Episodio IV: Resumen

La princesa y senadora de Alderaan, Leia Organa, a bordo de la nave consular Tantive IV, es perseguida por el gigantesco destructor imperial Devastator y capturada por el enviado del Emperador, el malvado Darth Vader. Antes de caer prisionera la astuta senadora pone a salvo los robados planos técnicos, de la Estrella de la Muerte en el pequeño droide astromecánico R2-D2 y lo envía en busca de ayuda al planeta Tatooine. R2 y su compañero dorado, el droide protocolar C-3PO, fugan de la nave capturada a bordo de una cápsula de escape y van a caer en el planeta desértico. Ambos son capturados por jawas, carroñeros y buscadores de droides de los alrededores.

Luke Skywalker vive en una granja de humedad con sus tíos Owen y Beru Lars, pero no está muy contento con su vida, porque no desea seguir siendo granjero en Tatooine y prefiere entrar a la Academia y convertirse en piloto. Llegan los jawas a la granja y el tío Owen les compra a 3PO y R2, sin conocer el nombre ni la procedencia de éstos. Mientras Luke revisa a R2 se activa una grabación holográfica de la Princesa Leia destinada a un tal Obi-Wan Kenobi. En la noche el pequeño robot escapa de la granja para buscar a Obi-Wan; a la mañana siguiente Luke y 3PO salen tras él. Al encontrarlo, son atacados por los Incursores Tusken, moradores de las arenas, siendo salvados por una misteriosa persona encapuchada: es Kenobi.

Ben le cuenta a Luke que precisamente se llamaba hace ya mucho tiempo Obi-Wan, y lleva a Luke y a los androides hacia su casa. El joven le informa que R2 tiene un mensaje para él, en el que una Leia preocupada pide al anciano y retirado Jedi llevar los planos almacenados en la memoria de R2 a su padre Bail Organa en Alderaan. Ben le pide a Luke que lo acompañe ya que está viejo para cumplir esta misión; le da a Luke un regalo que tiene guardado desde hace mucho tiempo, es el lightsaber de su padre, y le revela que él también fue un Jedi, antiguos caballeros con la Fuerza como aliada, y que fue asesinado por otro aprendiz de Obi-Wan llamado Darth Vader.

A la cuenta de que los androides son buscados por el imperio, Luke se dirige rápidamente a su casa, pero encuentra todo destruido y a sus tíos asesinados. Con esto decide acompañar a Obi-Wan y aprender los caminos de la Fuerza. La próxima parada es el puerto espacial de Mos Eisley, donde contratan al Millennium Falcon, nave corelliana piloteada por el contrabandista Han Solo y su copiloto, el wookiee Chewbacca, para que los lleven a Alderaan y cumplir con la misión. Entretanto, Han tiene unas cuentas pendientes con su jefe Jabba el Hutt, quien ya se está impacientando y envía “mensajeros” a sueldo como Greedo, por lo que acepta las condiciones de sus nuevos pasajeros.

Mientas tanto, el Grand Moff Wilhuff Tarkin, administrador de la Death Star, ha destruido frente a los ojos de Leia su planeta hogar Alderaan, para así forzarla a revelar dónde están los planos que robó, y dónde la rebelión tiene su base secreta. En ese momento el Millennium Falcon salta del hiperespacio y se encuentra con un montón de asteroides que fueron Alderaan, para luego ser atraído por el rayo tractor de la Death Star, donde finalmente atraca. Un grupo de stormtroopers registra la nave buscando a sus ocupantes, pero los héroes de la saga estaban escondidos en los compartimientos que Han usa para contrabando, y empiezan su incursión por la estación para desactivar el rayo tractor, misión donde Kenobi se ofrece de voluntario. Luego R2 descubre que está prisionera Leia a bordo, por la red central de comunicaciones de la Death Star, y Han y Luke deciden ir a rescatarla. Después de muchos sobresaltos, persecuciones y tiroteos regresan al Millennium Falcon, pero no lejos del hangar están enfrentandos Obi-Wan con su antiguo alumno Darth Vader. Obi-Wan advierte que si es destruido se convertirá en alguien más poderoso, y mirando a Luke, Obi-Wan muere bajo la espada de Vader.

El Falcon logra escapar de la Death Star, no sin antes enfrentarse a un grupo de cazas TIE, hacia su nuevo destino: la cuarta luna del sistema Yavin, actual sede de la rebelión. Aunque no sabían (o sospechaban) que Vader mandó instalar en la nave un localizador para descubrir donde esta la base rebelde, y así encaminar la estación espacial hacia un nuevo objetivo. Una vez en Yavin, R2 es conectado a una gran pantalla donde varios pilotos rebeldes estudian los planos para el ataque, mostrándose el punto débil de la Death Star, sólo vulnerable a los torpedos de protón.

Luke junto a los escuadrones Rojo y Dorado parte al encuentro de la Death Star, iniciando el ataque, dando como resultado muchas bajas por parte de los rebeldes; y luego de la caída del líder Rojo, Luke queda al mando de su escuadra, y decide él mismo destruir la estación, acompañado por Biggs y Wedge. Vader a bordo de su TIE Advanced está eliminándolos uno a uno a los rebeldes, daña el caza X-Wing de Wedge y destruye el de Biggs, quedando sólo Vader y Luke, pero en el momento crucial, cuando Vader está a punto de darle de lleno al ex granjero, de la nada aparece el Falcon de Han Solo y dispara a la nave y escoltas de Vader haciéndole perder el control a éste último para salir despedido al espacio. Luke confiando en sus instintos y en la Fuerza, dispara los misiles dando en el blanco, destruyendo la Death Star, la cual ya contaba segundos para destruir la base Rebelde.

De vuelta en Yavin todos celebran la gran victoria, y después en gran ceremonia, Luke, Han y Chewbacca son honrados como los héroes que son, dando inicio a las legendarias aventuras de Luke Skywalker, la nueva esperanza Jedi.