The Clone Wars: Capítulo 2-02 Cargo of Doom

Resumen Comentario Datafiles Galeria
  • Temporada: 2
  • Capitulo: 2
  • Estreno: 02/10/2009
  • Guión: George Krstic
  • Dirección: Rob Coleman

"El exceso de confianza es la forma más peligrosa de imprudencia"


Resumen

El mercenario Cad Bane fue contratado por Darth Sidious para robar un holocron de las bóvedas del Templo Jedi. Después de escapar de la escena del crimen, Bane captura al Maestro Bolla Ropal, quien custodia un cristal que contiene secretos de la Orden Jedi. A medida que la flota Separatista llega un ayudar al cazarrecompensas, Anakin Skywalker llega un detener su escape e impedir que Bane entregue el holocron robado.

En órbita sobre Devaron, el crucero Jedi Resoluto se enfrenta un trío de fragatas Separatistas. A bordo de la nave Republicana, el Almirante Yularen le indica al General Anakin Skywalker que están recibiendo un mensaje urgente desde el planeta. Un soldado clon desesperadamente reporta desde la superficie: la base en Devaron ha sido rebasada, y el General Bolla Ropal ha sido capturado junto con el cristal de memoria Kyber. La señal es interrumpida cuando el clon es muerto por un droide de batalla. Anakin debe encontrar en cuál de las naves Separatistas contiene al Maestro Ropal.

Dentro de la prisión de una de las fragatas, Bolla Ropal es lanzado en un campo de restricción de fuerza por super droides de batallas. El Jedi es golpeado por un MagnaGuardia IG-100 con su electro bastón para despertarlo, pues Bane lo quiere consciente para interrogarlo. Un droide de batalla que supervisa el interrogatorio ordena administrar sustancias químicas para el prisionero. Cad Bane, quien se dirige hacia el cuarto de interrogatorio, ordena que la fragata se prepare para saltar al hiperespacio. Al ver que la fragata abandona la zona de batalla, Anakin deduce que debe ser la que lleva a Bolla a bordo y le ordena al Almirante Yularen alistar las tropas para el abordaje. Esto sorprende a Yularen, ya que no tienen naves de abordaje. El Resoluto dispara ráfagas turboláser que destruyen los motores del hiperpropulsor de la fragata, para evitar que escape del sistema.

En el hangar del Resoluto, el Capitán Rex ha preparado tres brigadas de soldados clones, incluyendo al Batallón Ejecución y el Batallón Carnívoro. Todos, incluso Ahsoka están curiosos por el plan de Anakin, quien trata de ver qué elementos tienen a su disposición. Entonces, le ordena a Yularen preparar a los caminantes AT-TE, lo cual consterna al Almirante, ya que no están diseñados para abordar naves en el espacio. Pero Ahsoka y Rex contemplan que son vehículos presurizados y que cuentan con patas magnéticas.

Mientras tanto, Bolla Ropal es torturado con descargas eléctricas en presencia del mismo Bane, quien le ordena a Ropal abrir el holocron. Debido a que sólo un Caballero Jedi puede accionar un holocrón, necesita doblegarlo para poder obtener los secretos contenidos en éste. Pero el Jedi se rehusa, por lo que Bane intensifica la tortura, a pesar de las réplicas del droide de batalla. Las descargas terminan matando al Maestro Ropal, lo cual es percibido por Bane como un mero retraso en su objetivo. Ante esta eventualidad, necesitará de otro Jedi para abriri el holocron.

El Resoluto alcanza a la fragata y se coloca encima de ésta. Desde su bahía ventral salen los tres AT-TE, los cuales caen sobre el casco de la nave Separatista. Los droides de batalla huyen de los caminantes, mientras sus cañones abren fuego. Anakin y Ahsoka, usando trajes espaciales, y los soldados clones se abren paso hasta un punto en el que puedan accede a la nave. Un grupo de droides Buitre aterriza para enfrentarlos, pero son destruidos por los Jedi. Luego, R2-D2 se conecta a un panel de control y abre una escotilla.

De vuelta en el puente, Bane es contactado por Nute Gunray, enfurecido por la pérdida de cuatro cruceros Separatistas que le cedió ante el pedido de Darth Sidious. Pero Bane no se muestra preocupado, pues sabe que el holocron valdrá una fortuna por parte de su benefactor. La conversación es interrumpida por las sacudidas que estremecen a la fragata por la batalla que ruge en el exterior. Pero para sorpresa de Gunray y los droides, Bane se rehúsa a enviar refuerzos, pues hará que estos Jedi le ayuden a abrir el holocron. Bane ordena que los bancos de memoria de la fragata sean borrados y que se inicie la secuencia de autodestrucción. Luego, transfiere todos los controles básicos de la nave a su consola de muñeca y le ordena a su consternada tripulación defender el puente, para luego escabullirse por un ducto de ventilación. En el acto, las puertas blindadas son voladas. Anakin, Ahsoka, Rex y los clones irrumpen en el puente, ante lo cual un droide alega que el comandante es su compañero, no él. Un clon lo destruye en el acto; ante lo cual el droide asume que el cargo pasa a él, para convertirse en el siguiente blanco.

Anakin le ordena a R2 conectarse a los sistemas de computadoras del puente. El droide inmediatamente encuentra un fragmento de conversación holográfica de Bane con Gunray, y el equipo Jedi se entera de que Bane tiene tanto el holocron como el cristal Kyber. Anakin le ordena Rex asegurar el hangar y destruir todas las cápsulas de escape para que nadie pueda escapar de la fragata. Pronto, la fragata se sacude al comenzar la secuencia de auto-destrucción. A bordo del Resoluto, el Almirante Yularen presencia una explosión en la sección de la fragata y le aconseja a Anakin abandonar la nave. Pero éste se empeña en continuar con su misión y encontrar al Maestro Ropal. En el nivel de detención, Ahsoka encuentra el cuerpo del fallecido Maestro Bolla en su celda y Anakin le ordena a unos clones llevar al Maestro Jedi de vuelta al Resoluto.

Bane huye hacia una cubierta de artillería, en donde se encuentra un escuadrón de droides de batalla y super droide de batalla, pretendiendo atraer a los Jedi hasta ese lugar, mientras los droides mantienen ocupados a los clones. El equipo de Skywalker va en búsqueda de Bane cuando, de repente, la luz se apaga. En medio de la oscuridad, Rex se golpea el casco y le ordena a sus hombres activar su visión nocturna. Entonces, ven a Bane corriendo por los corredores y lo persiguen hasta la cubierta. Cuando las luces se vuelven a encender, se ven frente a los droides de batalla y comienzan a intercambiar disparos. Para hacer la cosa más interesante, Bane usa su guante de muñeca para desactivar la gravedad artificial. Bane, usando sus botas magnéticas, y los droides permanecen en el piso mientras los Jedi y los clones comienzan a flotar. Entonces, los soldados, entrenados para ese tipo de escenarios, activan sus suelas magnéticas para permanecer pegados a las paredes y el techo mientras continúan peleando mientras los Jedi se impulsan en medio de la gravedad cero hacia sus enemigos. Rex advierte que deben cuidar su puntería pues la cubierta está llena de municiones explosivas.

Anakin le ordena a R2-D2 reactivar los generadores de gravedad y se abre paso hacia Bane y logra darle una patada en el rostro que lo hace girar hacia atrás. Entonces, el holocron cae de su chaqueta y Anakin intenta alcanzarlo, pero en ese momento, R2 reactiva la gravedad y cae al suelo, lo que permite que Bane recupere el holocron. Entonces, el cazarrecompensas huye de la cubierta. Un soldado en el techo con un cañón blaster rotatorio Z-6 abre fuego sobre Bane, quien dispara sobre la estructura bajo sus pies. El clon se desprende del techo, pero Anakin evita que caiga al suelo con la Fuerza. Esta distracción es aprovechada por Bane para escapar, por lo que Ahsoka decide ir tras él a pesar de que su Maestro advertía que se trataba de la trampa. Anakin intentó alcanzar a su padawan para confrontar juntos a Bane, pero éste cierra la puerta blindada detrás de Ahsoka para separarlos. Skywalker intenta cortar a través de la puerta con su sable, pero un droide de batalla se tropieza con la cabeza de otro droide y dispara sobre una ronda. La explosión hace que el techo sobre ellos colapse. Bane llega hasta el final del pasillo, se voltea a enfrentar a Ahsoka y dispara su pistola blaster. Pero la joven Padawan logra deflectar sus disparos. Bane logra botar su sable de una patada, pero Ahsoka logra tumbarlo al piso. Sin embargo, Bane la agarra de la pierna y usa su guante para lanzar una descarga paralizante que la deja inconsciente. Anakin siente que su Padawan está en peligro y levanta los escombros sobre él y le ordena a Rex ir al hangar y conseguir un transporte mientras va en búsqueda de Ahsoka. A bordo del Resoluto, el Almirante Yularen detecta los estallidos dentro de la nave y le insiste a Anakin que deben abandonar la nave. Pero éste se niega a irse sin el holocron ni su Padawan, y le ordena al Almirante mover el destructor a una distancia segura.

Ahsoka se encuentra cautiva como prisionera de Bane y trata de soltarse las esposas, pero éstas repercuten contra ella. Bane se jacta de la efectividad de este aparato diseñado contra usuarios de la Fuerza como ella; y le arranca una trenza de joyería de su cabeza como un trofeo. Pero Ahsoka se mantiene desafiante, pues está confiada de que su Maestro va en camino a detenerlo. Bane, sin embargo, espera justo eso y, para urgir su llegada, lanza otra descarga a Ahsoka. Anakin gira en la esquina de un pasillo, donde se encuentra con un trío de droides que se resigna a poder confrontar al Jedi. Dentro de la esclusa de aire, Anakin irrumpe para rescatar a su Padawan, pero Bane, quien se encuentra con dos droides de batalla B2, activa una pantalla láser que encierra a Ahsoka junto a la escotilla que da con el exterior y amenaza a soltarla al vacío a menos que Anakin desista y acceda a colaborar y abrir el holocron. A pesar de la renuencia de su Padawan, el Jedi accede y depone su arma.

Rex y sus hombres entran al hangar, donde hay una lanzadera Neimodiana, y se enfrentan contra los droides. En la cubierta de artillería, las municiones siguen cayendo mientras una fuga de combustible llega hasta las rondas explosivas. A bordo the Resoluto, Yularen detecta que el reactor principal de la fragata va a implosionar en cualquier momento. Rex le ordena a Denal y a Koho ir a buscar al General.

En la esclusa de aire, Anakin usa la Fuerza para abrir el holocron, que cambia su forma cúbica, y Bane inserta el cristal Kyber. En ese momento, el Jedi atrae hacia él su sable y el de su Padawan y destruye a los dos súper droides de batalla. Bane active con su guante la escotilla y Ahsoka es succionada por el vacío. Anakin usa la Fuerza para lanzar un resto de un súper droide de batalla al control del escudo para desactivarlo. El cuarto entero está expuesto al vacío y él también es jalado, mientras el cazarrecompensas usa sus botas cohete para volar lejos de ellos. Anakin logra agarrar a Ahsoka de la mano y cerrar la escotilla. Después de salvarla, Anakin usa su sable para cortar las esposas y liberarla.

Bane contacta a Gunray, reportando que logró abrir el holocron. El virrey sugiere que transmita la data del holocron, pero Bane tiene su propio plan de escape. Al llegar al hangar, es detenido por Denal y Koho. Los Jedi van por los corredores y llegan cerca del hangar. Skywalker está determinado a atrapar a Bane, pero Ahsoka insiste que no hay tiempo si quieren salir de la nave. Anakin concuerda y los dos van hacia la lanzadera Separatista que Rex ha capturado. Mientras se acercan a la nave, ven que Denal dispararle a Bane, cuyo cuerpo cae al suelo. Denal informa que no pudo conseguir el holocron; todos suben a la lanzadera y vuelan fuera del hangar. Finalmente, el combustible se enciende, hace estallar las rondas de munición, y la fragata es destruida. Ahsoka se lamenta de que no hayan podido recuperar l holocron, pero asumen que, por lo menos, ha sido destruido. Sin embargo, Anakin aún siente la presencia de Bane. La lanzadera aterrizar en el Resoluto y todos descienden de la nave. Ahsoka se lamenta por haber dejado que el cazarrecompensas tomara la ventaja, pero Anakin afirma que fue su culpa. Yularen le pregunta a Anakin si pudo conseguir el holocron o capturar a Bane, ante lo cual responde negativamente. Aunque para disgusto del Almirante, si se parte de que ganó la confrontación, desde su perspectiva se trata de uno de sus particulares éxitos.

Comentario

La continuación del primer episodio, un capítulo que nos hace pensar que si esta trilogía de episodios (los tres primeros que forman un mismo arco argumental), hubiesen sido mostrados como película, la reacción del público con respecto al filme pasado, hubiese sido completamente diferente. Ahora el aparentemente invencible Cad Bane utiliza todos sus recursos y recibe apoyo directo de la Federación de Comercio, para obtener el Cristal Kyber, un dispositivo que contiene la información sobre todos los sensibles a la Fuerza en la Galaxia. Aquí se va desenredando la madeja del plan de Darth Sidious, quien con esta información pretende hacer algo con estos niños aún.

Rob Coleman amalgama de muy buena manera lo sucedido en el primer episodio con los hechos que se narran en este. La historia es un “non-stop”, una vorágine de acción y sólida trama que nos hace ver la primera temporada como simplemente un aperitivo para lo que realmente significa esta serie. El personaje de Cad Bane una vez más nos deja cautivados, la manera en la cual lo han desarrollado es encomiable. Es un cazador sin moral alguna que utiliza los elementos que tiene a la mano y los maneja a la perfección, para conseguir el fin deseado. En este episodio utiliza inicialmente a Bolla Ropal para poder descifrar el enigma del holocrón, luego utiliza a Ahsoka, para que Anakin junte el holocrón con el cristal y luego utiliza a los clones (específicamente a Denal) para escapar (que, no van a creer que el que sube a la nave finalmente es Denal ¿no?). Un personaje que (una vez más lo menciono) nos recuerda a Boba Fett en sus mejores tiempos pero esta vez no solo nos dan la oportunidad de leer sus aventuras, sino presenciarlas en vivo y en directo.

Anakin Skywalker y Ahsoka Tano, una vez más son los que van a la cabeza de las fuerzas de la República. El Jedi siempre improvisando y utilizando los recursos que tiene a la mano para lograr su cometido (la versión bonachona de Cad Bane, hasta el momento). Es notoria la empatía que han logrado estos personajes y las características y manera de pensar de Ahsoka según su Maestro. Sin embargo, la falta de paciencia y la manera impulsiva al actuar son una característica predominante de este par, que entre sí se intentan corregir para no cometer más errores. Elementos de la relación Maestro-Padawan que Anakin tenía con Kenobi, son la base para el desarrollo de la convivencia entre la togruta y el elegido.

Mención aparte merece la escena de la tortura al rodiano Ropal. Pocas veces hemos podido presenciar ello en el universo Star Wars, de manera tan explícita (Obi-Wan cuando es capturado por Ventress en Republic y algo de Han Solo torturado por Vader, por mencionar algunos). La carga de violencia de este episodio es fuerte. No sé cuan chocante debe ser para un niño ver como matan a un Jedi a punta de descargas eléctricas y manejan su cuerpo como un harapo. A pesar que debe de ser un acto deplorable, no sé le da la malicia necesaria al episodio y personalmente no me desagradó mucho la idea de ver torturado a Ropal (diganme lo que quiera, pero generó ciertos sentimientos encontrados).

El rescate de elementos del pasado es otro punto que muchos fans demandamos en este serie y que con la inclusión del Cristal Kyber, vemos hecho realidad. Haciendo un poco de historia, el Cristal Kyber fue mencionado por primera vez en los primeros bocetos de Star Wars: Episodio IV – Una Nueva Esperanza. Este iba a ser un artefacto buscado por los Jedi y Sith. Finalmente la idea fue removida del guión original.  Luego en 1978, se incluyó nuevamente la idea del cristal, pero esta vez con otro nombre “El Cristal Kaliburr“, en la novela El Ojo de la Mente.  Ahora el nombre Kyber fue el nombre que originalmente iba a tener el dardo venenoso, con el que Jango Fett mata a Zam Wessel, “Dardo Kyber“. Luego la idea fue desechada y se le llamó simplemente dardo venenoso. Ahora se cogen ambas ideas y se amalgaman en un solo concepto rescatado en esta serie. Nunca deja de ser interesante mencionar estos datos.

Otro punto a mencionar, es el desarrollo gráfico que han logrado para esta temporada. Solo comparen un poco el rostro del Almirante Yularen con respecto a los primeros episodios de la saga del Malevolence. Los gestos y rasgos físicos se han mejorado sustancialmente. Así que no solo nos ofrecen un mejor producto en trama sino también en desarrollo visual.

Esperemos que con el siguiente episodio, Capítulo 25 – Children of the Force (Los niños de la Fuerza) se continúe con una de las mejores cosas que se han hecho en Star Wars en estos últimos tiempos. Y eso que sólo estamos en el segundo episodio de 22. Este primer arco argumental es para sacarse el sombrero, o mejor ponérselo como el infame Cad Bane, y despedirnos con el peculiar gesto de este luego de liquidar a Ropal.

Datafiles


Galería

La Mesa de Greedo

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*