Purge: The Hidden Blade

  • Tipo: Cómic
  • Autor: Haden Blackman
  • Portada: Chris Scalf
  • Artista: Chris Scalf
  • Rotulado: Michael Heisler
  • Editorial: Dark Horse Comics
  • Publicación: 07/04/2010
  • Situación Temporal: 19 ABY

Resumen

Darth Vader ha sido destacado al planeta Otavon XII para supervisar la construcción de vehículos AT-AT imperiales. A su mando se encuentra el Gemeral Crik, quien debe dirigir a las fuerzas imperiales para la defensa y normal funcionamiento en la instalación RD778083 o Base Tremor. Al inicio de la historia, los Ovani, nativos del planeta, atacan insistentemente a los soldados imperiales que defienden la fortaleza, y aunque las bajas se presentan en ambos lados la inmediata presencia de Darth Vader inclina la balanza hacia el Imperio.

Darth Vader en busca de los Ovoni.

El Gemeral Crik considera que la victoria es relativa puesto que los nativos Ovani seguirán llegando para continuar con el ataque, lo cual mantiene en tensión a los soldados imperiales. Sin embargo Vader le indica que solo debe preocuparse por que los AT-AT estén listos de acuerdo a lo programado si es que no desea enfrentar al Emperador y que el mismo se encargará de enfrentar a los nativos.

Luego, Darth Vader se comunica con el Emperador y le informa sobre los acontecimientos ocurridos, aunque le indica que ha perdido contacto con el grupo de Scouts enviados tras los pasos de los líderes de la resistencia nativa. Palpatine le recuerda que no debe descuidar su misión y que tan solo debe preocuparse por que los vehículos estén listos de acuerdo a sus órdenes. Vader le dice que ha sentido una presencia poderosa, lo cual molesta a Palpatine, quien le recuerda que debe obedecer sus órdenes y permanecer en las instalaciones imperiales hasta que los vehículos se encuentren listos.

Al día siguiente, los sensores de la fortaleza detectan una forma de vida que se aproxima. Vader ordena no disparar al reconocer al soldado imperial que se acerca mal herido. El clon le informa que los nativos son liderados por Jedi. Enfurecido, Darth Vader ordena la activación de su droide de reconocimiento y se adentra entre los bosques del planeta. El Gemeral Crik le dice que no puede dejarlos desprotegidos, pero Vader le dice que están bien protegidos y que no ocurrirá nada a no ser que falle en tener los AT-AT listos de acuerdo a lo previsto.

Vader encuentra a un grupo de nativos liderados por el Jedi Dendro. El Sith inmediatamente se lanza hacia sus enemigos para luego enfrentar a Dendro. El Jedi es derrotado fácilmente, pero le demuestra a Vader que solo intente retrasarlo. Vader queda sorprendido al descubrir que se trata de un Padawan y le pregunta por su Maestro. Dendro le indica que para ese momento, su Maestro ya debe haber escapado de Otavon XII. Vader reconoce el valor del Padawan, pero lo asesina inmediatamente.

El encuentro final con el Jedi Hylon.

Luego, Vader entra en contacto con el General Crik, quien le informa que la única manera de mantener una nave en el planeta es ubicándola en el monte Dijandi. Pero también le increpa que debe regresar a la base pues hay atraso en la construcción de los AT-AT. Vader se enfurece y le indica que cualquier atraso es porque los esclavos no le temen y lo consideran un cobarde, luego de ello le ordena eliminar a los menos competentes para adoctrinar a los demás. De pronto, Vader corta la comunicación al verse rodeado por nativos Ovani, quienes lanzan un proyectil hacia el Sith. El proyectil lanza vibraciones, las cuales llaman la atención de una gigantesca criatura Sugati, la cual ataca a Vader.

El truco mental Jedi ayuda a Vader a dominara a la criatura, la cual lo lleva hacia el monte Dijandi, donde encuentra a un Jedi esperándolo. Vader desciende del Sugati para hacer frente a su enemigo. El Jedi le advierte que la criatura se marcha sin él mientras Vader descubre que no existe ninguna nave para escapar. El Jedi lo ataca por sorpresa, la lucha no es larga pero ambos logran dañarse lo suficiente antes del final. El Jedi sorprende a Vader con una espada oculta, con la cual corta una de las manos del Sith, pero Vader contraataca empleando su mano restante, la cual ahora carga la espada del Padawan asesinado antes. Victorioso, Vader le pide su nombre al Jedi herido mortalmente, éste le responde que se llama Hylon, que significa en básico  “el de los trucos”. Vader queda confuso, no entiende porque el Jedi se encontraba en el monte Dijandi sin forma de escape alguna. Hylon le sugiere regresar a su base, una vez allá entenderá todo.

Ya en la Base Trebor, Darth Vader descubre que todo ha sido destruido. El Sugati fue hasta el lugar llamado por más hondas sónicas y con su llegada trajo la destrucción del lugar y los AT-AT encomendados a Vader. El Emperador se hace presente en el lugar y decepcionado por el fracaso de su aprendiz, lo abandona en el lugar como castigo.

Comentarios

8/10Muy bueno
La característica principal de esta serie de comics es la presencia de Darth Vader, al cual, los autores muestran como un nóvel aprendiz de Sith, a pesar de que hablamos del Anakin Skywalker sobreviviente de las Guerras Clónicas. Con ello, podemos notar que ser un Sith no es el resultado simple y sencillo de tener a un Jedi empleando su poder en la Fuerza para hacer el mal, ser Sith encierra una serie de luchas internas contra sentimientos encontrados que pugnan por dominar a un ser que ya no tiene ataduras morales que lo limiten y esos sentimientos son los que llevan a Darth Vader a manifestar actitudes de desobediencia, autosuficiencia e indiferencia incluso hacia su mentor, el Emperador Palpatine.

Darth Vader acepta los designios del Emperador.

Pero Palpatine sabe que eso se veía venir, por esa razón no está dispuesto a permitir que el aprendiz se le escape de la mano. Por esa razón, una y otra vez, le recuerda a Vader que no debe permitir que su obsesión por los Jedi lo dominen. Algo que queda claramente de manifiesto al final de la historia, donde simple y sencillamente lo abandona en el planeta donde ocurren las acciones luego del fracaso de su misión.

Pero si por el lado de los Sith tenemos al perturbado Vader, por el lado de la luz, esta tercera entrega nos trae a un nuevo Jedi en sus últimos días. Voy a ser sincero en decir que uno de mis mayores intereses en esta serie de one-shots es la posibilidad de ver el desenlace de varios Jedi memorables presentados en el título Star Wars Republic, por esa razón, encontrar a un nuevo Jedi me dejó con cierto sabor poco dulce durante la primera lectura. Sin embargo, una vez asimilado que esta serie no termina aquí, puedo recordar que los Jedi, sus valores y formas de actuar acordes con la Fuerza, son lo suficientemente interesantes para disfrutar de estas historias, aún si el personaje es completamente nuevo.

Y es que debo aceptar que el aire apocalíptico de los tiempos oscuros no deja de ser sumamente atractivo. Y la manera como los Jedi lo encaran es aún más. Vimos en el primer Purge como la confusión permitió el triunfo de Vader en una emboscada casi imposible de superar. En Seconds to Die, Sha Koon comprende recién al final el papel que le toca jugar en los difíciles momentos que la galaxia atraviesa. En The Hidden Blade, el Jedi Hylon adopta una postura de sacrificio ante una derrota tan inminente y tan gigantesca que cualquier persona no podría asimilar. Después de todo ¿qué se puede hacer en una situación donde todo está completamente perdido?¿qué harías si de un día  para otro, todo lo que formaba parte de tu vida y la sustentaba ya no existe?.

Queda la lectura personal que cada uno pueda hacer de la misma. Si la agonizante victoria de Hylon es solo consuelo de tontos o si realmente encierra algo más grande y acorde con los designios de la Fuerza: El hecho de que cada hora, minuto o segundo que le robes al Imperio, es tiempo ganado para los Jedi y su Elegido, el que espera para traer equilibrio a la Fuerza. Estas dobles lecturas, son el punto fuerte que deseo rescatar de esta Espada Oculta.

Sobre el guión y arte debo decir que ambos se compenetran de manera eficiente para brindar a las páginas el aire apocalíptico que menciono líneas arriba. Como John Ostrander, Haden Blackman es alguien muy ligado al Universo Star Wars, por esa razón, leerlo resulta como reencontrar a un viejo amigo. Por su parte Chris Scalf hace un trabajo sumamente interesante en el arte, presentando un estilo casi realista sustentado en tonalidades sombrías acordes con una historia que contiene una cierta dosis de tragedia y muerte entremezclada con algo de esperanza. Un dato curioso para los amantes de la continuidad es que en el prólogo de la historia se denomina a los nativos del planeta como Otavi, mientras que a lo largo de la historia se les llama Ovoni, por esa razón considero que esta última denominación sería la correcta, aunque ambas podrían co-existir. Otro dato curioso es que la Base Imperial recibe el código RD778083, los años en que se estrenaron las películas originales. Curiosidades de la Fuerza.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Reddit0Pin on Pinterest0Share on Google+1
La Mesa de Greedo

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*