The Clone Wars: Capítulo 1-10 Lair of Grievous

Resumen Comentario Datafiles Galeria
  • Temporada: 1
  • Capitulo: 10
  • Estreno: 12/12/2008
  • Guión: Henry Gilroy
  • Dirección: Atsushi Takeuchi

"Más poderoso es aquel que controla su poder"


Resumen

El Virrey Nute Gunray, quien era trasladado a Coruscant por crímenes de guerra, escapó por encargo del Conde Dooku de la custodia Republicana. Rastreando el transporte en el que se escapó el fugitivo, el Maestro Kit Fisto llega en su caza estelar Delta-7B a la órbita de la tercera luna de Vassek, donde le indica a su droide, R6-H5, contactar al Centro de Mando del Borde Exterior. En el momento, se comunica con Luminara Unduli y Ahsoka Tano para informarles que siguió la señal de rastreo hasta el sistema; y para su sorpresa, se encuentra en la superficie un viejo conocido: su antiguo padawan Nahdar Vebb. Ahsoka procede a enviarle las coordenadas del punto de reunión y expresa el lamento por no haber podido evitar la fuga del prisionero; tras lo cual le desea una buena cacería.

El caza Jedi se desprende de su anillo de hiperpropulsor, se desplaza por la superficie llena de niebla, y desciende cerca de una lanzadera de ataque Republicana. Allí se encuentra con Nahdar, acompañado de un contingente de tropas clones. La guerra los había mantenido separados, por lo cual no habían podido ver su nombramiento y le felicita por haber pasado exitosamente las pruebas. Ahora era un Caballero Jedi. El Comandante Fil indica que la señal se ubica en el extremo sur de la quebrada. Nadhar hace una demostración de su habilidad al usar la Fuerza para despejar la niebla para revelar la inmensa fachada de una construcción. Después de dejar a Niner y a Bel a cargo de la lanzadera, proceden a observar la entrada. Fisto se extraña de la ausencia de guardias, pero tienen que lidiar con el hecho de que la puerta se encuentra sellada. El Comandante interviene aludiendo a su especialidad para “hacer” entradas con el uso de explosivos; a lo que Nadhar insiste usar sus medios menos ruidosos. Sin embargo, Fisto los contiene a ambos, seguro de que un segundo vistazo puede ser útil. Así, percibe una loseta que al presionarla abre la puerta.

En el interior, Fisto tiene una extraña sensación. Por el momento, los escáneres no indican nada, pero un ruido repentino llama la atención del grupo. Siguiendo por el pasillo escuchan la voz del virrey y se asoman por una puerta que está a las espaldas de una gran silla, desde la cual le da indicaciones a un grupo de droides de batalla B1. Los droides advierten la presencia de los Jedi, a lo que Gunray reacciona con pavor. Los droides disparan sobre ellos, y los Jedi inmediatamente devuelven el fuego y rápidamente los destruyen. Pero Fisto cuestiona al joven Mon Calamariano por su demostración de fuerza que le hace preocuparse por su falta de contención, pues todo el que tiene un poder debe ser capaz de restringirse.

Sin embargo, al voltear la silla se revela que se trataba de un holograma. Gunray se jacta de su fracaso y que están próximos a su perdición. Todo había sido una trampa, en la que el rastreador era la carnada. Fisto asevera que de haber efectivamente estado el virrey, habría corrido como el cobarde que es. De forma inesperada, la imagen holográfica es reemplazada por una del Conde Dooku, quien se disculpa por la decepción. Pero para compensarlos, les dice que tendrán una presa alternativa, con lo que termina la comunicación y un botón rojo del panel de la silla comienza a brillar.

Pronto, deducen que se encuentran en una trampa suponiendo que son la carnada del conde para capturar a alguien particular. Para averiguarlo, Vebb presiona el botón, lo que revela un pasillo escondido que lleva a un ambiente diferente. Las imágenes de guerreros en el salón hacen suponer que se encuentran en lo que parece el santuario de un guerrero extraño. Más adelante, se encuentran con un cuarto lleno de piezas y máscaras: para su total sorpresa, se trata de la guarida del mismísimo General Grievous.

Mientras tanto, el Souless One vuela dirigiéndose hacia la luna de Vassek. Grievous es contactado por el Dooku, quien expresa su descontento por el desarrollo de la guerra, lo que le hace temer que ha perdido su enfoque. Lord Sidious demanda resultados más efectivos, es decir, más Jedi muertos. El General no contiene su sobresalto, pues resiente que se espere mejores resultados de él cuando lo único que recibe son droides de batalla y corta la transmisión.

Dentro de la fortaleza, Vebb observa trenzas cortadas de padawans, trofeos tomados por el cyborg de sus víctimas y se lamenta la gran cantidad de estos. Aun no pueden comprender la situación. ¿Por qué Dooku pondría una trampa para su mejor General? Esto le hace pensar a Nadhar si es que la carnada serían ellos o si se trata del General, para lo cual deben considerar para quién está dirigida la trampa. Pronto, son interrumpidos por uno de los soldados que custodian las naves, quien le informa que R6 detectó la señal de una nave que encaja con las características del Souless One, tras lo cual Fisto les ordena el colocarse fuera de vista. Nadhar sabe que si capturan a Grievous, podrían cambiar el balance de la guerra; y que, al no saber que se encuentran ahí, pueden tenderle una emboscada. Pero Fisto sabe que no pueden subestimar al General y que deben tener un plan. El Souless One aterriza dentro de la guarida y Grievous desciende, pero sin encontrar a sus guardias ni a su “mascota”. Repentinamente, es rodeado por Fisto y sus hombres, solicitando su rendición.

Pero Grievous no está dispuesto a rendirse sin pelear, quien aclara que serán ellos los que no recibirán misericordia. Éste despliega sus dos sables de luz, pero se ve limitado por el estrecho corredor. Fisto y Vebb arremeten contra él, ante lo cual despliega su segundo par de brazos. Los soldados disparan sus cables para aprehender las piernas de su enemigo y mantenerlo inmovilizado. Grievous intenta cortar los cables pero los Jedi bloquean sus sables, y Fisto cercena sus extremidades, por lo que el General se sujeta sobre el techo. Los clones se esfuerzan por impedir que se vaya y lo obligan a bajar al suelo, pero logra impulsarse, atrapar a un soldado y arrojar su cadáver sobre Nadhar. Los Jedi y los clones intentan impedir su escape, pero el General se escabulle arrastrándose como un arácnido y mata a dos soldados más, hasta llegar a una puerta en la que acciona una serie de botones en una secuencia para ingresar a la habitación, tras lo cual ésta se cierra y deja atrás a sus perseguidores.

Nadhar se siente frustrado y está convencido de que habría tenido a Grievous, de no ser por los clones que se atravesaron en su camino. Fisto se sorprende de la actitud del joven Jedi, y decide que deben atender a los heridos. Por su parte, Grievous llega a una consola y llama a su droide médico, A-4D. Le replica que de ser un mejor guerrero no estaría en ese predicamento y se sorprende del estado lamentable en que se encuentra. Grievous se extraña de ver a sus MagnaGuardias desactivados y se pregunta a qué se debe. A-4D le responde que fueron desactivados por remoto para recargarse y que pensó que fue por acción suya. Inmediatamente, reactiva a sus guardaespaldas y les ordena cerrar el perímetro. De regreso en su panel, puede observar a los hombres de la República mediante cámaras en los pasillos.

Buscando tomar represalia, Vebb pide al Maestro Jedi el encargarse personalmente del General. Pero Fisto invoca paciencia, a pesar de no ser más un padawan, no está listo para un adversario de esa categoría. Al haber perdido el factor sorpresa y ver que la situación no es favorable, decide que deben retirarse. Pero Grievous no está dispuesto a dejarlos irse y cierra los accesos, por lo que se ven obligados a confrontarlo de todas maneras. El Comandante se comunica con sus dos hombres que resguardan la nave para que contacten al puesto en Bestine de su hallazgo y soliciten en envío de refuerzos. Los clones deciden activar el transmisor de larga distancia y entran en la lanzadera, pero un IG-100 los destruye con un lanzacohetes. R6 contacta a Fisto de la aparición de droides enemigos y logra despegar el caza. Un guardia se trepa a ésta, pero con un giro logra desprenderse de él y escapar del planeta.

Grievous se aparece como holograma ante sus intrusos. El Maestro Fisto lo desafía a salir y mostrarles su hospitalidad Separatista. Por el momento, les ofrece lo que tiene reservado en su hogar para invitados de su tipo. Repentinamente, el suelo debajo de ellos se abre y se abre un pozo incinerador. Los Jedi evitan la caída y Fil se salva usando su cable de ascensión, pero el clon es vaporizado. Después de sacar a Fil del hueco, Fisto destruye la holocámara que los graba.

Entonces, Grievous decide liberar a su mascota, el Roggwart Gorr, para entretener a los invitados. La gigantesca criatura entra en el corredor. Grievous se despide de los Jedi, seguro de que su final es inminente. A-4D le avisa que todo está listo para su reparación, reiterando que tiene mejores cosas en qué ocuparse. Mientras se dispone a atenderlo, se pregunta por qué se somete a cambios; a lo que el General increpa que son “mejoras” y escogidas por él. El asistente procede con la reparación reemplazando los miembros dañados y pasa a remover la máscara del demacrado cyborg.

Mientras tanto, Gorr sigue atacando a Fisto, Nadhar y Fil. El Comandante Fill dispara contra la bestia, pero los disparos blasters tienen poco efecto sobre éste. Nadhar intenta asestarle un sablazo, pero la bestia arremete contra ellos y con su cola atrapa a Fil. Fisto ataca el rostro del monstruo, pero el clon es impactado contra el suelo y termina muriendo. Nahdar le corta la cola, mientras el Maestro Jedi le corta las patas y le remata con una estocada en la cabeza, con lo cual la criatura finalmente perece.

La indignación exacerba la frustración de Nadhar, quien está determinado a destruir a Grievous. Esto consterna a Fisto, quien insiste en que la venganza no es la vía que se le ha enseñado como Jedi. Pero el joven Jedi está convencido de que es la fuerza la que prevalece en la guerra, siendo las reglas de las cosas las que han cambiado; a lo que su antiguo Maestro responde que es él quien ha cambiado. Entonces le insta a calmarse, y a seguir en movimiento.

Una vez arreglado, el General regresa a su tablero para cerciorarse de que su mascota haya terminado. Pero para su sorpresa, los Jedi no están y Gorr se encuentra en el suelo; lo cual lo enfurece y hace que destroce su tablero. A-4D le informa que el Conde Dooku quiere contactarlo nuevamente. Éste le manifiesta su conocimiento de que los Jedi habían infiltrado su guarida y que sus recientes derrotas le han hecho dudar de su capacidad para liderar las fuerzas droides; por lo que espera que comprenda la necesidad de confirmar su efectividad. Entonces, Grievous comprende que fue él quien desactivó a los droides y permitió que los Jedi llegaran hasta su escondite para ponerlo a prueba, tras lo cual corta la comunicación. Está dispuesto a seguir el tonto juego de Dooku.

A-4D le insiste en que debe descansar, pero Grievous quiere destruir primero a los Jedi y sale del cuarto de control con tres MagnaGuardias para sellar la puerta. Sin saberlo, es espiado por Fisto y Vebb, quienes abren la puerta y se disponen a entrar al recinto. Pero son vistos por el droide a través de la holocámara y alerta a su amo de su presencia. Fisto le ordena a Nadhar a entrar al cuarto, pero éste decide quedarse a detenerlo pues siente que deben eliminarlo. Entonces, A-4D cierra la puerta, dejando al Jedi Calamariano con Grievous y sus droides. Logra neutralizar a los guardaespaldas y procede a enfrentarse a Grievous. El droide anima a su amo a eliminar al Jedi, sin percatarse de que Fisto se encuentra a su espalda. De un corte rápido, corta la cabeza del autómata y se dispone a observar el duelo por la cámara de vigilancia. De forma traicionera, el General hace uso de un tercer brazo para empuñar su blaster y abatir a Nadhar de varios disparos, tras lo cual se dirige al Jedi restante afirmando que los destruirá a todos. Lamentando la muerte de su antiguo padawan, recibe la comunicación de R6 y le indica que se verán en la entrada sur. Grievous está decidido a ir tras de él, pero Fisto estará lejos para cuando llegue y destruye el panel para retrasarlo.

Al salir de la guarida es confrontado por Grievous, quien despliega sus cuatro brazos para enfrentar a su contrincante. Entonces, Fisto desactiva su sable y se oculta en la espesa niebla, para luego atacarlo desprevenido; pero éste se percata y bloquea sus embates. Fisto considera que pudo haber sido un gran guerrero en el pasado, pero que ahora era sólo un peón del Conde Dooku. El General sostiene que es grande el poder que tiene. En un movimiento rápido, fisto le corta una de sus manos mecánicas y empuña el sable de Nadhar; para luego afirmar que es ese poder el que lo terminará consumiéndolo. El Maestro Jedi enfrenta con destreza a su enemigo cyborg; pero la llegada de los MagnaGuardias hace que tenga que replegarse. Grievous le ofrece rendirse para tener una muerte rápida. El Jedi apaga sus sables, pero no está dispuesto a rendirse. Detrás de él, R6 aparece piloteando su caza y de una veloz pirueta, logra montarse sobre ésta y despegar fuera del planeta.

Dentro de su guarida, Grievous le reporta a Dooku que los Jedi fueron derrotados. Si bien su victoria sobre los clones y el joven Jedi era de esperarse, está impresionado por la derrota del Maestro Fisto, creyendo que el éxito había sido total. Pero el cyborg confiesa que, por el contrario, éste había escapado. Para su frustración, el Conde contempla aún la necesidad de más “mejoras” para él.

En el Templo Jedi en Coruscant, Fisto hace su reporte a los Maestros Yoda y Mace Windu, quienes le interrogan sobre el destino de su antiguo padawan. Fisto declara que su corazón estaba en el lugar correcto; pero que intentó confrontar el poder de Grievous con el suyo. El viejo Maestro recalca que el camino del Jedi no contempla enfrentar el poder con poder; el peligro de la guerra es que los Jedi pierdan sus ideales y su identidad.

Comentario

El caso del General Grievous es muy especial dentro de Star Wars por el papel que juega en la historia. Su sola presentación en el capítulo 20 de Clone Wars (Cartoon Network, 2003) marcó un hito, tal como se enfocó en un interesante comercial norteamericano que anunciaba dicho capítulo y que marcaba su llegada como el inicio de la caída de los Jedi. De esa espectacular participación, pasando por las mini-series General Grievous, Star Wars Obsessions (Dark Horse, 2005) y los capítulos 23 al 25 de Tartakovsky, nos encontramos nuevamente con el sanguinario general en Episodio III. Todos ya sabemos en que terminó, pero poco sabíamos del personaje en sí.

Por eso es importante este capítulo de la serie, porque sirve para darle cierto equilibrio y continuidad a lo que conocimos de Grievous y lo que ahora se nos muestra, ya que resulta difícil digerir al Grievous del Malevolence dirigiendo a un gran ejército de droides ineptos, de la misma manera que resulta difícil entender que Ahsoka Tano le sobreviva un round cuando los Maestros Roron Corobb o Adi Galia no lo pudieron hacer. Por esto debemos darle gracias a Henry Gilroy y Atsushi Takeuchi, quienes desarman (a nivel de personalidad y mecánicamente hablando) al General para mostrarnos lo justo y necesario como para seguir creyendo en Grievous como gran personaje.

En este sentido es importante la manera como encara al Conde Dooku, exigiéndole mejores soldados, o aceptando el reto que significa ser evaluado nuevamente para un cargo que por derecho le pertenece. Es este examen preparado por Dooku un simbolismo del examen que muchos de nosotros podríamos querer hacerle al personaje, preguntando “¿te mereces ser realmente el General?” “¿Era cierta la reputación que te precedía?”. Punto a favor para la historia, donde el personaje toma vida y le responde no sólo a Dooku, sino tal vez a Dave Filoni: “quieres que elimine a los Jedi pero solo me das un ejército de droides idiotas”.

Otros puntos para resaltar son la atmósfera completamente sombría y los detalles de la guarida de Grievous, un lugar corrupto por donde se le vea y habitado por seres grotescos, aberraciones (como diría Gunray) cuya influencia en la percepción de los visitantes puede llevarlos a sacar su miedo interior, un miedo que como el gran maestro Yoda enseña, es el camino directo al Lado Oscuro, precisamente el destino final de Nahdar Vebb. Esa corrupción habita también en el origen mismo de Grievous quien considera sus accesorios mecánicos como mejoras y lo llevan a soportar el dolor existente en la fusión de la carne con el metal, dolor posiblemente presente en el grotesco grito de Grievous al ser desenmascarado.

No entraré en el detalle de analizar más la Guarida de Grievous, todos hemos caminado por ella. Todos hemos quedado impresionados con las imágenes oscuras que sus pasadizos nos van mostrando. Tampoco deseo escribir mucho sobre los personajes complementarios como Fisto, Nahdar o los soldados clon, porque todos caminan al ritmo del verdadero personaje principal, un Grievous fortalecido y en su entorno, dispuesto a mostrar al más desafortunado padawan o al más temido Sith que su papel en esta guerra no será insignificante.

Datafiles


Galería

La Mesa de Greedo

5 comentarios

Rogue Leader el

Muy excelente comentario, muy preciso y analítico. Nos permite resaltar ciertos elementos que fácilmente no percibimos, lo que nos demuestra que estas historias, fuera de ser frívolas, tienen un enorme potencial para disfrutar Star Wars.

Realmente éste es uno de los episodios mejor desarrollados y, sin lugar a duda, uno de los mejores de toda la serie. La historia que nos cuenta está muy bien llevada, y nos permite profundizar en la trágica figura de este personaje, cuya introducción fue considerada espectacular por no pocos espectadores y que tiene muchos qué mostrar en el desarrollo de la guerra.

derto el

Creo que ese ruido repentino era Gor que no comía desde hace mucho tiempo ya que los magnaguardias fueron desactivados por Dooku y no le pudieron dar de comer

mateo el

mencanytaa demaciado star wars si

gerardo el

deberian modificar el datafil del soulless one con la nueva foto de the clone wars q es mejor q la actual

bladimir el

agn el datafil del droide araña si

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*