The Clone Wars: Capítulo 3-05 Corruption

La Duquesa Satine Kryze, lideresa de Mandalore

Resumen Comentario Datafiles Galeria
  • Temporada: 3
  • Capitulo: 5
  • Estreno: 08/10/2010
  • Guión: Cameron Litvack
  • Dirección: Giancarlo Volpe

"El desafío de la esperanza es superar la corrupción"


Resumen

Mandalore vive tiempos desesperados. Tras haber conseguido la neutralidad para el sistema Mandalore, la Duquesa Satine Kryze ha logrado mantener a su planeta neutral en la guerra. Pero el apoyo para su gente se ve disminuido con la creciente dificultad para conseguir provisiones, con lo cual tenido que recurrir al mercado negro. La duquesa enfrenta a su mundo sumido en la codicia y la corrupción. En un intento por aliviar la tensa situación, Satine invita a su amiga, la Senadora Padmé Amidala, para hacer una visita diplomática a su planeta.

Padmé llega a Sundari, la capital de Mandalore, y es recibida por Satine, quien le expresa su preocupación por la reacción del Senado Galáctico, pero que ha optado por la neutralidad para el bienestar de su gente. Padmé expresa su apoyo por parte de varios Senadores con respecto al apoyo comercial. La ayuda que necesitan es abrir rutas comerciales para conseguir productos de forma más accesible. Pero Satine no la convocó para hablar de política, sino para mostrarle el nuevo Mandalore. Padmé es recibida efusivamente por una gran multitud.

Mientras tanto. Un carguero tripulado por Tee Va y varios Moogans llega a uno de los puestos aduaneros y descargan varios contenedores de Té Ardees. Cuando el oficial de aduanas se acerca, y los comerciantes le ofrecen un soborno para dejar pasar su carga. El recibimiento para la Senadora Amidala ha desviado la atención de todos, por lo que ha sido más fácil el ingreso de su contrabando.

Padmé está en medio de una reunión ministerial con los altos funcionarios, donde discuten los efectos de la guerra para Mandalore y la corrupción generada a partir del trato con el mercado negro. Pero la discusión entre la titular de finanzas y el de interior va haciéndose fuerte, por lo que la Duquesa le da luz verde a Padmé para intervenir. La Senadora intenta mediar, expresando su preocupación por la situación que vive su planeta, pero no pueden reemplazar el comercio legitimo recurriendo al mercado ilegal y ofrece la protección por parte de la República. Pero esto genera más rechazo por parte del consejo y los ministros montan en cólera arguyendo que el Senado Galáctico está aun más corrompido que los contrabandistas. Satine detiene la gresca procurando guardar la compostura, y decide suspender la sesión para que todos se calmen.

En un almacen, unos Gotal llevan unos barriles a una de las bodegas. Un técnico se pregunta por el contenido, a lo que Tee Va responde que se trata de Slabin, un agresivo disolvente para producir más té con el doble de ganancia. Sin embargo, esta sustancia puede resultar tóxica si se incorpora en dosis elevadas.

Durante una cena, Satine le pregunta a Amidala acerca de su opinión sobre la guerra. La Senadora se encuentra preocupada, a pesar de las declaraciones del Canciller, quien considera que el conflicto se está desarrollando de manera favorable para la República. A veces desea poder seguir el camino de Mandalore de mantenerse neutral. Para Satine, el problema llega hasta el ámbito político. La corrupción y la avaricia está metida profundamente dentro del sistema de la República, al entrar los intereses de las corporaciones, gremios comerciales y muchos Senadores que buscan su propio beneficio. Padmé aún conserva la esperanza de que varios representantes como ella están preocupados por terminar con la corrupción. Entonces la Duquesa la invita a acompañarla a visitar un nuevo hospital que ha sido recientemente inaugurado.

Cuando van a la mañana siguiente, encuentran el hospital en medio de una crisis médica. El responsable del centro médico, el doctor Zak Zaz, le informa que varios niños en grave estado con síntomas claros de envenenamiento. Al parecer todos provienen de una misma escuela, y que de encontrar la causa de la intoxicación, podrían generar una cura.

Satine y Padmé se reúnen con el primer ministro Almec, quien presume que podría tratarse del Death Watch, pero la Duquesa no cree que se trate de un acto terrorista, pues sus atentados se han limitado solo a su persona y la administración del planeta. Satine urge a Almec a tomar medidas inmediatas, pero lo que más le inquieta es la poca preocupación de su primer ministro por la situación de los niños. Sabiendo que deben tomar la situación en sus manos, la Duquesa convoca a su guardia personal de confianza. Cada uno será provisto de un comlink especial y un datapad con información de las locaciones que deben investigar. Esta misión es de carácter expresamente confidencial, por el bienestar de su gente y la seguridad de Mandalore.

Padmé y Satine comienzan inspeccionando en las escuelas. El superintendente del colegio las acompaña a la cafetería, donde el doctor Zaz les informa que la comida y el agua no presentan signos contaminación. Pero las bebidas embotelladas no son parte del menú de la escuela, y deciden analizar el contenido. Satine no puede evitar culparse por la situación que están viviendo, pues teme que la corrupción se ha adentrado más allá de lo que temía. El resultado del análisis revela una alta concentración de Slabin, que si bien no es letal, la combinación con el té en ese nivel es la causa del envenenamiento. Entonces, Padmé decide revisar el registro de importaciones de la escuela para ubicar la procedencia del té.

Sin embargo, en el puerto descubren que los registros han sido borrados. El superintendente se pone nervioso y trata de huir en un speeder, pero la guardia de Satine se interpone en su camino. Al ser interrogado el superintendente afirma que que fue sobornado para adquirir ese té, y que fue contactado por un intermediario llamado Siddiq, quien trabaja en una compañía de embarque.

Cuando van a interrogar a Siddiq, éste no muestra reparos por haber sobornado al superintendente, y que con la guerra rugiendo a lo largo de la Galaxia, la gente no presta atención a sus negocios. Luego les dice que el té fue obtenido de comerciantes Moogans y les muestra los cronogramas de embarque. Una de las entregas están programadas para esa misma noche.

Padmé se extraña de estar envuelta en una situación como ésa, aunque es de conocimiento de Satine que, Amidala no era ajena a ese tipo de correrías en su tiempo de Reina. Finalmente, llegan en el momento en que los Moogan descargan su mercadería y proceden a sobornar al oficial aduanero. Pero en vez de detenerlos, Satine decide esperar a ver qué más sucede y ver hasta dónde llega la corrupción en la línea de mando.

A la mañana, el capitán del puerto es llamado para compadecer ante la Duquesa Satine. El oficial niega que esté ocurriendo todo eso en su puerto, pero ellas han comprobado con sus propios ojos la corrupción que tiene lugar. todo conocimiento pero se muestra reticente a actuar hasta que Satine le acusa de estar implicado. Satine demanda que demuestre que no está implicado tomando acciones efectivas ante esa situación.

Satine, Padmé, el capitán, y la guardia regresan al puerto y encuentran a dos guardias vigilando un depósito, pero se niegan a permitirles el ingreso y la misma Duquesa exige que se abran las puertas. Éstos intentan atacarla, pero son neutralizados y arrestados. Al abrir la puerta, descubren la operación ilegal que tiene lugar en el interior y se desata un tiroteo entre los contrabandistas y la guardia de Mandalore. El capitán intenta abrirse paso, pero resulta herido. Entonces, Padmé le indica a los guardias que empujen los contenedores para usarlos como cobertura. Finalmente, logran reducir a todos los delincuentes. Una vez arrestados los implicados, Satine ordena quemar todo el almacén.

Satine y Padmé le informan al primer ministro Almec que los responsables de la intoxicación masiva no fueron el Death Watch, sino un grupo de contrabandistas. No contaron con que el proceso de fabricación volvía a las bebidas venenosas, pero se van a distribuir antídotos para todos los afectados. Sin embargo, Satine sabe que el asunto no ha terminado, ya que la corrupción aún sigue impune en su gobierno.

Satine despide a Amidala expresando su preocupación al no poder confiar en la gente de su gobierno plagado por la corrupción, y le propone que un Jedi puede trabajar de forma encubierta en la Academia. De no solucionar el problema, Mandalore podría perderse completamente. Padmé dice que hablará con el  Amidala le parece una buena idea y antes de partir promete que hablará con el Maestro Yoda y le pide que no pierda la esperanza.

Comentario

8/10Muy bueno
Sabíamos que el arco de Mandalore presentado en la Temporada 2 de la serie era solo el inicio de un periplo que nos iba a traer de regreso a este planeta tarde o temprano. Con esto en mente no resulta sorprendente que casi al inicio de esta temporada ya estemos frente a la Duquesa Satine para conocer la situación en la que se encuentra su gobierno poco tiempo después de la manifestación abierta del Death Watch.

Lamentablemente, lo que en principio significó un logro para Mandalore ha llevado al planeta a una situación extrema de supervivencia. La Duquesa Satine logró demostrar que el movimiento subversivo del Death Watch no pasaba de ser una ligera escaramuza y con ello logró mantener la neutralidad de Mandalore. Sin embargo, el capítulo nos demuestra que la neutralidad durante las Guerras Clónicas puede ser incluso peor que tomar partido por alguno de los bandos. Este factor es lo que hace interesante el capítulo.

Habíamos presenciado en muchas oportunidades lo que significaba tomar partido por la República o los Separatistas. El propio inicio de la serie, el Capítulo 1 de la Temporada 1 nos mostraba la decisión que debía tomar el Rey Katuunko de Toydaria, dejándonos claro que la guerra estaba basada en las decisiones de muchos planetas. Pero ésta es la primera vez en la que se aprecia directamente las consecuencias de mantenerse neutral, y la crisis interna del planeta Mandalore ha llegado a cada nivel político y social del planeta.

El detonante de todo esto será el ingreso ilegal de insumos. El uso indebido de estos genera una intoxicación en una de las escuelas del planeta, generando la emergencia en un hospital recién inaugurado y por coincidencia visitado por Satine y su visitante amiga Padmé Amidala. La desesperada situación de ver a muchos niños afectados llevan a Satine a tomar medidas extremas para hallar a los responsables y en esa búsqueda es cuando va descubriendo que el mal de Mandalore es mucho más complejo: la corrupción se ha instalado en todas partes.

Resulta interesante la dirección de Giancarlo Volpe al dejarnos ver de qué manera una sociedad puede venirse abajo cuando los intereses personales se interponen ante el bien común. El dinero indebido es la principal causa de ingreso de insumos sin control al planeta, un verificador de aduana es el culpable y por su indiferencia, muchos niños son afectados. Pero la inseguridad generada por tener a Mandalore a la deriva no sólo se refleja en las aduanas, auxiliares escolares, miembros de la seguridad del planeta y todo puesto estratégico con el que deba toparse Satine. La desidia, dejadez e indiferencia de las personas que deberían respaldar al gobierno son otro reflejo del inconformismo y del desencanto por las consecuencias de la postura de Mandalore ante la guerra. Satine poco a poco ha dejado de ser la lideresa respetable del planeta para convertirse en una autoridad cuyo poder se le escapa entre los dedos.

Imagino que resulta mucho más cercano este tipo de temáticas porque el tema de la corrupción no es ajeno a países como el nuestro (imagino que cada lector podrá asumir si la realidad propia de su país se ajusta a este comentario). Verlo reflejado de la manera como lo plantea la historia de Cameron Litvack realmente nos hace ver cuál es la verdadera magnitud del daño causado por la corrupción y cómo sus tentáculos comienzan a destruir los cimientos en los que se sustenta una sociedad, incluso una tan compleja como la ficticia Mandalore. La historia queda con un final abierto y queda pendiente la búsqueda del verdadero responsable de la crisis, ya que como sabemos, en estos casos siempre algún poderoso debe estar tras de todo esto.

Antes de cerrar, resulta interesante la inclusión de una nueva raza y cultura. Hablo de los humanoides Moogan. Interesante el aire egipcio que se les ha dado a simple vista, ya que abre nuevas puertas para conocer las manifestaciones de culturas distintas a las que normalmente conocemos en Star Wars. Si recordamos la atmósfera india que rodea a los Weequay, vemos que con los Moogan se pueden dar situaciones similares que hagan más compleja esta gran galaxia. Respecto a ellos no hay mayores detalles, el simple hecho de ver a uno de ellos como contrabandista no vuelve a los Moogan un pueblo dedicado a esas actividades, así que no podríamos generalizar de manera prematura. De todas maneras siempre es bueno tener nuevas razas en el universo Star Wars. Ah, y gracias al cazarrecompensas Gotal del capítulo anterior, en este capítulo podemos ver a más Gotals pululando en la galaxia. Obviamente deben emplearse los mismos modelos digitales ya creados, pero le da mayor variedad a los episodios. Esperamos pronto ver también a los Nimbanel.

Datafiles


Galería

La Mesa de Greedo

2 comentarios

TanKeRrrr el

Buen comentario me ha gustado. Respecto al episodio no estuvo mal, pero me espere mas.. jeje

pijudo el

lla salio la imagen de poggle the lesser version the clone wars en la pagina wikipedia the star wars wiki

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*