Infinito: Día a Día – Conversatorio sobre Mitología

23 de julio del 2002: Conversatorio “Mitología de Star Wars”, a cargo de The Force Perú (Disertación de Eugenio Vidal)

Nuestro conocido Eugenio Vidal, uno de los panelistas, expuso como tema “La Filosofía de Star Wars”. He aquí un resumen de su exposición:


Apartándose del aspecto religioso, que suele ser tendencioso y restrictivo, Star Wars se nos presenta como una historieta muy espiritual que trasciende el aspecto de gran aventura épica. En la cosmogonía – explicación del universo – de Lucas, se unen diversas formas de pensamiento y distintas tradiciones en las que la creencia en una Fuerza omnipresente es común. Quizás el aspecto más destacado en su filosofía, especialmente en el Episodio I, sea su similitud con muchas disciplinas orientales, en las cuales la espiritualidad es mucho mas fuerte e importante que en occidente. El respeto y atención a la sabiduría de los mayores, el respeto por toda forma de vida, el proteger al más debil del abuso, así como un fuerte sentimiento de justicia contra aquellos que alteran el orden, son características de muchas disciplinas y tradiciones diversas. El creer en uno mismo, confiar en sus habilidades y estar en armonía con esa Fuerza omnipresente permite que esto sea posible.

Sin embargo, se nos explica que esta Fuerza posee un aspecto destacable, su neutralidad, que puede ser canalizada tanto para crear como para destruir. El Orden y el Caos, más que el bien y el mal, así como su eterna lucha, no está representado por ángeles o demonios en el sentido estricto de la palabra, sino por el propio espíritu del individuo y su voluntad de elección. Esta voluntad de elección puede ser un arma de doble filo.

El Orden – la República – se basa en reglas y códigos muy precisos, destinados a mantener la paz entre todos los habitantes.

El Caos – el ejército separatista – reniega de ese orden, de esas reglas, pero más que ofrecer algo mejor crea mayores problemas.

Irónicamente ese orden – aunque tiránico – pasa a ser representado por el Imperio y la Rebelión se convierte en un caos naciente, en los Episodios IV, V y VI. La Fuerza pide un balance y éste se da. Este balance pide también un héroe que debe recorrer una senda iniciática, compuesta de tres grandes partes que hemos visto en la Trilogía Original:

  • La búsqueda de su destino y su inicio en los caminos de la Fuerza (Episodio IV: Una Nueva Esperanza).
  • Su iniciación, a cargo del Maestro Yoda, y su confrontación consigo mismo o sus demonios internos (Episodio V: El Imperio Contraataca).
  • El regreso a su vida cotidiana, pero como ciudadano de dos mundos, el físico y el espiritual (Episodio VI: El Regreso del Jedi).

El héroe predestinado surge en ambas Trilogías, como una necesidad que las circunstancias se complotaron en crear. La leyenda nos habla de su periplo, sus pruebas, pero su destino final, al que inexorablemente está ligada la galaxia, dependerá única y exclusivamente de la forma en que ejerza su libre albedrío.

El propio Lucas esgrime sus ideas espirituales que nutren a su creación:

“Al nacer, lo hacemos con un campo de energía a nuestro alrededor. Podemos llamarlo aura, hasta halo, por los tradicionalistas. Esto es idea común a lo largo de la historia. Al morir, nuestro campo de energía se une a todos los otros en el universo, y mientras vivimos, ese enorme campo de energía es afín a nuestro propio campo energético”.