The Clone Wars: Capítulo 1-08 Bombad Jedi

Resumen Comentario Datafiles Galeria
  • Temporada: 1
  • Capitulo: 8
  • Estreno: 21/11/2008
  • Guión: Kevin Rubio, Henry Gilroy, Steven Melching
  • Dirección: Jesse Yeh

"Los héroes se forjan con el tiempo"


Resumen

Padmé Amidala se dirige a Rodia a pedido de Onaconda Farr. Palpatine, luego de recibir la comunicación de que la Senadora ha ingresado a territorio enemigo decide ponerse en contacto. La conversación de Padmé con el Canciller es pausada pero existe preocupación en Palpatine porque la senadora viaja sola. Palpatine sugiere que reciba el respaldo de un grupo de tropas, pero Padmé le dice que confía en la diplomacia y que no pueden estar enviando clones a cada situación difícil que se presente. De pronto, Jar Jar Binks, quien también acompaña a la Senadora, provoca un accidente en la nave, lo que ocasiona la reacción de Palpatine, quien recomienda a Padmé que solo personas capaces manejen la negociación. Al llegar a Rodia, la naturaleza pantanosa anima a Jar Jar Binks a querer visitar el planeta, pero su alegría es interrumpida por una orden de Padmé. Jar Jar debe quedarse en la nave cuidando que C-3PO no se meta en problemas. Threepio se sorprende del comentario, pero Jar Jar comprende.

La nave de Amidala, aterriza en Rodia y es inmediatamente recibida por Silood, el asistente personal de Onaconda Farr. El servil rodiano lleva a la senadora ante la presencia de Farr. Padmé saluda con alegría a Farr pero este le comenta que sentía temor de que no venga, Padmé le dice que no podía abandonarlo y que sus lazos con su padre son muy recordados. Onaconda Farr, Senador Rodiano ha puesto en tela de juicio su alianza con la República, reclama la ausencia de la República antes los constantes ataques de piratas en Rodia y la falta de apoyo ahora que su planeta pasa por un gran desabastecimiento que ha traído hambre a su pueblo. Padmé le dice que pronto recibirá el apoyo de la República, que si bien es cierto se ha pospuesto el caso en el Senado, pronto Rodia recibirá la ayuda que necesita. Farr le contesta que no pudo esperar más y que su decisión la ha tomado pensando en su pueblo. De pronto los inconfundibles pasos de los droides de batalla B-1, se hacen escuchar y una comunicación de el virrey de la Federación de Comercio, el neimoidiano Gunray ingresa al transmisor de Onaconda Farr. Al ver al Neimodiano, Padmé trata de comunicase con Threepio pero es interrumpida y mandada encerrar por Gunray. Luego el Virrey le dice a Farr que pronto tendrá las provisiones necesarias para Rodia, pero luego de tener a Amidala.

Pero Jar Jar y C-3PO se han mantenido en la nave a la espera del retorno de la senadora. Jar Jar desea hacer contacto con las criaturas de los pantanos de Rodia, pero Threepio le pide ser cuidadoso. Los intentos del Gungan no son bien recibidos y ocasionan que Threepio quede manchado con un fruto arrojado por alguna criatura molesta con la presencia de Jar Jar. En el instante en que el Gungan limpia a Threepio un grupo de droides de batalla llega a la nave y trata de aprisionarlos. Los intentos de escape son fallidos y se genera una ligera escaramuza con los droides de batalla, quienes se apresuran a la nave con el fin de capturar a los intrusos. Jar Jar busca una manera de defenderse y por accidente inicia el funcionamiento de la grúa magnéticas del hangar, en un principio Threepio es atraído por la fuerza de la grúa, pero luego Jar Jar logra dirigirla contra los droides destruyéndolos al instante. Pasmé es conducida a su celda y le pide a Farr que se retracte, pero solo recibe silencio del rodiano y gritos de los droides de batalla. De vuelta con Threepio, este le avisa a Jar Jar que un droide cangrejo se acerca, desesperado el Gungan intenta escapar pero el feroz ataque del droide lo obliga a reaccionar desesperadamente. Una veloz movida de Jar Jar le permite colocarse sobre el droide, pero al estar cerca de un precipicio, ambos caen hacia el agua desde una gran altura. Threepio lamenta la muerte de Jar Jar.

Pero Jar Jar no está muerto. En medio de los lamentos de Threepio, Binks sube por una de las cornisas alegrando al droide de protocolo. Jar Jar libera a Threepio de la grúa magnética pero luego su torpeza provoca que esta se coloque sobre la nave de Amidala y caiga sobre ella. La nave ha quedado destruida y Jar Jar teme por la furia que provocará en Padmé el acontecimiento. Pero la senadora tiene otros pensamientos en ese instante al ingresar a la celda, enfurecida enfrenta a Onaconda Farr y le dice que espera que todo esto valga la pena. Mientras Jar Jar y Threepio piensan en que hacer por el desastre, Jar Jar logra abrir una compuerta oculta que esconde para sorpresa de C-3PO y Binks, una túnica Jedi. Threepio sugiere que se escondan pero Jar Jar le dice que si los droides de batalla los han atacado, entonces Padmé está en peligro y deben ir en su ayuda. Threepio no recibe con alegría esta idea. Onaconda Farr recibe la noticia de que Nute Gunray está a punto de descender en el planeta y se dirige a recibirlo. Mientras Jar Jar se coloca la túnica Jedi para tratar de pasar desapercibido en la ciudad mientras busca a Padmé.

Al aterrizar Gunray es recibido por Onaconda Farr y una comitiva conformada por rodianos. Farr le informa a Gunray que Amidala se encuentra en el calabozo de la torre. Jar Jar y Threepio escuchan de cerca pero son sorprendidos cuando al ser descubierto por los droides de batalla estos lo confunden con un Jedi. Al ser atacado, Jar Jar logra lanzarse al agua, logrando librarse del peligro por un instante. Pero la calma no dura demasiado para el desafortunado Gungan, ya que pronto tiene un escalofriante encuentro con un gran monstruo marino. Mientras tanto C-3PO es capturado y trasladado para ser desmantelado. Gunray exige a Onaconda Farr llevarlo donde la senadora Amidala, mientras debajo de la ciudad Jar Jar se traslada hacia la próxima salida a la superficie. Ya fuera del agua, el Gungan se coloca la túnica Jedi para seguir buscando a Padmé. Los rumores de un posible Jedi llegan a oídos de Padmé quien inmediatamente idea un plan de escape. Padmé hace creer a los droides de batalla que el intruso Jedi ha llegado a rescatarla, los droides confundidos abren la puerta que encierra a Padmé pero son sorprendidos por Amidala, quien ya se había liberado de sus esposas. Padmé logra tomar un arma droide y escapa. Al poco rato Padmé logra rescatar a C-3PO y recibe con sorpresa la noticia de que el misterioso Jedi infiltrado en Rodia no es otro que Jar Jar Binks. C-3PO le informa también que la nave ha sido destruida por el propio Binks. Al ver la situación desesperada ordena a C-3PO encontrar el centro de comunicaciones para comunicarse con la República, mientras ella sale en busca de Binks.

Farr se encuentra desesperado por obtener las provisiones necesarias para el bien de los Rodianos, pero Gunray le informa que no entregará nada hasta no haber ejecutado a la Senadora Amidala. Onaconda Farr es sorprendido por el repentino giro de las negociaciones pero no puede reaccionar. Gunray declara que Rodia está bajo su protección y que se debe obedecer todo lo que se ordene. Estos actos terminan de convencer a Onaconda Farr que Padmé tenía razón al pedirle que no abandone la República. Farr espera mantener en calma a Gunray mientras espera que el supuesto Jedi infiltrado sea de ayuda para Rodia. Jar Jar se encuentra trepando la fortaleza donde Padmé se encuentra atrapada, pero al llegar se sorprende de escuchar que Padmé ha escapado. Al ser descubierto recibe el ataque de los droides de batalla. Los continuos disparos provocan la caída de Binks pero una de las lianas que le sirvieron para subir se enrosca en su pierna salvándolo de una muerte segura, aunque la presencia de droides de batalla sigue siendo un gran problema para Jar Jar quien empieza a sospechar que tal vez el rescate no ha sido una gran idea. Rápidamente vuelve a sumergirse en las aguas pero debe ahora enfrentarse a un peligro mayor. Super droides de batalla B2 lanzan detonadores termales y un misil hacia él. Jar Jar inicia la huída pero se encuentra nuevamente con el monstruo acuático Kwazel Maw que antes se le cruzó. La repentina explosión submarina atonta a Padmé quien pierde el equilibrio y es abordada por Nute Gunray y Onaconda Farr.

Mientras tanto, C-3PO logra enviar un mensaje a las fuerzas de la República antes de ser atrapado por droides de batalla. En las aguas, la gigantesca criatura ha salvado a Jar Jar gracias a su gran tamaño logrando la amistad del Gungan. Threepio llega donde Padmé y recibe la noticia de la muerte de Jar Jar, pero los lamentos no duran demasiado, Gunray ha venido decidido a terminar el problema y acompañado por tres droides destructores el Virrey de la Federación de Comercio se dispone aniquilar a la Senadora de Naboo. Afortunadamente, Jar Jar Binks surge de las aguas asumiendo su papel de Jedi, sembrando miedo en Gunray, pero los droides de batalla empiezan a disparar. Gunray reacciona y ordena a los droidekas disparar pero la criatura submarina amiga de Jar Jar sale de las agua y provoca el caos. Los droides son destruidos mientras Gunray trata de darse a la fuga, pero los destrozos alcanzan a su nave y es capturada por Padmé. De pronto Onaconda Farr aparece tras Padmé apuntando con su pistola. Gunray le ordena disparar contra Padmé pero la Senadora empieza a hablar con el senador Rodiano, a quien conoce como tío Ono desde hace mucho tiempo, y le insinúa acerca de un pequeño secreto que ambos esconden. Este pequeño secreto no es más que una salida inteligente de Padmé para hacer creer al Virrey Gunray que el alejamiento de Rodia de la República era solo una emboscada para capturarlo. Onaconda respalda las palabras de Padmé y declara la lealtad de Rodia hacia la República, luego Gunray es arrestado.

Rato después las fuerzas de la República ya se encuentran sobre Rodia. Nute Gunray es puesto bajo custodia a la espera de su traslado a Coruscant para ser enjuiciado. Onaconda Farr reconoce el valor de Jar Jar Binks durante los recientes eventos y lo llama “Mater Bombad”, pero los confusos eventos le dejan ciertas dudas sobre las proezas del supuesto Jedi y no sabe si considerarlo el Jedi más valiente o más tonto. Palpatine se comunica también con Rodia para prometer el envío inmediato de provisiones y felicita a Jar Jar por su gran valor. Finalmente Onaconda Farr se pregunta si es que Padmé lo llegará a perdonar por sus actos, pero Padmé considera que es la República la que debe pedir perdón a Rodia. La República constantemente olvida que sus aliados más importantes no son siempre los más poderosos.

Comentario

El papel jugado por Jar Jar Binks en Episodio I dejo en muchos un sabor desagradable por el excesivo toque infantil que inyecta en la película, pero como se demuestra en Episodio II, el personaje puede ser agradable si no se le sobre explota como en el caso de La Amenaza Fantasma. Con estas ideas en la cabeza nos preparamos para ver la primera aparición del querido y odiado Gungan en el Capítulo 8 – Bombad Jedi de la serie The Clone Wars.

Desde el inicio Jar Jar Binks se ubica en el centro de la acción y el desastre que abunda en la historia, su presencia da fruto a una serie de situaciones graciosas complementadas con interminables accidentes generados por las buenas intenciones de Binks y que muchas veces terminan arruinadas por su torpeza. Es de especial interés como comentaba en otro momento, la buena química existente entre Jar Jar y Threeso (como él llama a Threepio) y que por sí sola puede generar momentos muy interesantes y tan memorables como los protagonizados por R2-D2 y C-3PO en incontables ocasiones. Esto se explota debidamente en el capítulo especialmente en las escenas iníciales con la destrucción de la nave de la senadora Amidala.

Claro que Threepio no está todo el tiempo al lado de Jar Jar, las buenas intenciones del Gungan lo llevan a buscar a Padmé lazándose en una aventura personal llena de desastres por doquier e interesantes monólogos que muestran otra cara de Jar Jar y que muy sutilmente se vio en La Amenaza Fantasma durante sus conversaciones privadas con la Reina Amidala. Otro tema que se resalta es la habilidad de Binks para lograr la amistad y ayuda del monstruo Kwazel Maw y que los separatistas asumen como poderes Jedi para conjurar monstruos. Binks aprovecha esto para aumentar el rumor del Jedi infiltrado y asume su papel con el fin de generar miedo en Gunray y los droides de batalla, mientras que el caos le da tiempo para deshacerse también de los peligrosos droidekas.

Pero seamos sinceros, el fuerte del personaje es el toque tragicómico que lo caracteriza, por un lado desea hacer el bien, pero su naturaleza lo lleva a situaciones que no son las que él desea. Sobre esta dualidad en el personaje resulta interesante ver el cambio de postura de Palpatine al inicio y fin de la historia donde en un momento menosprecia sin piedad al Gungan y en otro lo felicita por su participación en los eventos de Rodia, aunque más claro y mejor resumido es el comentario lapidario de Onaconda Farr quien no sabe si considerarlo el Jedi ‘más valiente o el más estúpido’ que ha conocido. Por su parte Padmé siente el suficiente aprecio por él como para perdonar los múltiples desastres y mirarlo con algo de pena y algo de lástima, no por gusto Jar Jar Binks con sus interminables defectos, fue el gestor de la alianza Naboo-Gungan, algo que Padmé recuerda muy bien.

Como dije líneas arriba el fuerte de este capítulo era ver a Jar Jar Binks algo lejos de la mano de Lucas, los otros personajes cumplen su cometido dentro de la historia y se encuentran interesantes agregados al universo expandido como la relación de amistad existente entre Onaconda Farr y la familia Naberrie y que me parece aún no se ha desarrollado. En conclusión debo decir que Jar Jar cumplió con su parte y que me agradó lo que se hizo con él en este capítulo, claro que muchos pensarán que estoy loco, que Jar Jar Binks debe morir. Pero bueno, esa es precisamente la naturaleza tragicómica del personaje, ser odiado y ser amado a la vez.

Datafiles


Galería

La Mesa de Greedo

Un comentario

Master Blade el

El episodio nos muestra a Jar Jar creo que por primera vez haciendo algo a propósito y que le sale bien, al domar al Kwazel Maw y atacar frontalmente a los droides.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*