George Lucas dice: «No soy el nuevo Disney»

La siguiente es una entrevista hecha por el diario “La Razón Digital” a George Lucas. El creador de la genial saga galáctica comenta sobre su producción más reciente, The Clone Wars, una incursión muy notable a la pantalla gigante para la cual se ha recurrido a la animación digital.

La serie convierte los personajes de la película en seres animados
La serie convierte los personajes de la película en seres animados

Los personajes de «La Guerra de las Galaxias» aterrizan en la tele con «La Guerra de los Clones». Pero, antes, el primer capítulo de esta serie de animación se estrena en la gran pantalla. Lucas nos explica todos los detalles del proyecto en su rancho de San Francisco.

Reyes González – Los Ángeles

Es toda una experiencia sentarse a charlar con George Lucas en la intimidad del Big Rock, su rancho a las afueras de San Francisco. Tras convertirse en una leyenda de Hollywood con las aventuras de «La Guerra de las Galaxias», ahora traslada su mitología a la televisión con «La Guerra de los Clones». Eso sí, antes de seguir su trayectoria en la pequeña pantalla, el primer capítulo se exhibirá en cines de todo el mundo: tras su «première» en Hollywood el domingo, se estrenará en EE.UU. este viernes y en España el 29 de agosto. Recién llegado de Singapur, donde ha creado sus nuevos estudios de animación, LucasArt, el director diseccionó los orígenes del proyecto. Se trata de un «spin off» situado temporalmente entre el segundo y el tercer capítulo de la saga. Además, el filme cuenta con dos alicientes de lujo: las voces originales de Samuel L. Jackson y Christopher Lee.

¿Por qué decidió participar en un filme de animación que se convertirá en una serie de televisión?
Es fantástico. El problema de la saga de Anakin Skywalker es que su argumento era demasiado limitado. Sólo pude explicar cómo cae en el lado oscuro y cómo le redime su hijo. En toda la historia, los únicos episodios con cierta luz son el primero y el cuarto, porque el drama, el descenso a los abismos, todavía no se había producido.

¿Y qué aporta el hecho de que la serie televisiva comience con una película?
Al empezar con un episodio para el cine hemos podido mejorar nuestra tecnología. Es un proyecto fascinante, porque hemos llevado la técnica televisiva a tal nivel que casi la hemos convertido en cine. Estamos en un escalón inferior a Pixar, porque nos tenemos los mismos recursos que ellos. Pero he de decir que les enseñamos la película y se quedaron impresionados.

Se le acusa de explotar al máximo esta saga…
Una de las razones por las que creé «La Guerra de las Galaxias» fue para estimular la creatividad de los niños. Quería inspirarles, que se atrevieran a pensar más allá de los convencionalismos y que creasen un mundo de fantasía. Era lo que me pasaba a mi de joven, que veía las películas de Hollywood y soñaba con ellas durante semanas. Y al intentar reproducir la experiencia, creé este mundo maravilloso que acabó succionándome.

O sea, que cree que esta saga todavía tiene jugo que sacar…
Sí. Es un universo gigante del que sólo puedo contar pequeñas historias, aunque tengo miles de personajes creados, con su propia cultura y personalidad. En este caso, «La Guerra de los Clones» surgió durante el rodaje la la tercera entrega de «La Guerra de las Galaxias». Me pareció una lástima no aprovechar esta parte de la historia, porque es un escenario semejante a la Segunda Guerra Mundial, que brinda numerosas oportunidades narrativas, más allá de Anakin Skywalker y su dilema. Así que esta serie de televisión surgió de un deseo mío de explorar más profundamente la saga.

«La Guerra de los Clones» evidencia una enorme influencia asiática. ¿Siente debilidad por esa cultura?
Me encanta. Siempre me ha apasionado el manga, el anime… Uno de mis mentores es Kurosawa, a quien admiro muchísimo y con quien tuve la suerte de trabajar en «Sueños». Esta atracción por lo asiático forma parte de mi personalidad.

Y se refleja en sus filmes, ¿no?
Claro. Se habla mucho de las películas de autor, sobre si es un fenómeno real o inventado. Sé un poco de este negocio y puedo decirte que no es real cuando te contratan y está todo hecho. Pero si tú escribes el guión y haces con ellos lo que te gusta, entonces la película es un reflejo de tu personalidad. Cuando ves una película de Martin Scorsese, le estás viendo a él, es clavadito en la vida real. Lo mismo ocurre con Coppola o Tarantino: ellos son lo que se ve en la pantalla.

¿Se ha quedado sin vacaciones por culpa del estreno del filme?
En realidad, no. He ido a visitar los nuevos estudios de Singapur e India, así que aproveché para ver por primera vez el Taj Mahal. Me pareció verdaderamente espectacular, una maravilla arquitectónica similar al Vaticano, que es verdaderamente increíble y con la que cualquiera puede disfrutar. La arquitectura es un arte que me fascina.

¿Cómo se siente ahora que tiene oficinas en diferentes partes del mundo?
Me gustaría que las cosas no fuesen tan grandes. Pero, a la vez, estoy contento porque la compañía crece gracias a proyectos que me gustan. Ahora, estamos uniendo todas las oficinas electrónicamente porque resulta imposible reunirnos en persona. Con el tiempo me he acostumbrado a estar de aquí para allá. Viví mucho tiempo en Londres, luego nos trasladamos a Praga, después a Sidney…Ya llevo 20 años viajando por todo el mundo para visitar mis oficinas.

Con su paso al mundo de la animación, ¿se siente más cerca de Walt Disney?
No creo que yo sea el nuevo Walt Disney… Hay gente que se parece más, como John Lasseter, de Pixar, o el mismo Steven Spielberg.

Fuente

http://www.larazon.es

La Mesa de Greedo

Noticias relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*