Episodio VI: Resumen

La nueva Estrella de la Muerte, en órbita estacionaria sobre la luna de Endor, aún no está terminada, pero Darth Vader, hace llegar al encargado de su construcción, Moff Jerjerrod, que el emperador Palpatine en persona inspeccionará y se ocupará de que todo se cumpla en los plazos previstos. Ante tal amenaza, no hay alternativa…

Una vez más tenemos a R2-D2 y C-3PO en Tatooine, ahora con rumbo del palacio de Jabba el Hutt para buscar a Han Solo. Y no son los únicos, primero Lando, luego la princesa Leia disfrazada como cazarrecompensas -que consigue descongelar a Solo de la carbonita- con Chewbacca “capturado” y después Luke visitan al repelente Hutt con la intención de liberar al contrabandista, pero todos ellos caen prisioneros.

Después de que Luke matara al rancor, una de las mascotas de Jabba, él junto con Solo y Chewie, es condenado a ser devorados por el sarlacc en el pozo de Carkoon, en el Mar de las Dunas. Pero el grupo logra luchar por su libertad contra los esbirros de Jabba, lo que resulta en la muerte del mismo Hutt y la caída del cazador Boba Fett. El Millennium Falcon y el X-wing de Luke parten con rumbos diferentes: el primero se dirige hacia la flota Rebelde, y el segundo hacia Dagobah a cumplir una promesa pendiente.

Luke va a completar entrenamiento que truncó por ir a Bespin, pero al llegar encuentra a Yoda cansado y enfermo, pero le afirma a Luke que para ser un Jedi, sólo le falta confrontar a Vader. Así Luke será el ultimo Jedi, y tras esto, Yoda entra al descanso final, se desvanece y se hace uno con la Fuerza. Poco después Obi-Wan se le aparece a Luke, que es increpado por haber mentido acerca de su padre. Entonces revela otro secreto de su origen, sobre su hermana gemela. Los instintos de Luke le indican que es Leia .

El Alto Mando Rebelde se encuentra reunido a bordo del crucero calamariano Home One, orbitando Sullust. Ahí los Rebeldes, que han reunido todas sus fuerzas en una gran y única armada preparan el plan de ataque contra la recién descubierta Estrella de la Muerte, la cual ya ha recibido a Palpatine, con gran ceremonia Imperial, en visita de inspección. La flota atacará por el espacio al mando del general Lando Calrissian y el almirante Ackbar, mientras el generador del escudo deflector que la protege será destruido por un pequeño destacamento infiltrado en Endor al mando del general Solo. El plan se realiza tal cual es concebido, Han le cede el Falcon a Lando para su utilización.

Después de aterrizar en la Luna Santuario, casi son descubiertos por exploradores Imperiales y emprenden una persecución en motos speeder. Leia se separa del grupo y tiene un encuentro con una primitiva tribu de criaturas llamadas ewoks. Estos en un principio deseaban tener como cena a los protagonistas, pero después de un truco en el que Luke hace levitar a 3PO -a quien los peludos creían una deidad- son liberados. C-3PO convence a los ewoks de aliarse con los Rebeldes para combatir al Imperio. Pero Luke sabe que su presencia es percibida por Vader, y decide entregarse a él, quien lo lleva a la Estrella de la Muerte ante Palpatine. Ambos tratan de orientarlo al Lado Oscuro de la Fuerza para gobernar la galaxia.

En ese momento se revelaría que el Emperador había preparado todos los sucesos como parte de una trampa para eliminar a la Alianza. El equipo de comandos Rebeldes son emboscados, y la flota Rebelde se encuentra entre la temida Armada Imperial y el aún activo escudo que protege a la estación espacial. Para empeorar las cosas el superláser de la Estrella de la Muerte está operativo y va golpeando a las naves Rebeldes.

Mientras tanto, Han y Leia, con la ayuda de los Ewoks, logran liberarse de sus captores y se inicia una batalla contra las fuerzas Imperiales. Finalmente, los Rebeldes logran entrar al bunker Imperial y desactivan el escudo deflector. Así, los cazas Rebeldes, evadiendo la defensa Imperial, logran entrar al interior de la superestructura de la Estrella de la Muerte para destruir el reactor principal. En el combate los Imperiales pierden a su máximo destructor, el Executor.

El emperador hace que Luke se enfrente a su padre. En pleno duelo Vader se entera de la existencia de una hija suya. Esto desata la furia del joven Jedi, quien derrota a su padre. Sin embargo, Skywalker se reafirma como un Jedi y se niega a ceder a la oscuridad. Entonces Palpatine ataca al joven Rebelde y decide exterminarlo, pero Anakin Skywalker aún late en el interior y ayuda a su hijo, toma a Palpatine arrojándolo al vacío, pero la descarga de energía que emanaba de las manos del emperador era muy poderosa y deja a Vader moribundo. Luego de esto, y tratando de huir de la estación que está desmoronándose, Vader le pide a Luke que le quite el yelmo-máscara para poder verlo con sus propios ojos por primera y última vez. Fallece poco después.

Luke llega a huir de la Estrella de la Muerte poco antes de que los rebeldes liderados por Lando y Wedge lleguen a destruirla. Una vez en Endor se ha iniciado la gran celebración que se expande por toda la galaxia (como Bespin, Tatooine y Coruscant). Luke crema la armadura de su padre en una pira funeraria, y se une a Han, Leia y Lando a la fiesta, pero en ese momento se le aparecen en un apartado a unos sonrientes Obi-Wan Kenobi y Yoda, pero se alegra más el ver a su padre Anakin junto a sus maestros, por fin unidos en paz con la Fuerza.