Yoda

  • Afiliación:Orden Jedi
  • Origen:- desconocido -
  • Especie / Género:- desconocida - / Masculino
  • Altura:0.66 metros
  • Armas:Sable de Luz
  • Transporte:Kybuck / Pod de Escape
  • Apariciones:Episodios I, II, III, V y VI

Con menos de un metro de altura, una figura excluyente de la Orden Jedi en toda su extensión, Yoda era miembro de una misteriosa raza. Este era un Gran Maestro de la Orden Jedi y uno de los miembros de élite en el Alto Concilio Jedi durante los últimos días de la República Galáctica. Este poseía extraordinarias habilidades en el arte de combate con sable de luz, utilizando impresionantes y acrobáticas técnicas (1). Durante los años 3000 ABY hasta el 19 ABY, este entrenó a casi la mayoría de Jedi en la Galaxia. Como Gran Maestro, el instruyó a todos los younglings en el Templo Jedi por lo menos una vez antes de que a éstos se les asignara un maestro.

Los Inicios del Gran Maestro (896 ABY a 22 ABY)

Los detalles sobre el pasado de Yoda son pocos, pero se han rescatado algunos detalles sobre su historia. Nacido en un remoto planeta, Yoda no conocía que era un sensible a la Fuerza del todo. Este dejó su planeta natal, junto a un amigo humano, quien tampoco conocía de las habilidades en la Fuerza del pequeño, dirigiéndose a los planetas del núcleo central para buscar empleo. A pesar de que todo aparentaba darse de manera natural, la nave colisionó con un asteroide, por lo que permanecieron varios días vagando en el espacio, al punto que casi sus provisiones se agotaban y no había respuesta a su señal de emergencia. Con la energía restante de la nave, lograron aterrizar en un planeta pantanoso cubierto con una densa neblina.

Yoda y su entrenamiento con Gormo
Yoda y su entrenamiento con Gormo

Pasaron días hasta que encontraron a un extraño ser, el Maestro Jedi Hysalriano, N’kata Del Gormo, quien le reveló a ambos que eran sensibles a la Fuerza. El Maestro Gormo, los llevó a su casa en donde los entrenó en los caminos de la Fuerza. No antes de que su entrenamiento estuviese completo, una nave de la República Galáctica recogió su señal de emergencia y rescató a ambos amigos, quien ahora eran Jedi. Es posible que aquel “rescate” fuese intencionalmente programado por el Maestro Gormo.

En el año 796 ABY, Yoda obtuvo el título de Maestro Jedi y comenzó con el entrenamiento de su primer estudiante, quien sería uno de los muchos Padawans que Yoda tomaría bajo su tutela durante su larga vida.

Más tarde, Yoda fue uno de los primeros Maestros Jedi que lideró la academia móvil a bordo de la nave Chu’unthor, la cual fue construida por el año 500 ABY. Luego de que esta colisionase en el planeta Dathomir, un ciento de años después, Yoda y otros Jedi lucharon en contra de las afamadas Brujas de Dathomir. Llegando a un estancamiento, el accedió a dejar las cintas de grabación de la nave con la condición de que el contenido de estas no sea revelado hasta que llegue el tiempo de que un Jedi llegue y salve el planeta de la oscuridad.

En el año 482 ABY, Yoda viajó hacia Kushibah en busca de un nuevo Padawan. Ahí en este planeta descubrió al joven Ikrit, y lo tomó bajo su tutela para entrenarlo como Jedi. Alrededor del 400 ABY, cuando Beldorion dejó la Orden Jedi, Yoda era considerado como uno de los más grandes Jedi de la historia, comparándosele con sus predecesores Nomi Sunrider o Thon.

Por el año 200 ABY, Yoda junto con otros Maestros Jedi de la época, descubrieron que la forma de la Fuerza había comenzado a cambiar, tornándose incierta. Estudiando este misterio, sumidos en una silente meditación, el Alto Concilio Jedi, coincidió de manera unánime de que el lado oscuro crecía amenazadoramente.

Alrededor del año 171 ABY, Yoda viajó hacia el planeta Ord Cestus y salvó a los nativos X’Ting de un desastre. Ellos honraron al Maestro, construyendo una estatua gigante de al menos 70 metros de alto, en el interior del Paseo de los Héroes de X’ting. Más tarde se convertiría en instructor del posteriormente afamado Cin Drallig.

Algunos creían que a tal punto, un retorno de los Sith era inminente, pero ningún Señor Oscuro aparecía en escena, por lo que Yoda propuso una teoría alterna: la muy esperada llegada del profetizado Elegido, quien brindaría balance a la Fuerza. En oposición, algunos de los Jedi más jóvenes formaron una secta llamada el Potentium. Su herejía no fue aceptada por el Concilio, y Yoda lideró la campaña para expelirlos de la Orden durante el año 130 ABY.

Durante el levantamiento de los Yinchorri en el año 33 ABY, Yoda estuvo forzado a combatir, un recurso que el deploraba pero en ocasiones consideraba como necesario. Liderando a sus miembros del Concilio en contra de los guerreros Yinchorri, Yoda probó que representaba una fuerza a considerar y a ser reconocida a pesar de su avanzada edad.

Yoda en el Concilio Jedi de Coruscant
Yoda en el Concilio Jedi de Coruscant

En el año 32 ABY, Qui-Gon Jinn trajo al joven Anakin Skywalker al Concilio Jedi, requiriendo entrenarlo una vez de que Obi-Wan Kenobi hubiese completado las pruebas necesarias para convertirse en un Caballero Jedi, ya que un Jedi podía tomar un solo aprendiz a la vez. Yoda, como el maestro de muchos de los del Concilio, era un miembro respetado y venerado, jugando un papel preponderante en la inicial decisión para rechazar aquel requerimiento. Yoda creía de que el joven estaba claramente afectado por los años que había permanecido como esclavo y por los estrechos lazos que mantenía aún con la memoria de su madre, lo que haría que su entrenamiento no fuese seguro. El futuro del niño, según Yoda era incierto.

Luego de que Qui-Gon muriese a manos de Darth Maul, a pesar de que el Concilio rescindiera la decisión previa, permitió que Obi-Wan Kenobi, ahora un Caballero Jedi, entrene a Anakin. A pesar de esto, Yoda expresó su oposición para actuar como el maestro del niño.

Seis años después, Yoda asistió a una misión de negociación a Mawan, con Obi-Wan Kenobi, Anakin y Yaddle. Su objetivo era el de detener una devastadora guerra civil entre tres bandas criminales. Estas bandas, lideradas por Decca el Hutt, Feena Shaan, y Striker; habían ocasionado que la gente buscase refugio bajo tierra. Sorprendentemente, el planeta era una trampa diseñada para los Jedi por Striker. Este había desarrollado un químico fatal que mató a Yaddle cuando lo absorbió a través de la Fuerza. A pesar de esto, mediante su sacrificio, salvó a la ciudad de Naatan. Esta arma estaba desarrollada por su vengativo creador para asesinar a Anakin y Obi-Wan, pero falló debido al sacrificio de Yaddle. Anakin y Obi-Wan lograron traer la paz a Mawan, pero Anakin se sintió responsable por la muerte de la miembro del Alto Concilio Jedi.

Aquella amenaza tan temida

Una década después, había surgido el movimeinto Separatista, liderado por el Conde Dooku. durante la investigación de un dardo venenoso, y con la ayuda del Maestro Yoda y sus pequeños younglings quienes le dieron la ubicación de un planeta “perdido”, el Caballero Jedi Obi-Wan Kenobi descubrió el desarrollo de una armada de guerreros clones que era creada en el planeta Kamino, supuestamente a órdenes de la República. Luego de debates y disputas con cazarrecompensas de parte de los Jedi; Yoda viajó al planeta para poder ver tal creación con sus propios ojos. Cuando algunos Jedi,a acompañados de l Senadora Padmé Amidala, fueron capturados en Geonosis por la poderosa armada droide Separatista; fue la oportuna intervención de Yoda que en una misión de rescate acompañado de los nuevos soldados clones logró salvaguardar la vida de sus compañeros, sobre la arena de Geonosis.

Yoda enfrenta a Dooku en Geonosis
Yoda enfrenta a Dooku en Geonosis

Yoda notó que la poderosa armada droide, era controlada por su antiguo aprendiz, el Conde Dooku, quien había dejado la Orden Jedi para convertirse en un poderoso Señor de los Sith y había organizado la Confederación de Sistemas Independientes para oponerse a la República. Un épico duelo comenzó entonces cuando el pequeño Maestro llegó a enfrentar al Conde Dooku, luego de que este había herido a Obi-Wan y Anakin disponiéndose a escapar del planeta. Yoda supo repeler los ataques de rayos del Sith, por lo que la lucha se llevaría al plano del duelo con sables de luz. Yoda mostró todo su poder y agilidad en esta batalla superando a Dooku, quien se valió de la compasión del verde maestro para poder huir, luego de que hiciera caer un pilar sobre los Jedi caídos. Yoda no permitiría esto y mientras detenía con la Fuerza el bloque de permacreto, Dooku escaparía en su nave.

A pesar de que la República ganase la Batalla de Geonosis, bajo la dirección del Alto General Yoda, muchos Jedi fueron asesinados y la paz que había perdurado casi mil años desde la batalla de Ruusan, se vería resquebrajada nuevamente. Yoda sentía que las Guerras Clónicas significaban aquel cambio en la Fuerza que alguna vez presintió. El Maestro Yoda cumplió un papel activo durante estas Guerras luchando en numerosas batallas alrededor de la Galaxia.

Durante los primeros meses del conflicto, Yoda participó en el frente de batalla durante la Batalla de Axion, liderando las tropas clones montando su kybuck. En aquel planeta, salvó al Comandante Brolis. Durante aquel evento Yoda enfrentó directamente a un Droide Hailfire en un combate uno a uno, destruyendo al ser mecánico.

Yoda héroe de las Guerras Clónicas
Yoda héroe de las Guerras Clónicas

Más adelante durante la Batalla de Muunilinst, Yoda acudió al planeta Ilum a rescatar a Luminara Unduli y Barriss Offee con la ayuda de Padmé Amidala. El planeta estaba infestado de Droides Camaleón, los cuales se mimetizaban con la geografía del planeta. A pesar de esto, Yoda pudo llegar hasta las Cuevas de Cristal y salvar a ambas Jedi que se encontraban bajo los escombros de la destruida cueva. Luego de analizar las órdenes de un maltrecho droide, Yoda descubrió a través de una holoproyección de que la traición del Conde Dooku había calado más profundo de lo que el suponía. Era el propio Conde quien había ordenado personalmente la destrucción del Templo de Cristal a los droides camaleón.

Yoda al rescate, en Ilum
Yoda al rescate, en Ilum

Yoda había perdido a su antiguo Padawan quien había sido corrompido por el Lado Oscuro de la Fuerza y durante otro de los conflictos de la guerra perdería a otra persona muy querida. El Rey Alaric de Thustra estaba planeando ceder su planeta natal a la Confederación, a pesar de que el deseaba unirse a la República cuando la corrupción que observaba se fuera del todo. Yoda entonces viajó hacia Thustra para conversar con Alaric, pero su antiguo maestro se mostraba firme en su decisión, por lo que su planeta se vio envuelto en una batalla. Desesperado por no afrontar el destino de su planeta natal, Alaric se atavió de un bláster y disparó contra Yoda sabiendo que este repelería el ataque. Sin otra opción, Yoda deflectó hizo que el disparo rebote contra el cuerpo del Rey. Yoda lamentó la caída de su amigo, pero se mostró preocupado por tener que desenvainar su sable una y otra vez más durante la guerra, lo que contravenía con su forma de proceder.

Negociando el espacio Hutt

Los movimientos iniciales de la guerra marcaron enfrentamientos directos entre los Separatistas y los adeptos a la República, pero la Galaxia era grande y muchos planetas y poblaciones que permanecían como neutrales debieron tomar una posición frente a la guerra.

Por aquella época, Jabba el Hutt se contactó con la República para solicitarle que intervinieran para ayudarle a recuperar a su hijo Rotta, quien había sido secuestrado. Las fuerzas de la República decidieron entonces intervenir en pos de ganarse la confianza de Jabba y así obtener el paso libre por las rutas hiperespaciales Hutt. Yoda y Windu determinaron que los indicados para esta misión serían Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker, quienes en aquel momento se encontraban luchando contra las fuerzas Separatistas lideradas por el General Whorm Loathsom, en el planeta Christophsis.

Yoda presenta a Ahsoka
Yoda presenta a Ahsoka

Debido a la imposibilidad de contactarlos, decidió enviar a una mensajera personal para que llevara la asignación, y así aprovechar para intentar cambiar la forma de ser del impetuoso Skywalker. Yoda conminó al Almirante Wullf Yularen que la llevara inmediatamente. El envío para Anakin Skywalker era la padawan togruta Ahsoka Tano, quien había sido designada por el Concilio Jedi como la nueva aprendiz de Skywalker. Anakin al inicio se mostró renuente, pero la colaboración de Ahsoka en la culminación del conflicto en Christophsis convenció al Jedi de que no era una mala idea después de todo.

Tras haber logrado la victoria, los Jedi tendrían una comunicación con Yoda en la cual Anakin finalmente aceptaría a Ahsoka como su nueva aprendiz. A su vez, una nueva misión para ellos el Gran Maestro tendría. Ambos debían de viajar hasta Teth para rescatar al hijo de Jabba, mientras que Kenobi actuaría como negociador en Tatooine con el señor del crimen. Luego de una serie de incidencias y de intervenciones y trampas separatistas, los Jedi lograrían su cometido. Tras la entrega de Rotta a su padre, Yoda llegaría a Tatooine para cerrar el trato con Jabba, anotando así una gran victoria para la República en su esfuerzo de guerra.

Yoda a bordo de un pod de escape
Yoda a bordo de un pod de escape

Ahora la República tenía libre paso por el espacio Hutt, en el Borde Exterior, en su mayoría dominado por los Separatistas en aquel entonces. Pero era necesario el establecimiento de una base de operaciones en aquel territorio. Por ello, el Canciller Supremo Palpatine, se contactó con el rey Katuunko de Toydaria para que aquel pueblo (que hasta el momento permanecía neutral) se uniese a la República, permitiéndoles establecer un centro de operaciones en su planeta. Katuunko accedió a tener una reunión con representantes de la República, pero dejó en claro que él no negociaría amedrentado por el cañón de un blaster: deseaba que un Jedi fuera quien asistiera a la reunión. Así pues el Maestro Yoda fue designado como representante para asistir a la reunión secreta en la luna neutral conocida como Rugosa.

Yoda llegaría a las inmediaciones de Rugosa a bordo de un crucero Republicano, pero este suceso ya era sabido por el Conde Dooku. Cuando llegaron a las inemdiaciones de Rugosa, intentaron establecer contacto con los Toydarianos, pero sus comunicaciones estaban bloqueadas, por lo que Yoda se percató de que estaban cayendo en una trampa. Repentinamente, dos naves Separatistas lo emboscaron sobre la órbita de la luna y abrieron fuego. Forzados a no poder aterrizar, Yoda decidió que debía llegar a su destino a como dé lugar, por lo que ordenó al transporte escapar, mientras él usaba una cápsula de escape para llegar a la luna. Así, junto con el teniente Thire, Rys y Jek, se lanzó hacia Rugosa hasta salir del alcance de sus atacantes. Sin embargo, Yoda era conciente de que estaban iendo directo a otra trampa.

La Jedi Oscura Asajj Ventress había llegado poco antes a la luna, enviada por Dooku, para persuadir al rey Katuunko de unirse a las filas Separatistas, aseverando que los Jedi no estaban a la altura de sus fuerzas droides. De pronto, una transmisión holográfica del maestro Yoda interrumpió la conversación, asegurando que su encuentro se daría de todas maneras.

Yoda en Rugosa
Yoda en Rugosa

Fue entonces que Asajj propuso una especie de concurso. Si Yoda sobrevivía a los intentos de captura de Ventress, entonces el rey Katuunko podría unirse libremente a la República; de lo contrario tomaría en cuenta una alianza con los Separatistas. A pesar de que Katuunko reclamó, Yoda accedió al reto. Así pues, el Maestro Jedi y sus soldados marcharon a través de los bosques de coral seco hacia el punto de encuentro pactado.

En el trayecto inicial, se perseguidos por un contingente de droides de batalla B1, super droides de batalla B2, droidekas y tanques AAT. A diferencia de sus escoltas, preocupados por la avasallante ventaja de sus adversarios, Yoda se mostraba confiado, asegurando que el tamaño no era lo único que importaba, para desconcierto de sus hombres. Tenían su capacidad e inteligencia de su parte, y trataría de inculcar esa lección en sus acompañantes.

Debido al gran tamaño de los vehículos, éstos no podían pasar fácilmente por los corales, lo que les dió cierta ventaja. Los Separatistas enviaron varias patrullas, todas destruidas por el trabajo conjunto del Maestro Jedi y sus escoltas. Luego, fueron atacados por droides de batalla B2, quienes lograron herir al teniente Thire; y un grupo de droidekas, los cuales fueron sepultados bajo un gigantesco coral que Yoda hizo caer utilizando la Fuerza.

Ocultándose por un momento en una cueva para recuperar fuerzas, Yoda se negó a dejar atrás a sus hombres e insistió en que todos saldrían bien librados de esa dificultad, sólo debían confiar en la Fuerza y en su voluntad. Así, le confeccionó a Thire una muleta utilizando su rifle blaster DC-15A. A su vez, Yoda decidió tener un momento personal con sus acompañantes para conocerlos mejor, compartiendo con ellos su sabiduría. Esta charla sería muy inspiradora para ellos, haciéndoles notar sus falencias y motivándolos a tener una visión diferente de las cosas. De pronto un estruendoso sonido los hizo salir de la cueva, era el paso de los ejércitos droides quienes ahora iban a bordo de unos poderosos AAT. Desde un alto cañón, Yoda observó el paso de los droides y les ordenó a los clones que permanecieran alertas mientras él se encargaba del enemigo.

Yoda recibe la espada ceremonial
Yoda recibe la espada ceremonial

Yoda se sentó frente a los droides de batalla, quienes inmediatamente informaron a Ventress de su hallazgo. Por orden expresa de Ventress, los droides abrieron fuego contra Yoda, pero en una asombrosa demostración de habilidad derrotaba uno a uno a los droides y vehículos de la Confederación. Sin embargo, Ventress envió a un grupo de droidekas a que acabase con el pequeño Maestro. Al estar concentrado en la fuerza de droides, sería atacado por sorpresa, por lo que Thire intervino para despejar la espalda del Jedi.

El rey Toydariano estaba impresionado con las habilidades de Yoda y así accedió a unirse a las filas de la República. El resultado inquietó al Conde Dooku, quien no toleraría esa derrota y ordenó a Ventress que asesinase al monarca toydariano. Pero haciendo uso de la Fuerza, Yoda logró evitar el traicionero ataque. Sus habilidades sobrepasaban enormemente a las de Ventress, por lo que la Jedi detonó un explosivo para causar una distracción que le permitió huir del Maestro Jedi a bordo de un velero solar. Katuunko juró lealtad a la República, entregándole su espada ceremonial toydariana al Maestro Jedi, como muestra de su promesa. Yoda juró no fallarles a sus nuevos aliados.

Un inesperado fin de la guerra

Cerca del final de la guerra, Yoda viajó hacia el planeta Vjun luego de recibir una comunicación del Conde Dooku, quien expresaba su intención de dialogar. A pesar de que Yoda era conciente de la treta de Dooku, no podía desechar el pedido de su antiguo aprendiz, quien quizás buscaba volver al seno de los Jedi. Junto con los Caballeros Maks Leem, Jai Maruk, y sus padawans Whie Malreaux y Tallisibeth Enwandung-Esterhazy. Yoda viajó en secreto hacia Vjun. En el camino hacia Vjun, Asajj Ventress provista de nuevos droides asesinos siguió a la misión y mató a Leem y Maruk. Ventress trató de destruir la estación espacial para asesinar a Yoda, pero el astuto pequeño maestro logró destruir la nave de Ventress y escapar. Finalmente Yoda se encontraría con Dooku en Chateau Malreaux y confrontó al Señor de los Sith quien se mostraba firme en su opción de unirse al Lado Oscuro. Dooku intentó convertir a Yoda, pero el Maestro no cayó en las artimañas y promesas sesgadas de Dooku.

Yoda se reencuentra con Dooku en Vjun
Yoda se reencuentra con Dooku en Vjun

En vez de esto, Yoda intentó hacer que Dooku se vuelva a unir a la Orden Jedi. Las palabras de Yoda parecieron calar hondo en el Conde, pero la inesperada intervención de Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker hicieron ofuscar la resolución de Dooku, por lo que Yoda se vió forzado a un segundo duelo con él. Ambos sobrevivieron al encuentro, pero ambos dejaron el combate con algo más en su conciencia.

En el año 19 ABY, Yoda lideró una fuerza de ataque para confrontar la crisis de los Jedi Oscuros en el planeta Bpfassh. Un grupo de Jedi Oscuros Bpfasshi eran considerados responsables de irrumpir terror y destrucción en el sistema del mismo nombre y en el íntegro sector Sluis. El destacamento Jedi pudo detener tal amenaza, a pesar de que uno de los Jedi caídos pudo escapar a bordo de la nave de Jorj Car’das.

A pesar de estas revueltas y de la coyuntura bélica de la galaxia, Yoda permaneció en Coruscant coordinando las acciones de guerra y la participación de los Jedi en el conflicto. Durante la Batalla de Coruscant, Yoda nuevamente sobre su kybuck (2) entró en batalla para reforzar al grupo de ataque del Capitán Fordo. Este, envió de regreso a su mascota de monta al Templo mientras que siguió con la defensa del planeta a pie, junto con Mace Windu, demostrando gran poder en la Fuerza contra las fuerzas droides Separatistas. Las calles de Coruscant vieron como este gran guerrero acababa una y otra vez con la amenaza cibernética de los Separatistas.

Yoda defiende Coruscant en su kybuck
Yoda defiende Coruscant en su kybuck

A pesar de sus esfuerzos, los Jedi no fueron capaces de prevenir la captura del Sumpremo Canciller Palpatine de parte del General Grievous, a pesar de que Anakin y Obi-Wan luego lo rescataran y mataran a Dooku en el proceso. Con los deseos de hacer volver a su pupilo al lado luminoso cortados de raíz, Yoda centró sus energías en buscar al último Señor de los Sith, por lo que la relación entre la Oficina del Supremo Canciller y el Alto Concilio Jedi se volvió tensa.

En el mismo año 19 ABY, el Supremo Canciller Palpatine designó a Anakin Skywalker como su propio representante. Una vez más el Concilio se mostraba disconforme con el comportamiento de Skywalker, pero a pesar de esto aceptó el requerimiento del líder republicano. Yoda entonces, una vez más jugó un papel preponderante en la toma de decisiones del Alto Concilio. Así pues se acordó, denegar el rango de Maestro Jedi a Anakin. Durante la exposición de tal decisión al joven Jedi, los clones reportaron que los Wookiees se encontraban bajo ataque. Debido a la afinidad de Yoda con los natales de Kashyyyk, decidió apersonarse al planeta para ayudarlos. Yoda, dominaba de cierta manera la técnica de meditación de batalla, la cual utilizaría durante la Batalla de Kashyyyk, asistiendo a los clones y Wookiees.

Yoda abandona Kashyyyk
Yoda abandona Kashyyyk

Mientras Yoda se encontraba en el Centro de Comando de Kashyyyk, Palpatine reveló su identidad como Darth Sidious, ordenando a los soldados clones ejecutar la infame Orden 66, la cual implicaba la exterminación de todos los Jedi. Yoda sintió a través de la Fuerza, la extinción de los Jedi alrededor de la galaxia antes de que el Comandante Gree y su asistente pudiesen asesinarlo. Con un rápido movimiento empuñando su sable de luz verde decapitó al comandante. Con la ayuda de los Wookiees Chewbacca y Tarfful, Yoda tal como su compañero Quinlan Vos quien también se encontraba en tal planeta, sobrevivieron y pudieron escapar. Yoda logró encontrarse con Obi-Wan y con el Senador Bail Organa de Alderaan. Yoda y Kenobi luego se dirigieron al tomado Templo Jedi, para reconfigurar la señal que se emitía desde el Templo, que ordenaba a los Jedi regresar a Coruscant, lo que era una trampa más de los Sith.

Luego de enfrentarse y acabar con ciertos clones, ambos lograron ingresar al Templo y reconfigurar la señal. El panorama dentro del recinto de los Jedi era desolador, cuerpos de aprendices, caballeros y maestros yacían inertes en los pasadizos del Templo. Yoda notó que algunos de los cuerpos habían sido atacados con un sable de luz y no con simples disparos de bláster de parte de los clones. Los Sith habían participado de manera directa en el ataque.

Pronto descubrieron que Anakin había tomado el nombre Sith de Darth Vader y caído al Lado Oscuro. Así pues Obi-Wan y Yoda acordaron que los dos Sith deberían de ser destruídos. Yoda permanecería en Coruscant para enfrentar al nuevo Emperador Palpatine en el edificio del Senado, mientras que Obi-Wan batallaría contra su aprendiz.

Yoda enfrenta a Sidious en el Senado
Yoda enfrenta a Sidious en el Senado

Mientras Palpatine esperaba comunicación de su aprendiz, Yoda entró a la oficina. Rápidamente despachó a los guardias de Sidious golpeándolos contra la pared a través de la Fuerza. Yoda confrontó a Palpatine, quien se mostró sorprendido de que el pequeño sobreviviese, atacándolo con una descarga de rayos a través de la Fuerza. Su disgusto se tornó pronto en satisfacción por enfrentar al pequeño Maestro verde. Yoda pronto atacó con un empujón a través de la Fuerza, enviando al malvado Señor Oscuro a través del cuarto colisionando con su silla. Mientras Palpatine trataba de escapar, Yoda saltó frente a el cogiendo su sable de luz. Palpatine entonces sin más opción tuvo que desplegar su sable rojo y el duelo comenzó.

El duelo se movió hacia el Senado, en donde los dos poderosos usuarios de la Fuerza se enfrentaron en un duelo de sables de luz en el Podio del Emperador. La disputa se extendió por toda la cámara del Senado, cuando el Sith intentó aplastar al Maestro lanzándole plataformas, las cuales el pequeño maestro supo evitar. Mientras el duelo se desarrollaba el cansancio se apoderaba de Yoda, quien no aguantaría mucho más frente al Señor Oscuro. Yoda logró acercarse una vez más a Palpatine quien proyectó descargas eléctricas sobre el pequeño maestro quien supo repelerlas, a pesar de que perdió su sable de luz. Yoda decidió no arriesgar su vida, debido que una visión le reveló que su destino no era el de caer en el recinto de la República. Yoda continuó con el enfrentamiento a través de rayos luminosos hasta que se ocasionó una explosión en la Fuerza. Esto ocasionó que ambos se separaran nuevamente, terminando con la batalla. Sintiendo el arribo de los soldados clones y encontrándose en desventaja notoria, Yoda pudo escapar a través de ciertos compartimientos de servicio, aprovechando su tamaño, solo para encontrarse con Bail Organa quien a bordo de su speeder lo rescataría. Ambos se dirigirían a la colonia de asteroides llamada Polis Massa.

Artífice de un Legado (19 ABY a 4 ABY)

Cuando retornó al Tantive IV, con Bail Organa y reuniéndose con un acongojado Obi-Wan, ambos decidieron que Luke y Leia, los descendientes de Padmé Amidala y Anakin Skywalker, deberían ser escondidos de Darth Vader y del Emperador, quienes no deberían conocer su localización. Aparte del antiguo Maestro Jedi, solo los Organas, los Lars y Kenobi conocerían su ubicación. El también le contaría a Obi-Wan otro secreto, un antiguo amigo, el Maestro Qui-Gon Jinn, había encontrado la forma en la cual podían mantener su identidad después de la muerte, una habilidad que les enseñaría a ambos. Yoda entonces cumpliría un rol que no hacía hace muchos años, el de aprendiz.

Durante la Gran Purga Jedi, Yoda se embarcaría en una embarcación automática Polis Massana, la cual transportaba granos a los habitantes del planeta ex – separatista de Sluis Van. La nave salió del hiperespacio cerca del planeta Dagobah. No detectado y si registro alguno, Yoda lanzó su pod de escape para aterrizar en el planeta pantanoso. Allí se ocultaría durante la Guerra Civil Galáctica.

Yoda arriba a Dagobah
Yoda arriba a Dagobah

Yoda se enfrentó al último de los Jedi Oscuros Bpfasshi, en un duelo que duraría un día y medio, antes de destruirlo finalmente. En el lugar en donde el Jedi Oscuro murió se formó un nexo con el lado oscuro, dando origen a la Cueva del Lado Oscuro. También curó a un gravemente herido Jorg Car’das, quien abandonaría luego el planeta.

Yoda hizo su cabaña cerca de la cueva, lo que adicionalmente a las numerosas formas de vida (que ocultaban su presencia en la Fuerza Viviente), contraponían su presencia en el Lado de la Luz. La presencia de Yoda entonces estaba oculta de los siniestros agentes del Emperador. Adicionalmente Dagobah fue uno de los treinta y siete planetas borrados de los archivos Jedi, asegurando aún más el anonimato del antiguo Jedi.

En cierto punto durante su estancia en Dagobah, encontró a un grupo conocido como “Los Muchachos”, que no era más que un conjunto de caníbales quienes sus parientes habían sido parte de un equipo de aprovisionamiento de la República y habían quedado varados en aquel planeta hacía décadas. Por alguna razón desconocida, Yoda era temido por aquellos caníbales a quien llamaban el “Imp”.

Poco después Qu Rahn arribaría a Dagobah para aprender ciertas habilidades del antiguo maestro Jedi. Antes de la Batalla de Hoth, Tash y Zak Aranda también llegarían al planeta y se encontrarían con Yoda. Fue durante estos años que el diminuto maestro desarrolló un gusto especial por aquel platillo que llamaba “guiso de hojas de raíz” (3).

Un día alrededor del año 0 ABY, Jorg Car’das apareció en Dagobah, demandando violentamente a Yoda que pusiera su alicaída salud en forma nuevamente. Yoda simplemente le arrebató su bláster y el control beckon de su nave para hundirlos en un pantano y le hizo entender a Car’das que había utilizado mal el regalo que le había brindado. También le dijo que no podía desperdiciar el tiempo más porque se encontraba muy ocupado preparándose para el entrenamiento más importante que hubiese guiado. Car’das avergonzado por sus acciones, que no pudo regresar con su grupo, por lo que viajó hacia Exocron, en donde Yoda le indicó que podía recibir ayuda de los monjes Aing-Tii.

Se sabe también que en cierto punto durante su exilio, un historiador de la Alianza llamado Arhul Hextrophon descubrió el paradero de Yoda y viajó a Dagobah a su encuentro. Yoda inicialmente intentó borrar la mente del historiador, pero consideró que esa no era la forma Jedi de tratar las cosas. En agradecimiento a su proceder, Arhul decidió borrar todo registro sobre el paradero del antiguo maestro. Se entiende que Hextrophon mantuvo su palabra.

Yoda entrena a Luke
Yoda entrena a Luke

Cuando Luke Skywalker, hijo de Anakin Skywalker, arribó a Dagobah, Yoda se apareció ante el joven Rebelde sin revelarle su verdadera identidad y éste, quien esperaba encontrar a un gran guerrero, lo tomó como sólo un ser oriundo molesto. Sin embargo, cuando se dio cuenta de que ese pequeño ser verde podía ayudarlo a encontrar al Maestro Yoda, se mostró interesado en seguirlo a su casa. Allí, Yoda se dio cuenta de que el chico no tenía paciencia, dirigiéndose hacia una voz que Luke reconoció rápidamente como la de Ben Kenobi, por lo que se dio cuenta de que quien tenía enfrente era el mismísimo Yoda. Al principio, estaba renuente a entrenarlo en los caminos de la Fuerza. Expresó el peligro, ya que sentía que la personalidad de Luke era muy similar a la de su padre, precipitado e impaciente. Además, se sumaba el hecho de que ya Luke tenía una edad muy avanzada para comenzar el entrenamiento. Pero era la única alternativa posible y accedió a iniciar su formación.

El duro entrenamiento se daba en el pantanoso planeta, bajo la tulela del antiguo maestro; pero Luke decidió abandonar el planeta antes de completar el entrenamiento, con el fin de confrontar a Darth Vader en la Ciudad de las Nubes y salvar a sus amigos. Yoda intentó convencerle de que se quede, pensando de que Luke no se encontraba lo suficientemente preparado como para enfrentar a Vader aún y afrontar la cruenta revelación de que el Señor Oscuro era su padre. A pesar de esto, ni Yoda ni el espíritu de Obi-Wan pudieron persuadir a Luke de abandonar el planeta. Skywalker prometió regresar para completar su entrenamiento. Obi-Wan era conciente de la decisión del joven y le hizo saber a Yoda que el era su última esperanza. Yoda rápidamente le hizo acordar a Kenobi que la esperanza aún permanecía intacta en la persona de Leia Organa, la hermana de Luke.

Yoda muere y se une a la Fuerza
Yoda muere y se une a la Fuerza

Un año después de aquel evento, Luke retornaría a Dagobah para encontrar a un débil y enfermo Yoda, quien sabía que su muerte era inminente. Este le informó a Luke que su entrenamiento estaba completo, pero que su prueba final sería la de enfrentar a Vader. El Maestro le confirmó a su aprendiz que Darth Vader era su verdadero padre. Con su último aliento Yoda logró decirle a Luke las siguientes palabras: “Luke, Existe otro Skywalker”.

Yoda luego murió y se disipó cuando se convirtió uno con la Fuerza. Durante la celebración de la Alianza, luego de la Batalla de Endor y la caída del Emperador, Luke pudo observar los espectros de Yoda, Obi-Wan y su redimido padre.

Yoda seguiría a Leia y a los gemelos Solo cuando estos nacieron. Sus enseñanzas se convertirían en la base con la que Luke formaría la Nueva Orden Jedi.

Notas:

  1. Debido a estas características se deduce que esta, que era la forma de combate que frecuentemente utilizaba este Maestro, era la Forma de Combate IV, el Ataru. A su vez, el Maestro Yoda dominaba y era maestro de todas las técnicas de combate por lo que era considerado como muchos como un Maestro del Sable.
  2. Este kybuck se sabe que fue un regalo de una princesa Woolwarricca de Kashyyyk. Entre otras pertenencias se sabe que uno de sus bastones también era un regalo de los Wookiees. Su extraño bastón contenía en su empuñadura, ciertos nutrientes que podían mantenerlo con vida por buen tiempo si es que este los masticaba.
  3. El guiso de hojas de raíz era el platillo favorito de Yoda durante su exilio en Dagobah. Este estaba compuesto de semillas yarum, hongos, esporas, semillas galla y corteza solí. Yoda preparó este platillo la tarde en la cual encontró por primera vez a Luke Skywalker.