The Clone Wars: Capítulo 3-03 Supply Lines

Resumen Comentario Datafiles Galeria
  • Temporada: 3
  • Capitulo: 3
  • Estreno: 24/09/2010
  • Guión: Steven Melching y Eoghan Mahony
  • Dirección: Brian Kalin O'Conell

"Donde hay voluntad, existe un camino"


Resumen

Ryloth está sitiado por los Separatistas. Las tropas de la República del General Jedi Ima-gun Di, con la ayuda de los luchadores de la libertad Twi’leks de Cham Syndulla, intentan combatir contra las fuerzas droides, pero se están quedando sin suministros y refuerzos. Y con sus sistemas de armas pesadas sin potencia, están cada vez en una situación más peligrosa.

El Maestro Di contacta a la flota del Almirante Dao en órbita solicitando suministros y refuerzos. Pero su situación es igual de desesperada, pues las naves están bajas de combustible y munición, por lo que ordena que contacten nuevamente al Concilio Jedi. Mace Windu, Yoda y Obi-Wan Kenobi reciben la comunicación de Dao, quien les pone al tanto de la situación. Su nave sostiene graves daños y no está en la capacidad de proporcionar protección a las tropas en Ryloth, por lo que requiere que se envíe ayuda inmediata. De repente los escudos de su nave terminan cayendo y la transmisión se interrumpe. Con la flota en Ryloth perdida, las líneas de suministros quedan cortadas y las tropas en la superficie están atrapadas.

Mientras viaja por el hiperespacio en su transporte, el Senador Bail Organa, quien acaba de completar una misión comercial, es contactado por los Jedi para informarle de la situación de las fuerzas Republicanas y de la población del planeta. Windu supone que los rompedores de bloqueos podrían atravesar las naves Separatistas y dejar provisiones, pero no tienen el alcance para llegar directamente a Ryloth. Obi-Wan les dice que Toydaria está a 2 000 parsecs más cerca que la flota más próxima. Si las naves pueden aprovisionarse ahí, entonces podrían llegar a Ryloth a tiempo. Para eso, requieren que Organa se reúna con una nave de suministros que se encuentra en Toydaria con un representante de Naboo para lograr un tratado con los Toydarianos para permitirles enviar provisiones desde su planeta a Ryloth. Bail asume erróneamente que se trata de Padmé Amidala, pero ésta tuvo que permanecer en el Senado por lo que el representante asignado para la misión es Jar Jar Binks. Por otra parte, Dooku es informado de que una transmisión fue interceptada y decodificada parcialmente. Se trata de la comunicación entre el Senador Organa y el Consejo Jedi, con lo cual descubren el interés de la República de negociar con Toydaria. Entonces, el Conde ordena comunicarse inmediatamente con el Senador Lott Dod de la Federación de Comercio.

El Senador Organa llega al palacio del rey Katuunko, monarca de los Toydarianos, pero es retenido por un guardia, quien le dice que les proveerán de lo necesario para que continúen su viaje pero no pueden abandonar su nave. Bail solicita hablar personalmente con el rey, y en ese momento es saludado por Jar Jar. Los guardias insisten en que sus leyes los obligan a asistir a los viajeros pero que el planeta se mantiene al margen de los extranjeros. Pero el representante de Alderaan insiste en que deben tener una audiencia con su rey Toydariano.

Por precaución, Bail aclara que será él quien se encargue de la negociación. Al entran a la cámara real, se encuentran frente al rey y sus ministros. Katuunko aclara previamente que Toydaria es un sistema neutral y que no son parte de la República. Entonces, Bail expone la situación de crisis en la que se encuentra Ryloth. Millones de habitantes podrían morir de hambre si no se les asiste pronto, y le piden usar Toydaria una estacion para proveer la tan necesitada ayuda humanitaria.

En ese momento Lott Dod llega para intentar frustrar la negociación de la República con Toydaria. Jar Jar cuestiona la presencia del representante Neimodiano, a lo que Katuunko responde que Toydaria tiene un importante contrato comercial con la Federación. Bail expresa su disgusto con la cercanía de la Federación con los Separatistas. Pero Dod mantiene su fachada de neutralidad negando su vínculo con la Confederación de Sistemas Independientes, y desliga a Nute Gunray de su organización, sosteniendo que su accionar radical no tiene vínculo con los intereses de la Federación de Comercio. El representante advierte a Katuunko de que su acuerdo estaría en peligro, a lo que Organa replica que Naboo y Alderaan tienen una larga tradición de proporcionar ayuda humanitaria. Katuunko concuerda en que tampoco ve oposición con su relación comercial con la Federación y reconoce la necesidad de socorrer a los habitantes de Ryloth, al ser la compasión un valor sagrado de su planeta.

Pero Dod alude a la honestidad y le revela que hay un bloqueo Separatista alrededor de Ryloth, lo cual cambia el panorama para los Toydarianos. Katuunko y los demás funcionarios reaccionan exaltados, ya que si apoyan de alguna forma a la República, su neutralidad se verá comprometida. Entonces, decide discutir con sus ministros, para luego escucharan los argumentos de las dos partes. Mientras tanto, las fuerzas en Ryloth siguen resistiendo, pero sus líneas de defensa van sucumbiendo. El Capitán Keeli informa que el flanco derecho ha caído y los droides se acercan a su posición, y con las comunicaciones interferidas se encuentran aislados. El Maestro Di le promete a Syndulla que la República no abandonará Ryloth, pero éste sabe que si permanecen ahí sin refuerzos todos morirán. El líder Twi’lek le ordena a sus hombres preparar a todos para marcharse, pero Keeli insiste en que al caer el flanco derecho están atrapados todos juntos.

El debate continúa en Toydaria, mientras Katuunko escucha los argumentos de ambas partes. Organa explica que la operación de la República es completamente de carácter humanitario para asistir a la población civil que está afectada. Luego contacta al Senador Orn Free Taa para que exponga su situación. Los Toydarianos sienten que no pueden permanecer indiferentes a la crisis planetaria de Ryloth por sus principios morales y por su Constitución. Pero hay quienes se mantienen cautelosos pues temen que su compasión los lleve a involucrarse en la guerra. Por su parte, el manipulador Neimodiano insiste en que Organa los está engañando. Al estar la galaxia en situación de guerra, expone que Ryloth es un campo de batalla, y que los Jedi están ahí porque luchan contra los droides Separatistas por el control de la superficie. De ahí que estarían encubriendo una misión militar con la fachada de una misión humanitaria. Si los Separatistas perciben esta acción como rompimiento de la neutralidad de Toydaria a favor de la República, argumenta que eso sería una amenaza para las naves de la Federación ante los ataques Separatistas, con lo cual tendrían que dejar de comerciar con Toydaria. Katuunko tomará en consideración los argumentos y los convocará cuando tome una decisión.

En Ryloth, las tropas de la República y los Twi’leks se preparan para marcharse. El General Di le pregunta a Keeli si la nave LAAT/i está lista, pero ésta es muy pequeña para evacuar a los refugiados. Entonces, se le ocurre usar la nave como una bomba, reconfigurando el sistema de combustible, para hacer colapsar uno de los puntos de acceso al cañón y hacer que los droides tengan que entrar por una vía. Las fuerzas Republicanas los retendrán el mayor tiempo posible mientras los Twi’leks y sus familias huyen por las montañas.

Katuunko ha decidido actuar a favor de sus intereses de su pueblo y reafirma que Toydaria debe mantener su neutralidad. Pero de forma reservada, el rey les dice a Organa y a Binks que no pueden ignorar lo que ocurre en Ryloth, y reconoce que sus habitantes son víctimas inocentes atrapadas por la guerra entre ambas facciones. Está dispuesto a permitirles usar Toydaria como plataforma para llevar los suministros que cargan consigo. Pero Bail está inquietado, porque sólo alcanzarán para una o dos rotaciones, por lo que tendrán que arreglárselas con lo que tiene consigo. Katuunko requiere que la Federación de Comercio no debe relacionar a Toydaria con la misión que van a llevar a cabo.

Entonces, Bail tiene una idea para lograr su cometido. Para ello, Jar Jar debe actuar como una distracción para los Neimodianos hasta que las naves estén listas para partir. Ambos mantendrán comunicación mediante un comlink que el Gungan se coloca en el oído. En ese momento, los dignatarios Neimodianos y Toydarianos llegan para una cena formal, pero Bail se excusa aludiendo que tiene que ver unos asuntos de Alderaan.

Las tropas clones colocan sus explosivos en la cañonera. Di ordena a sus hombres se preparen para el ataque y le indica a Gobi que tienen poco tiempo, por lo que deben darse prisa. El Twi’lek le dice que Syndulla está enojado pues se siente traicionado y abandonado por la República. El Jedi Nikto lamenta que la guerra convierta las promesas en esperanzas, le pide que se lo diga a Syndulla. Luego, ordena que los pilotos coloquen la cañonera en posición con las cargas explosivas en su interior para hacerla estallar cuando estén al alcance. Cuando las fuerzas Separatistas ven la cañonera bloqueando el paso, envían a droides a registrarla. Al abrir la nave, ésta explota y hace colapsar las rocas a su alrededor. Con el paso bloqueado, tienen que rodear y tomar otro camino.

En Toydaria, las tropas clones cargan apresuradamente las naves con suministros. Bail le informa a Jar Jar que las naves están listas para despegar, y el Gungan pone en marcha su parte para llamar la atención de los comensales, los cuales se encuentran en una mesa suspendida en el aire. Entonces, Binks propone hacer un número especial a nombre del embajador de la Federación de Comercio usando los vasos y platos de los invitados para hacer una representación conceptual de arte ritual Gungan. Dod no se percata de las naves que están despegando del planeta.

Mediante los droides se acercan a su ubicación, el General Di y sus hombres se preparan para luchar y darles el el mayor tiempo posible a los Twi’leks. Los soldados clones combaten ferozmente, pero van cayendo poco a poco. Un droide lanza una granada que deja inconsciente a Keeli. El Maestro Jedi intenta seguir resistiendo, pero se va quedando solo y más droides de batalla van llegando. En ese momento Keeli recupera el conocimiento y decide luchar hasta el fin, por lo que deciden hacer un final memorable. Finalmente son alcanzados y abatidos por el fuego enemigo, pero en ese momento llega una transmisión del rompedor de bloqueos 0-0-9. El grupo de naves de suministros ha logrado pasar el bloqueo y soltar su carga. Las tropas de la República han sido diezmadas, pero los Twi’leks vivirán para luchar otro día. Gran cantidad de alimentos y suministros médicos son son arrojados en el punto de lanzamiento y son recogidas por los Twi’leks. Di muere sabiendo que su sacrificio no fue en vano.

Habiendo cumplido su propósito, Organa y Binks se disponen a retirarse de Toydaria. El rey Katuunko les desea buen viaje y espera reencontrarse con ellos en otras circunstancias. Sin embargo, un furibundo Lott Dod irrumpe en la conversación tras enterarse de que naves de la República han penetrado el bloqueo de Ryloth. Pero Bail le dice que si tiene pruebas de alguna violación de la neutralidad de Toydaria, que las presente en el Senado. El Neimodiano sabe que tomará años al Senado para tomar una decisión y se retira frustrado. Katuunko reconoce que hay corazón en la República pero duda de su fuerza para prevalecer. Pero tras atestiguar lo ocurrido, considera que puede ser momento de romper su neutralidad y le pide que le digan a los Jedi que está dispuesto a reunirse con ellos, con lo cual abre la posibilidad de llegar a un acuerdo con la República.

Comentario

7/10Bueno
Tras el inicio de la Tercera Temporada con 2 episodios mostrándonos una nueva batalla en Kamino, llegamos al tercer episodio con un nuevo conflicto en Ryloth. ¿Nuevo conflicto? En realidad, no. Se trata de un episodio que funciona a modo de precuela a los hechos vistos durante la trilogía de Ryloth de la Primera Temporada (episodios 19, 20 y 21). Además también prentecede al primer episodio de toda la serie, Ambush. Así entonces, la presencia de personajes vistos en anterioridad es obvia. Sin embargo, sorprende el hecho de tener nuevos personajes interesantes que lamentablemente tienen un destino fatal.

Este episodio es también el regreso del contenido político a la serie. En ésta ocasión tenemos en uno de los roles protagónicos a Bail Organa, quien cumple el papel de mediador en la petición de la República al gobernante de Toydaria, el Rey Katuunko, por suministros para el planeta Ryloth, que se encuentra bloqueado e invadido por los Separatistas. Ésta es la primera vez que vemos a Bail Organa usando el Tantive IV como transporte, la mítica nave de la primera escena de A New Hope. Hay que recalcar que esta corbeta no es la misma vista en Episodio III, aunque es muy similar, y podemos asumir que Bail Organa intercalaba el uso de estos transportes. Acompañando a Organa, está Jar Jar Binks. Cada aparición de Binks está ligada, como bien sabemos, a un momento cómico e irreverente. Aunque esta vez es diferente, no porque sea menos irreverente (¡es en realidad todo lo contrario!), sino porque esta vez no es producto de su torpeza o ingenuidad. Es un recurso premeditado para ayudar a salvar la situación. A mi parecer es mejor mantener a Jar Jar así, salvando la situación de forma intencional y no a partir de torpezas y de la casualidad (aunque sé que quizá es ir contra la naturaleza de su personaje); y siempre y cuando esté alejado del protagonismo absoluto. Esta vez sí me causó gracia.

Por el lado antagónico tenemos a Lott Dod, quien intentará convencer al Rey Katuunko, que de acceder al pedido de ayuda de la República estaría rompiendo con su neutralidad, y por ende, se quebrantaría su tratado con la Federación de Comercio; que es supuestamente una organización neutra también (aunque bien sabemos que esto no es cierto). Y resulta muy curioso que la Federación de Comercio siga afirmando su neutralidad a estas alturas de la guerra. Katuunko decide mantenerse al margen, pero extraoficialmente y en secreto, decide ayudar a la República y enviar los suministros a Ryloth. Éste sería el inicio de la inclinación hacia las filas de la República por parte del rey de Toydaria, que vemos concretarse luego en Ambush.

Mientras en el conflicto en tierra firme en Ryloth, nos encontramos con el maestro Jedi de especie Nikto, Ima-Gun Di (nombre creado sarcásticamente a partir de las palabras en inglés “I’m gonna die” = “Voy a morir”), quien lidera como general a las fuerzas de la República en la batalla contra la invasión Separatista. Éste es uno de los pocos Generales Jedi que hemos visto crearse en la misma serie, y es por eso que lamento verlo morir al final del episodio. Claro que el mismo destino corren otros personajes que aparecen por primera vez en este episodio, como el Capitán clon Keeli y el Almirante Dao (cuyo nombre es un anagrama de DOA = “Dead On Arrival” = “Muerto al llegar”). Por supuesto que si no murieran, al ser éste episodio una precuela a casi todo lo que hemos visto, nos estaríamos preguntando por qué no aparecen estos personajes en los episodios subsiguientes. Es por eso que esto es entendible, pero a su vez, algo forzado. Forzado porque no tenían otra opción; y porque no vemos normalmente en la serie a esta clases de héroes y muertes de personajes con cierta relevancia o otro tipo de bajas importantes en el lado de la República.

Este episodio mantiene un buen balance entre política y acción. Como debería ser en todos los casos donde se incluya política en The Clone Wars. Y por supuesto, mostrar a distintos senadores en el rol protagónico, ya que tener siempre a Padmé Amidala como la involucrada en cualquier asunto relacionado al Senado Galáctico se está volviendo demasiado recurrente y lamentablemente, algo que se va a seguir viendo en los episodios venideros de esta Temporada.

Datafiles


Galería

La Mesa de Greedo

5 comentarios

Rick el

Muy bueno, pero yo opino que deberian terminar la 1era y la 2da temporada antes de poner la 3ra. Aunque los fans quieran saber q pasa en la 3ra temporada

TanKeRrrr el

no entiendo…

Force Allied el

No se entiende la reseña? :P

TanKeRrrr el

No no, que no entiendo el comentario de Rick :/

Force Allied el

Creo que Rick se refiere a que no hemos terminado de reseñar todos los capítulos de la primera y segunda temporada. Prometemos que vamos a reseñar la tercera temporada hasta el final, y luego completar la primera y segunda temporada…

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*