Wullf Yularen

  • Afiliación:República Galáctica, Imperio Galáctico
  • Origen:Coruscant
  • Especie / Género:Humano / Masculino
  • Altura:1.80 metros (aproximadamente)
  • Armas:Pistola blaster
  • Transporte:Espíritu de la República
  • Apariciones:Episodio IV, UE

Wullf Yularen era un humano que sirvió a la República como almirante de la Fuerza Naval Republicana durante las Guerras Clónicas y como Coronel en el Departamento de Seguridad Imperial posteriormente.

Inicios de su carrera

Yularen nació en Coruscant, bajo el seno de una influyente familia, la cual le dio el respaldo político suficiente para que obtuviera el puesto de agente en el Departamento de Inteligencia Senatorial (SBI). Durante la siguiente década, realizó labores de espionaje, investigando una serie de casos y observando las acciones de una serie de delegados. A pesar de su gran labor, existía una gran corrupción en el SBI, por lo que numerosos funcionarios de bajo nivel que tenían acceso a las fuentes de información se vendían a cualquier Senador a cambio de unos créditos. Esta situación hizo que Yularen abandonara el servicio.

Posteriormente, fue asignado a una unidad anti-corrupción bajo el mando de la Oficina del Supremo Canciller, la cual investigaba las irregularidades en el gobierno y el emergente movimiento Separatista. Fue durante aquel periodo que Yularen quedó encantado con el Canciller Palpatine y la dirección a la cual quería llevar a la República. Muy pronto, él se declaró como un leal seguidor y agente de confianza del círculo más cercano a Palpatine.

Las Guerras Clónicas

Con el surgimiento de la Confederación de Sistemas Independientes y el estallido de las Guerras Clónicas, Yularen se unió al contingente naval de la Gran Armada de la República, en pos de distanciarse de la comunidad de espionaje e inteligencia, tiempo por el cual ostentaba el rango de Almirante luego de pasado un año del estallido de la guerra.

Yularen, Almirante de la República
Yularen, Almirante de la República

Yularen era el oficial al mando a cargo de la flota del General Jedi Anakin Skywalker. Constantemente, se mostraba muy preocupado por los procedimientos heterodoxos del Jedi, pero reconocía sus habilidades en el combate espacial.

Durante el tiempo en que Rotta, el hijo de Jabba el Hutt, fue secuestrado, Yularen fue el encargado de llevar a la joven Ahsoka Tano a bordo del Resolución hasta Christophsis, en donde se encontraban los Generales Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker para llevarles personalmente un mensaje del Consejo Jedi. Sin embargo, Yularen tuvo que retirarse debido al ataque de cruceros Separatistas, dejando a las fuerzas terrestres por su propia cuenta.

Posteriormente, cuando el destacamento de Skywalker se vio tratando de extraer al huttlet del planeta Teth, Kenobi respondió al llamado de ayuda, liderando los refuerzos clones llegando con el Almirante Yularen a bordo de la nave insignia, el Espíritu de la República. Inmediatamente, Anakin intentó aterrizar el Twilight en el crucero Jedi, por lo que el Almirante ordenó abrir el hangar lateral. Sin embargo, el intento fue frustrado, por lo que los Jedi tuvieron que viajar a Tatooine por su cuenta.

Poco después, Yularen acompañó a los Generales Skywalker y Kenobi hasta el planeta Kiros. Luego de que Kenobi derrotara al comandante separatista Ugg, Yularen les informó que aparentemente toda la población Togruta se había desvanecido totalmente del planeta, haciendo pensar a Kenobi de que los Togrutas desaparecidos habían sido esclavizados por los Zygerrianos.

Al Servicio del Imperio

Con el fin de la guerra una serie de cambios se dieron en la Galaxia, incluyendo la comunidad de agentes de inteligencia. Con la llegada del Nuevo Orden de Palpatine, organizaciones como el SBI, la Organización de Seguridad Republicana, el Consorcio Interestelar de Tecnología y la Oficina de Adquisiciones Especiales de la Biblioteca de la República, se consolidaron para formar la oficina de Inteligencia Imperial, supervisada por un cuerpo de gobernadores llamado el ubigtorato y liderada por el ex-director del SBI, Armand Isard.

wullf_yularen_2
Yularen, al servicio del Imperio

Yularen no fue incluido en esta nueva agencia, debido a su estrecha relación con Palpatine, la cual no le daba la condición moral para ser incluido en una organización que tentaba ser independiente y objetiva. Pero Palpatine no dejaría que nadie interfiera en su Nuevo Imperio, por lo que el consejero de Palpatine, Crueva Vandron, reformó los estatutos de la organización patriótica conocida como el COMPNOR para que se alineara con las necesidades del Nuevo Orden.

El nuevo poder adquirido por el Ubigtorato, ocasionó que Palpatine moviera sus fichas para la reorganización del COMPNOR y la creación una organización que rivalizaría directamente con el departamento de Inteligencia Imperial: el nuevo ISB, Agencia de Seguridad Imperial; que no era más que una policía secreta que informaría a Palpatine acerca de los eventos políticos y movimientos que se realizarían en la Galaxia. Yularen un reconocido leal a Palpatine fue reasignado a aquella institución. Este inusual movimiento le hizo a Yularen perder el respeto de sus antiguos compañeros, que consideraban al COMPNOR como una entidad que derrochaba los recursos del Imperio, especialmente el nuevo ISB.

Yularen tenía conexión directa con el círculo interno del Emperador, pero a pesar de ello, él permanecía fuera de éste. Era considerado sarcásticamente como un excelente observador. Se trasladaba sin problemas por los pasillos del poder y sabía como utilizar esto en ventaja suya. A pesar de sus reportes de inteligencia eran casi siempre de lo más acertados, les añadía su toque pro-Nuevo Orden. A su vez recibía asignaciones de alto nivel para investigar actos de corrupción o sedición que envolvían a Senadores u otras figuras importantes. Una de aquellas asignaciones fue la de investigar a los personajes envueltos en la Petición de los 2000, un documento que la Senadora Padmé Amidala le presentó a Palpatine en representación de un grupo de senadores de oposición a su régimen quienes demandaban que el Canciller renuncie a la extensión de poderes otorgada por el Senado durante la época de Guerra.

Más adelante con el estallido de la Rebelión, Yularen ascendió al rango de coronel en el ISB y adquirió la reputación de un efectivo líder que tenía una especial lealtad hacia Palpatine. Fue probablemente por esta razón que fue asignado para liderar el contingente del ISB a bordo de la estación espacial conocida como la Estrella de la Muerte, como miembro del staff del Gran Moff Wilhuff Tarkin. Oficialmente, fue asignado para tratar los temas de Inteligencia; pero su verdadero objetivo era el de asegurarse que el personal de la estación permaneciera absolutamente leal al Emperador.

Dado el hecho de que la Estrella de la Muerte literalmente cambiaría el concepto de poder del Imperio y dado que hombres como Tarkin y su consejero, el Almirante Conan Motti, poseían ciertos atisbos de ambición, había cierta preocupación de parte de Yularen, de manera que se solicitó la presencia del emisario personal de Palpatine, Darth Vader. Vader realizaría frecuentes visitas para hacerles recordar sus obligaciones ya que debido a aquel nuevo poder, más de uno se vería tentado a utilizarlo en su conveniencia.

Pero Yularen no era el único del ISB a bordo de la estación espacial, ya que tenía un numeroso contingente a cargo, el cual incluía agentes especializados en vigilancia, investigaciones, asuntos internos, reeducación y control de masas. Las fuerzas de seguridad de la Estrella de la Muerte estaban obligadas a proveer un lugar adecuado y asistencia al ISB, a pesar de que no los recibían con los brazos abiertos. Adicionalmente, existía una serie de agentes encubiertos a bordo, con el fin de investigar actividades sospechosas, actuando como soldados, administradores y oficiales de bajo rango. De hecho uno de los asistentes personales de Tarkin era un agente encubierto de Yularen. De esta manera, estaría advertido de cualquier potencial conspiración en contra de su Emperador. Él estaba seguro de que Tarkin quería el poder de la estación para si mismo y demostrando aquello, tenía la seguridad que Palpatine lo promovería a ser la nueva cabeza del ISB.

Las ambiciones personales de Yularen no durarían mucho, ya que los planes de todos los moradores de la Estrella de la Muerte llegarían a su fin cuando el héroe de la Alianza Rebelde, Luke Skywalker, a bordo de su X-wing destruiría la estación espacial acabando con todos lo que se encontraban a bordo.