Wilhuff Tarkin

  • Afiliación:Imperio Galáctico
  • Origen:Eriadu
  • Especie / Genero:Humano / Masculino
  • Altura:1.80 metros
  • Armas:Estrella de la Muerte
  • Transporte:Estrella de la Muerte
  • Apariciones:Episodios III y IV

A pesar de que en sus inicios, sus récords de servicio eran escasos, Wilhuff Tarkin tuvo una notable carrera con la Fuerza Naval Imperial antes de proponer su infame doctrina de “Reinar con el Miedo” al Emperador Palpatine. Un hombre despiadado, pero con una gran visión y hambre poder.

Tarkin nació unos treinta años antes de la Batalla de Naboo. Muy temprano en su carrera, Tarkin fue el Teniente-Gobernador del planeta Eriadu, un populoso planeta en el sector Seswenna, antes de convertirse en un Comandante en la Fuerza de Seguridad de las Regiones Exteriores, donde ejerció su poder, forzando a Raith Signar; en una tentativa de tomar el control del planeta Zonama Sekot. A pesar de los reveses sufridos, Tarkin sin embargo manipuló acontecimientos a su favor, y ganó una posición considerable a los ojos del Canciller Supremo Palpatine. Durante los días de la República, este estableció valiosos contactos en el Senado de Palpatine y en el mundo de los intereses corporativos. Fue elevado al cargo de Gobernador durante las Guerras Clónicas, sirviendo a Palpatine en Coruscant mientras la guerra estallaba a través de la galaxia.

Cuando Palpatine reestructuró el gobierno galáctico al Nuevo Orden, Tarkin fue nombrado como comandante del sector Seswenna. Esto fue debido al “mérito” de Tarkin. Este aterrizó su transporte sobre un grupo de activistas que protestaban acerca de la tributación Imperial en el planeta Ghorman. En lugar de ser castigado por la muerte de cientos de personas, este fue recompensado por orquestar la Masacre de Ghorman, lo que luego se conocería como el inicio de la Rebelión.

La Rebelión crecía cada vez más y más, por lo que Tarkin tuvo una visión de cómo solucionar la situación; e ideó una forma de contrarrestar este panorama. Éste, propuso un nuevo esquema organizacional al Emperador. En adición a los sectores definidos astrográfica y políticamente, se deberían de definir los “sectores prioritarios”, sectores que estarían definidos por el monto de actividad traicionera al Imperio. Un solo oficial debería de comandar estos territorios – el Gran Moff – quien supervisaría la asignación de recursos personalmente. Palpatine se mostró complacido con la propuesta de Tarkin, y nombró a Tarkin con el título y con una enorme área de operaciones en los territorios del Borde Exterior.

Fue por este tiempo que se enteró de los talentos de Daala, una oficial Imperial, en Carida; a la que trajo junto a él. Los dos se convirtieron en íntimos confidentes, compartiendo sus sueños de reinar la galaxia, junto con su pasión del uno por el otro. Daala y Tarkin, se convirtieron en amantes, a pesar de que Tarkin tenía una esposa en Phelarion.

Otra de las visiones de Tarkin es la llamada “Doctrina del miedo”, o “Doctrina Tarkin” como era conocida oficialmente. En lugar de expender increíbles cantidades de recursos necesarios para subyugar a todos los mundos del Imperio, el Nuevo Orden, haría una demostración de fuerza que serviría para controlar cualquier actividad traicionera. Esta forma de pensar, daría origen a la Estrella de la Muerte.

El Grand Moff Tarkin, administrador de la Estrella de la Muerte
El Grand Moff Tarkin, administrador de la Estrella de la Muerte

La visión de poder de Tarkin se hizo evidente cuando estableció las instalaciones de Las Fauces, un laboratorio secreto, del cual este solamente sabía su existencia; dedicado a la creación de superarmas, que permitirían gobernar al Imperio de manera más fácil. Daala fue destacada a Las Fauces, junto con una serie de científicos entre los cuales encontramos a Bevel Lemelisk. De este lugar fue de donde se desarrolló el proyecto de la Estrella de la Muerte, para complementar la “Doctrina de Tarkin”.

Cuando el Imperio trató de esclavizar a los Mon Calamari, Tarkin tomó un rol trascendental en este ataque. Fue entonces que Tarkin obtuvo a Ackbar como su esclavo personal. Había rumores de que Ackbar fue entregado a Tarkin como un regalo, de un oportunista subordinado. Ackbar utilizó este periodo para absorber toda la información que pudo, acerca de la Flota Imperial, sus fortalezas y debilidades; también aprendió mucho sobre la personalidad de Tarkin. También conoció los planes del Imperio en el desarrollo de la Primera Estrella de la Muerte. Cuando la Alianza Rebelde intentó asesinar a Tarkin, fueron interceptados por naves Imperiales, pero los opositores al Imperio, lograron rescatar a Ackbar.

Tarkin amenaza a Leia con destruir Alderaan
Tarkin amenaza a Leia con destruir Alderaan

La mayor contribución de Tarkin hacia la causa del Emperador fue la, antes mencionada, Estrella de la Muerte, la que utilizó para reinar el Borde Exterior por un periodo. Palpatine destacó a Tarkin a la Estrella de la Muerte, esperando que este acabe con las variadas rebeliones que estaban ocurriendo en el Borde Exterior. A pesar de esto, Tarkin tenía un objetivo oculto en la construcción de la Estrella de la Muerte. Una vez que la estación de batalla estuviera operativa, el esperaría el momento apropiado para utilizarla contra Palpatine, con el fin de tomar control de la galaxia. Palpatine, muy previsor y desconfiado de todos, asignó a Wullf Yularen como asistente de Tarkin.

Una de las demostraciones de poder de la Estrella de la Muerte y de los excesos del Imperio fue cuando destruyó el pacífico planeta Alderaan. A pesar de los interrogatorios y torturas, los Imperiales no pudieron obtener la ubicación de la base secreta Rebelde por parte de la Princesa Leia Organa, quien se encontraba cautiva en la estación de batalla. Ante esto, Tarkin decidió utilizar un medio de persuación diferente y ordenó trazar rumbo a Alderaan. Fue así que Tarkin amenazó a Leia con una aterradora oferta: de no revelarle la información que quería, usaría la Estrella de la Muerte para destruir Alderaan, su hogar. Aunque Leia “cumplió con el trato”, de forma mezquina Tarkin procedió con la destrucción del planeta y Leia vió como su hogar explotaba en millones de pedazos.

Tarkin de dispone a destruir la base Rebelde
Tarkin de dispone a destruir la base Rebelde

Las ambiciones personales de Tarkin y el exceso de confianza, fueron los que acabaron con él en la Batalla de Yavin. Tarkin rechazó evacuar la estación, aún conciente de que la Alianza Rebelde había encontrado una forma de destruirla. Tarkin murió cuando la Estrella de la Muerte fue destruída, justo cuando este había dado la orden de disparar a la base Rebelde. Tarkin falleció, llevandose consigo un gran secreto, la existencia del laboratorio Las Fauces. El Imperio realizó un anuncio oficial sobre la muerte de Tarkin, pero comunicaron que este murió en un desplome de una lanzadera en los Astilleros de Tallaan.

Tarkin fue honrado por su viuda, una mujer severa que hizo funcionar una operación de explotación minera de musgo megonite en Phelarion. En ese planeta, un sólido obelisco negro está erigido como tributo a la memoria de este influyente hombre.