto. Luego de una sangrienta batalla, los Separatistas tuvieron que huir. Tambor pudo escapar, pero Baktoid había perdido una de sus fábricas secretas clave.

Tambor deseaba vengarse de la República, pero no lo haría a través de su fuerza militar, el sabotearía las municiones de la República. El fue capaz de convencer al Director General Lorca Oviedo de Ingeniería Oviedo, un fabricante de municiones, para que se encuentren en el remoto y peligroso planeta de Asturias, con el fin de discutir una propuesta de negocios. Oviedo se encontraba escoltado por un grupo de clones. Tambor, emboscó al director cuanto el se encontraba transitando por Aviles Prime, asegurándose de que este no sufra daño alguno. Oviedo estaba preparado para esto y fue capaz de escapar. Su nave pudo aterrizar en Asturias, con daños mínimos a pesar de haber sido alcanzada por fuego enemigo. Los droides de Tambor pronto llegaron a la ubicación de la nave ejecutando a toda la tripulación a excepción de Lorca. Cuando Oviedo era escoltado hasta el punto de reunión, algunos de comandos clones que escoltaban al director habían logrado un aterrizaje forzoso en la superficie de Asturias, escapando al fuselaje de su inhabilitada nave.

Tambor no estaba presente, más se comunicó vía holograma. El discutió con Oviedo acerca de la idea de sabotear las provisiones y municiones de la República, lo que generaría un considerable beneficio económico para Oviedo y obviamente para el CSI. Tambor a su vez, le explicó la necesidad de que los eventos se hayan dado de manera tan violente, creyendo de que un “intento de asesinato”, le daría a Oviedo la coartada perfecta en caso de que sea descubierto por el Senado. Desafortunadamente para los conspiradores, la escolta de comandos clones había escuchado la conversación, y fueron capaces de retirar a Oviedo del lugar. Tambor ordenó a sus tropas a matar a Oviedo, pero este pudo escapar. A pesar de ello, poco después de que Lorca retornase a Coruscant el falleció, antes de poderle narrar la historia a alguien.

Envuelto en la Guerra

Las Guerras Clónicas se desarrollaban por toda la Galaxia y el movimiento separatista adhería más y más planetas a su causa. Así pues, Tambor y Shu Mai, la lideresa del Gremio de Comercio, viajarían hasta el planeta de esclavistas conocido como Zygerria, el cual se había aliado recientemente a la causa Separatista. Ellos habían sido invitados por Miraj, la monarca del planeta, para que estuviesen presentes durante una subasta, en donde una población entera de Togrutas serían vendidos como esclavos. Luego de su llegada, Tambor y Shu Mai, se dirigirían hasta el edificio en donde se realizaría el acto. El le comunicaría a la reina que celebraba su nueva alianza, a lo que ella agregó que no lo defraudaría. Así pues la subasta se inició, pero la reina pronto fue interrumpida, por Obi-Wan Kenobi. El temeroso Tambor, estaba aterrado por la presencia del Jedi en aquel lugar, ya que era conciente de las habilidades de estos. También el Jedi Anakin Skywalker se encontraba presente, infiltrado como esclavista. Cuando la reina entonces ordenó a Anakin, que atacase a Kenobi, este atacó a los guardias que sostenían a Obi-Wan, ayudado por la padawan Ahsoka Tano, R2-D2 y el capitán Rex. Los temores de Tambor tenían asidero y el junto a Mai, lograron huir del planeta.

En cierto punto de esta Guerra, Wat Tambor, desarrolló cierta enemistad con el magistrado de la Alianza Corporativa, Passel Argente, a quien trataría de desprestigiar en sendas ocasiones. El Skakoano, sabía que Argente sospechaba y vigilaba sus movimientos, por lo que casi siempre este se anticipó a los movimientos del magistrado, como cuando el koorivar, intentó obtener un droide espía del traficante trandoshano conocido como Gha Nachkt. Tal como Tambor lo había previsto, Argente se contactó con Nachkt para adquirir aquel droide y utilizarlo en contra de él. Pero el hábil Tambor ya tenía un trato previo con el trandoshano. Nachkt le vendería el droide espía a Argente, el cual realmente serviría como espía de Tambor para supervisar los movimientos de Passel.

Windu captura a Tambor
Windu captura a Tambor

Durante el transcurso de la Guerra, Tambor y Dooku tomarían el planeta Ryloth del Borde Exterior. Las fuerzas de la República no tardarían en llegar para contrarrestar aquella invasión. Un gran destacamento dentro del cual destacaban los Jedi Mace Windu, Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker arribó al planeta con el fin de liberarlo y capturar al Separatista. La batalla duró muchos días comenzando con una batalla espacial, en donde los separatistas habían desplegado un casi impenetrable bloqueo sobre la órbita del planeta, dirigido por el estratega separatista Mar Tuuk. Finalmente gracias a una gran estrategia desplegada por los Jedi, el bloqueo se pudo romper y las fuerzas de la República arribaron al planeta. Cientos de clones fueron asesinados en la contienda, pero la constancia de Mace Windu finalmente pudo poner a salvo a los inocentes T’wileks habitantes del planeta.

Tambor observó nuevas maneras de ganar ventaja contra la República en su nuevo rol como ingeniero de combate del CSI y como resultado, sus ingenieros de la Tecno Unión en Metalorn, desarrollaron el droide de batalla de cortosis, modelo C-B3; una versión modificada de los super droides de batalla B2, resistente a los ataques de sables de luz. Tambor obtuvo la cortosis del señor del crimen Jabba el Hutt. Los C-B3 hicieron su debut en la capital de la República, liderados por el Conde Dooku. A pesar de que Dooku lograra recuperar un antiguo artefacto Sith, infiltrándose en el Templo Jedi, los droides fueron destruidos por Anakin Skywalker y Rom Mohc.

Cuando Tambor se enteró que el Concilio Jedi planeaba enviar a Skywalker a destruir la fábrica de los C-B3 en Metalorn, el temió por su vida y por la subsistencia de su proyecto. Así pues contrató al caza recompensas Vandalor como su guardia personal, pero este no fue capaz de detener la misión de sabotaje de Skywalker. Vandalor fue asesinado por el Jedi y Tambor fue arrestado. Con la fábrica destruida, la idea de integrar la cortosis en los droides de batalla no se desarrollaría más, ni se utilizaría a lo largo de la guerra. Tambor fue aprisionado en Delrian, pero el Gremio de Comercio pudo acceder a los planos de la instalación en la cual éste se encontraba. Dos Skakoanos miembros del staff de Tambor, junto con la cambiaformas clawdita Nuri, visitaron al prisionero, logrando que escape. El retornó a su hogar en Denus, en donde se recuperó de sus heridas en un globo de recarga hiperbárica.

Cuando estuvo recuperado, Tambor declaró públicamente que Kuat había intentado robar tecnología Neimoidiana. El a su vez, mejoró las capacidades defensivas de los droides del CSI durante la crisis. Tambor nuevamente sintió la presión sobre sí mismo cuando la República contrató a 125 científicos Givin, en un intento por ganar una ventaja tecnológica sobre la CSI.

Durante los últimos movimientos de la guerra, la Confederación comenzó a fortificar sus puestos en el Borde Exterior. Tambor se dirigió a Xagobah, en donde se encontraba una fortaleza que había diseñado. Mientras se encontraba en aquel lugar, el ejerció un ilegal mandato, ocasionando daños y experimentando sobre la flora del planeta y convirtiendo el área alrededor de la ciudadela en una trampa mortal natural. Esto representó un importante punto de reunión para las fuerzas terrestres de la Confederación. La República, se enteraría de aquello y enviaría al General Jedi Glynn-Beti y su padawan Ulu Ulix junto a General Jedi Anakin Skywalker y un gran contingente de soldados clones. El ataque de la República, se convirtió pronto en un cerco, con la República batallando en los alrededores de la ciudadela, mientras que Tambor enviaba escuadras de droides para romper las líneas enemigas.

Sin el conocimiento de Tambor o de los Jedi, altos mandos del Senado habían colocado precio a las cabezas de los líderes del Concilio Separatista. Jabba el Hutt, quien había tenido cierto trato con Tambor años atrás, había actuado como fideicomiso de aquellas recompensas. Así pues le asignó la cabeza de Tambor al joven Boba Fett. Este era el primer y genuino trabajo de Boba por lo que a pesar de lo peligroso que representaba, el no se podía negar. Cuando Fett logró llegar a la fortaleza, Tambor trató de romper el cerco utilizando una nave, pero esto no funcionó ya que el joven cazador la destruyó. A pesar de toda la protección y luego de acabar con algunos de los guardias de Tambor, el joven Fett logró colocarse frente a frente con el skakoano.

A pesar de su pasiva apariencia, Tambor tenía un arma adherida a su traje, de la cual despidió rayos de energía contra el joven Fett quien intentó retornarle el fuego. Tambor pudo evadir el fuego del muchacho, mientras unos tentáculos botánicos atrapaban al joven cazador. El duelo continuó hasta que Tambor solicitó ayuda al General Grievous. Fett se había escondido de los repetidos ataques de Tambor y ante la presencia inminente del General, utilizó un dispositivo holográfico para obtener la apariencia del caza recompensas Gen’Dai, Durge. Esto no funcionó ya que Grievous tenía ciertas desavenencias con Durge por lo que le ordenó a sus tropas abrir fuego contra él. Fett intentó huir pero Grievous lo cogió antes de que pudiera hacerlo. Antes de que Grievous le diese el golpe de gracia al muchacho, Fett utilizando un fungi paralizó al General, dejándolo inhabilitado. Con la ciudadela destruyéndose alrededor suyo, Tambor dirigió sus esfuerzos a huir. A pesar de que Wat pudo huir y llegar al espacio, el fue perseguido por Fett nuevamente, pero esta vez Tambor fue asistido por Asajj Ventress quien le permitió huir del todo.

Cumpliendo con la profecía

En Metalorn, las tropas de Tambor habían capturado a la Maestra Jedi, Shaak Ti y la habían atrapado en una prisión de máxima seguridad. Poco después, el Virrey Bail Organa de Alderaan, se contactó con Tambor, citando cierto interés en aplicar la infraestructura de Metalorn a su planeta natal. En su encuentro con Organa y sus asistentes en Metalorn, el le dio un tour al planeta, mostrándole los progresos y el desarrollo económico del sistema. A pesar de ello, Organa, expresó su interés en las instalaciones penitenciarias, de las cuales Tambor no estaba muy contento en mostrar. Organa pudo entregarle un sable de luz a la cautiva Ti, permitiéndole escapar. A pesar de que Tambor llamó a sus droides para detener a Ti y a los Aldeeranianos, sus esfuerzos fallaron y sus adversarios escaparon.

Luego de los incidentes en Metalorn, Tambor se encontraría una vez más con Anakin Skywalker, para esta vez perder su ojo izquierdo de parte del “Héroe sin miedo”. Seguido a esto, Tambor se dirigió hasta Skako en donde aceptaría el llamado de una especie de sacerdotes quienes leían el Libro del Boolmide. Esto era un honor reservado para muy pocos, a lo que Tambor aceptó complacido. Debido a la pérdida de su ojo, el fue enviado a una misión para recuperar el Ojo del Cíclope Albino, a pesar de ser advertido de que el no podría obtener beneficio alguno de esto. Clongor, el jefe de los sacerdotes, le entregó a Tambor los símbolos sagrados del libro y lo envió a su misión.

Una vez que alcanzó las Puertas de Grontessiant, en donde se creía que el Cíclope Albino residía, Tambor fue despojado de su traje presurizado. El encontró el ojo y se lo colocó, lo que le permitió observar el futuro, que de alguna manera envolvía el planeta Mustafar. Tambor debía cumplir la profecía y viajar hasta aquel lugar, pero los sacerdotes fueron capturados por oficiales Separatistas, dejando de lado aquella solicitud.

Después de estos hechos, Grievous se reunió con Tambor y el resto del Concilio Separatista, enviándolos al planeta Utapau para su protección personal. Seguido a su fallido asalto a Coruscant, el Concilio tuvo que ser ubicado en Mustafar, cumpliendo con la profecía del ojo. Aquel movimiento mostraba debilidad de parte del CSI, ya que la República había atacado y conquistado Utapau, luego de que el Concilio escapara. Durante la batalla, Grievous cayó a manos de Obi-Wan Kenobi y debido a la caída de Dooku la responsabilidad sobre la Confederación había caído a manos del Concilio. Nute Gunray, como cabeza del Concilio, se convirtió en el nuevo Jefe de Estado, pero su mandato no duraría mucho. Traicionados por Darth Sidious, quien era actualmente el Canciller Supremo y ahora Emperador, Palpatine le había dicho al Concilio que debía de esperar por una “recompensa” por sus esfuerzos.

La muerte de Tambor

Darth Vader asesina a  Wat Tambor
Darth Vader asesina a Wat Tambor

La recompensa, significaba asesinato, el cual fue encargado personalmente al nuevo aprendiz de Sidious, Darth Vader. Tambor intentó huir, ocultándose en el salón de conferencias. Vader, quien era Anakin Skywalker sistemáticamente aniquiló a cada uno de los miembros del Concilio. Tambor rogó por piedad, pero su llanto caería en oídos sordos. Vader arremetió con su sable de luz contra Tambor sin dubitación alguna, destruyendo así a la Confederación de Sistemas Independientes.