Episodio V: Resumen

La Alianza refugiada en el helado mundo de Hoth, está escondida del vengativo contraataque del Imperio, cuyas fuerzas están buscándola por toda la galaxia. Uno de los miles de droides sonda enviados descubre la ubicación de la Base Eco mientras que Luke Skywalker en un paseo de reconocimiento es capturado por un hambriento wampa, pero escapa gracias a la Fuerza y es cuando Obi-Wan se le aparece fantasmalmente diciéndole que debe buscar, en Dagobah, a Yoda, el último Maestro Jedi, para que termine su entrenamiento. Al ver que Luke no regresa, Han Solo decide ir a buscarlo exponiendo su vida, encontrándolo semi congelado, pero afortunadamente vivo.

Los rebeldes descubren al probe droid imperial, del que se encargan Han y Chewie, y ante la inminente llegada de los AT-ATs del Imperio, deciden hacerles frente mientras el resto evacúa la base, y así se inicia la batalla, los snowspeeders rebeldes no pudieron ante el demoledor ataque, pero los héroes de la rebelión logran escapar por un pelo, siguiendo rutas distintas: Luke y R2-D2 se dirigen a Dagobah y; Han, Leia, Chewbacca y C-3PO no pueden saltar al hiperespacio a bordo del Millennium Falcon, siendo perseguidos por la flota imperial a través de un gran campo de asteroides, donde despistan a los Bombarderos TIE y al destructor Avenger. En el momento en que la flota decide desplegarse para iniciar una búsqueda exhaustiva, el Falcon escapa y se dirige a Bespin para reparar el hiperimpulsor de la nave, sin darse cuenta que son perseguidos por el Slave I de Boba Fett, el más famoso de los cazarrecompensas convocados por Darth Vader para ayudar en la captura de Luke, a quien planeaba llevarlo ante el emperador Palpatine en pos de su conversión al Lado Oscuro de la Fuerza.

Mientras Luke, ajeno a todo esto, llega al planeta fangoso de Dagobah, donde se encuentra con Yoda, el sabio anciano maestro, quien se niega en un principio a entrenarlo para Jedi, de no ser por la intervención del espíritu de Obi-Wan Kenobi. El entrenamiento es duro e incluyó, entre otras pruebas, un enfrentamiento consigo mismo, en la forma de un Vader fantasmal, y rescatar a su propia nave que se estaba hundiendo en el pantano.

El Falcon llega a Bespin, donde se encuentra la Ciudad de las Nubes, una colonia minera. Su barón-administrador es Lando Calrissian, antiguo compañero de aventuras de Han y anterior propietario del Falcon. Les ofrece alojamiento, pero algo no está bien, Leia desconfía. Mientras tanto, Luke continúa entrenándose, pero siente que sus amigos están en peligro, entonces decide partir inmediatamente en su rescate. Yoda le advierte que si abandona ahora, todo el trabajo se perderá, pero Luke promete que volverá a culminar su entrenamiento.

Lando, obligado por los imperiales, que llegaron poco antes, traiciona a sus huéspedes que son entregados a Vader. A Solo lo congelan en carbonita y es entregado a Fett -el cual a su vez lo llevará ante Jabba el Hutt, en Tatooine, por su cuenta pendiente- mientras que Leia es usada de carnada para atraer a Luke, que llega poco después. Pero Lando cambia de parecer, y libera a la princesa y al wookie, mientras que Luke se confronta a Vader en duelo, éste último le derrota cortándole la mano derecha, y encima le revela el secreto que cambiará el destino de Luke para siempre: Vader es su padre. Luke aterrado, incrédulo ante tal revelación se deja caer al vacío, quedando suspendido en una antena de comunicaciones (en la parte inferior de la ciudad flotante), para luego ser rescatado por el Falcon, el cual no llega a interceptar a la nave de Fett para rescatar a Han.

Finalmente logran escapar, y llegan donde está concentrada la flota Rebelde, y a Luke le implantan una mano mecánica. Aún estaba en la enfermería cuando se despide de Lando y Chewie quienes se dirigen a Tatooine a iniciar el rescate de Han. El final de la saga está cerca.