La Batalla de Hoth

La Batalla de Hoth ocurrió en el año 3 DBY y está considerada como una de las derrotas más terribles que haya sufrido la Rebelión. Una vez que el Imperio dio con la ubicación de la fortaleza escondida de la Rebelión en el mundo congelado de Hoth, se preparó para atacar la instalación y dar un golpe devastador para el bando Rebelde. Pero un error garrafal por parte de la fuerza invasora le daría el tiempo necesario a la Alianza para preparar la evacuación general de la base, dando lugar a una invasión terrestre a gran escala. Fue así que se libró una cruenta y desesperada lucha en orden para poder realizar una organizada retirada, aunque terminó siendo un duro golpe en los oscuros tiempos que aquejaban a la Rebelión.

Antecedentes

Humillados por la destrucción de la Estrella de la Muerte, el Imperio aumentó su determinación por acabar con la cada vez más peligrosa Rebelión, aplicando una brutal represión contra cualquier acción de oposición. Buscando revancha, las tropas Imperiales intensificaron su lucha y forzaron a los Rebeldes a abandonar su base en Yavin IV persiguiéndolos a través de la galaxia. Al verse obligados a salir de su antigua fortificación, fue necesario encontrar una nueva locación que pudiera alojar a la nueva base de operaciones de la Alianza, lo que llevó a las fuerzas Rebeldes a comenzar la búsqueda de una locación remota y poco conocida en los territorios del Borde Exterior.

El sexto planeta del sistema Hoth
El sexto planeta del sistema Hoth

Tras escapar de una persecución Imperial, el Comandante Luke Skywalker, héroe de Yavin y destructor de la Estrella de la Muerte, accidentalmente dio a parar en el distante planeta llamado Hoth y sugirió a la Alianza considerarla como lugar de construcción para el nuevo cuartel general. La Alianza estaba necesitada de una nueva base de operaciones, pero debía primero reponer sus suministros y pertrechos. Por el año 2 DBY, Mon Mothma aceptó establecer la base Rebelde en Hoth, por lo que se procedió a continuar con la labor que había comenzado meses antes.

El Imperio se concentró en la búsqueda de esta base secreta, destinando todos sus recursos y esfuerzos en la búsqueda de cualquier indicio que les ayudara a encontrar esta base secreta. La temida Flota Imperial comenzó a rastrear los sistemas alejados de la galaxia. Miles de sondas fueron despachadas para buscar cualquier rastro de la Rebelión, pero el hecho de que muchos sistemas estelares se encontraban aún sin cartografiar y la existencia de establecimientos clandestinos de traficantes generaba muchos casos de falsas alarmas.

Un droide sonda Imperial espía la base Rebelde
Un droide sonda Imperial espía la base Rebelde

Inesperadamente, un droide sonda Víbora llegó fortuitamente a Hoth. En la Base Eco, os Rebeldes detectaron la presencia de un intruso metálico la estación 3-8 en la Zona 12 moviéndose hacia el Este que emitía una señal codificada que fue identificada por el droide C-3PO como posiblemente Imperial. Han Solo y su compañero Chewbacca decidieron seguirlo mientras el Rieekan enviaba a los Pícaros 10 y 11. Posando como señuelo, Chewbacca atrajo la atención del droide, mientras Solo se asomó por detrás y le disparo con su blaster. A pesar de que los impactos fueron ligeros, el droide se autodestruyó sin dejar mucho entero. Mirando los restos, los Rebeldes dedujeron que se trataba de una sonda Imperial y que seguramente había señalado su presencia.

Darth Vader en el puente del Executor
Darth Vader en el puente del Executor

La transmisión fue recibida por la flota personal de Darth Vader, conocida como el Escuadrón de la Muerte. A bordo de su nave de comando, el Capitán Firmus Piett notificó a Kendal Ozzel, Almirante de Flota y oficial al mando del escuadrón, del informe del droide desde Hoth. A pesar de ser sólo un fragmento, era una pista aceptable debido a la ausencia de vida humana en ese sistema. Pero Ozzel desestimó la información al considerarla un mero rastro y se negaba a movilizar a la escuadra entera debido a una simple sospecha. Pero Vader se había percatado del hecho pues no estaba dispuesto a dejar pasar cualquier dato útil. Estaba convencido de que era el sistema que estaban buscando y, a pesar del escepticismo de Ozzel, la decisión estaba tomada: el siguiente rumbo era Hoth.

La Evacuación

Hoth es el sexto planeta del sistema del mismo nombre ubicado en el Sector Anoat, en un extremo del Corredor Ison en el Borde Exterior. Cerca del sistema, se encuentra un campo de asteroides que hacen del acceso al sistema sea peligroso. Ocasionalmente, se puede observar impactos de meteoros sobre el planeta. Es un planeta poco acogedor, con llanuras cubiertas por hielo y nieve perpetuos. Su clima presenta fuertes ventiscas y tormentas de nieve y puede descender a temperaturas extremadamente frías. A pesar del ambiente hostil y su accesibilidad, fue el lugar idóneo para el nuevo centro de operaciones de la Alianza debido a su lejanía de las rutas concurridas. Posteriormente, atraería la atención del Imperio y se convertiría en el escenario de la batalla.

La entrada Norte de la base Eco
La entrada Norte de la base Eco

El cuartel general servía de alojamiento para una parte del Alto Mando de la Alianza y el personal de apoyo, y desde allí se coordinaban las acciones de las operaciones Rebeldes repartidas en distintos lugares de la galaxia en su lucha contra el tiránico régimen Imperial. La fortificación fue construida en el interior de una montaña en la Cordillera Clabburn en un periodo de dos años en condiciones adversas. La edificación se realizó considerando que debía rápidamente abandonarse una vez que fuera descubierta, ya que no podían resistir a un asedio Imperial. Los ingenieros aprovecharon el espacio natural, en vez de instalar estructuras prefabricadas que serían fácilmente detectadas. Con el uso cortadores de hielo láser y maquinaria pesada, se ampliaron las cavernas ya existentes y se excavaron otras series nuevas con suficiente espacio para alojar los hangares para su cuerpo de cazas estelares y varios transportes, barracas para los soldados, centros de comunicaciones, facilidades médicas, depósitos de suministros y armas, etc. Esta edificación recibió el nombre de “Base Eco” debido a los sonidos producidos en los amplios y profundos túneles en su interior.

El General Rieekan y la Princesa Leia en el  centro de comando
El General Rieekan y la Princesa Leia en el centro de comando

Al mando de las fuerzas Rebeldes en Hoth estaba el General Carlist Rieekan, un sobreviviente de Alderaan y conciente de la crueldad del Imperio. Un oficial muy respetado por su capacidad de liderazgo, era el responsable de diseñar la seguridad de la instalación. Debido a que no sólo estaban buscados por el Imperio, sino también por mercenarios en búsqueda de algún beneficio por la información, era esencial poner énfasis en la discreción, para lo cual se tomaron medidas para reducir al mínimo la actividad que pudiera evidenciar la presencia de una base militar como la restricción del tráfico espacial de la zona. Además, ordenó colocar unas puertas blindadas en las dos entradas principales, la del lado norte y la de la colina sur, con el fin de detener cualquier amenaza enemiga al igual que para protegerse del duro clima del planeta. Una red de trincheras fue excavada en las planicies heladas en la Zona 12 al norte para defender el perímetro de cualquier ataque enemigo. Varias estaciones de patrullaje, llamadas “estaciones Eco”, estaban repartidas alrededor de la base principal con el propósito de vigilar los alrededores y detectar la aproximación de cualquier intruso.

Un transporte Rebelde y sus cazas escolta
Un transporte Rebelde y sus cazas escolta

Con la aparición del droide, los Rebeldes habían comenzado los preparativos para la disposición de las defensas y el desalojo de la base, ya que no tenían intenciones de quedarse permanentemente pues siempre se encontraban en movimiento para evitar la captura. El objetivo era la evacuación general del personal y del material esencial, y sería dirigida desde el Centro de Comando por el General Rieekan con ayuda de la Princesa Leia para garantizar el desarrollo ordenado y fluido. Para aprovechar al máximo el espacio, los equipos y módulos pesados serían dejados de lado, mientras el personal de la base y todos los materiales a evacuarse serían llevados en 30 transportes. El modelo usado era el transporte mediano GR-75, una nave con poco armamento, pero con una gran capacidad de carga. Éstos se reunirían en la Cordillera Sur y, una vez que estuvieran cargados, recibirían la autorización inmediata para despegar. Cada transporte tendría únicamente dos escoltas, como el caza estelar T-65 X-wing lo cual parecía insuficiente a los pilotos, sabiendo que no sería oposición para una fuerza mayor contra la que seguramente se enfrentarían. Para revertir esa desventaja y lograr un escape exitoso, los Rebeldes habían trazado su plan.

Un Cañón de Iones Planetario v-150
Un Cañón de Iones Planetario v-150

La principal defensa era un generador de escudos Kuat Drive Yards DSS-02, capaz de crear una barrera de energía que envolvía un área de 50 kilómetros de diámetro y protegería a la base de cualquier ataque desde el espacio. Pero su activación tardaba cerca de 15 minutos y no era práctico de mantener encendido debido a su elevado consumo de energía, además de que las emisiones de energía podrían ser detectadas y revelar su ubicación. Por eso, estaba complementado con un Defensor Planetario v-150, un poderoso cañón de iones fabricado por Kuat Drive Yards. Esta enorme pieza de artillería era costoza y muy difícil de adquirir, por lo que sólo estaba presente en instalaciones clave como la base Eco. Ésta podía alcanzar blancos a baja órbita e incapacitar incluso a un Destructor Imperial al inhabilitar sus sistemas electrónicos. Estaría coordinada con la pantalla protectora, la cual se desactivaría por un brevísimo tiempo para que un transporte pudiera despegar. Al mismo tiempo, el v-150 proveería el fuego de cobertura para despejar su ruta de vuelo de cualquier obstáculo para que llegara al punto de reunión preestablecido.

Trincheras y baterías de artillería dispuestas en  las planicies alrededor de la base
Trincheras y baterías de artillería dispuestas en las planicies alrededor de la base

Sabiendo que eventualmente el Imperio atacaría Hoth, la infantería sería dispuesta en las trincheras repartidas al frente, lugar donde el asalto Imperial seguramente se llevaría a cabo. La defensa del Alto Mando de la Alianza en la base estaba asignada a un destacamento de las SpecForces, soldados altamente motivados y completamente dedicados a la causa. Estaban equipados con armas ligeras y repetidores, como el cañón blaster mediano de repetición Marca II, para el combate contra las tropas de asalto Imperiales. Contaban con el apoyo de varias piezas de artillería instaladas a lo largo de las líneas defensivas como el desfasado cañón láser anti-vehículos Torre-P 1.4 FD Atgar y el cañón láser anti-infantería DF.9 de Armas Golan. Una vez que se ordenara la retirada, tendrían que llegara los cargadores de tropas reunidos en la Entrada Norte, los cuales los llevarían a los transportes para ser evacuados del planeta.

El Comandante Skywalker, líder del Escuadrón  Pícaro
El Comandante Skywalker, líder del Escuadrón Pícaro

El apoyo aéreo sería brindado por el famoso Escuadrón Pícaro. Creado por su Comandante Luke Skywalker y por Wedge Antilles, ambos sobrevivientes de la Batalla de Yavin, este grupo élite estaba conformado por algunos de los mejores pilotos de cazas de la Rebelión, a quienes se les encomendaba las tareas más peligrosas y arriesgadas. Siempre superados por fuerzas abrumadoras, han desafiado las probabilidades más adversas y salido triunfante. Los Pícaros, que estaban estacionados en la base Eco para proteger al Alto Mando de la Alianza, se quedarían para respaldar a las tropas de tierra durante la batalla, tras lo cual abordarían sus cazas estelares que los esperarían en la zona de evacuación para escoltar a los últimos transportes.

Los Rebeldes eran concientes de que el Imperio lanzaría una poderosa invasión al planeta y que no tendrían posibilidad de ganar un enfrentamiento directo contra una fuerza de asalto superior como la Imperial. Su participación en la batalla tendría como propósito retrasar su avance y ganar la mayor cantidad de tiempo posible para que la evacuación procediera con regularidad. De esta forma, lucharían para dificultarles el camino hacia la base propinándoles el mayor daño que pudiera hasta que la mayoría de los transportes hubieran despegado. Con gran entrega y valentía, los combatientes estaban dispuestos a dar lo que estuviera a su disposición para contribuir al éxito del plan.

La Fuerza de Asalto

Vader había recibido el primero de una nueva línea de naves capitales, el Súper Destructor Estelar Executor. Era la embarcación más grande jamás construida, incluso superando al Destructor Estelar Imperial, y posaba como el orgullo de la Naval Imperial y símbolo del terror que inspiraba el Señor Oscuro en la galaxia. Tenía como propósito demostrar que la pérdida de la Estrella de la Muerte fue sólo por suerte y que la derrota de la Rebelión estaba asegurada. Ésta se convertiría en la nave insignia desde la cual comandaría al Escuadrón de la Muerte, la fuerza expedicionaria a su total disposición que estaba completada con cinco Destructores Estelares Clase-Imperial: el Avenger, el Tyrant, el Adjudicator, el Acuser y el Stalker. Vader no toleraba el fracaso, y ejecutaba personalmente a quien lo decepcionara, ya fuera de los rangos más bajos o de los más altos puestos. De esta forma inspiraba el miedo e obligaba a sus hombres a esforzarse. Sus oficiales estaban en constante y agresiva competencia, aprovechando cualquier oportunidad o tropiezo de sus superiores para conseguir una promoción en su carrera.

El Escuadrón de la Muerte llega a Hoth
El Escuadrón de la Muerte llega a Hoth

La Alianza Rebelde se iba convirtiendo en una amenaza seria para el Nuevo Orden y debía ser aplastada cuanto antes. El Emperador le encomendó a su fiel sirviente y discípulo buscar su base secreta. Esta tarea estaba relacionada con lo que se había convertido en su principal obsesión: encontrar al piloto de X-wing responsable de la derrota en Yavin. Un tiempo antes, había descubierto que la identidad de ese joven era Luke Skywalker, quien tenía el mismo apellido de su personalidad anterior previo a su caída al Lado Oscuro, y contempló la posibilidad de que fuera su hijo. Con esto en mente, trasladó la flota hasta Hoth para cumplir con su ambición.

Ozzel es ejecutado y reemplazado por Piett
Ozzel es ejecutado y reemplazado por Piett

La flota de Destructores salió del hiperespacio cerca de Hoth por orden del Almirante Ozzel y fue descubierta por los operadores de la base Eco emergiendo del Sector 4. Finalmente había llegado la esperada invasión Imperial, por lo que el General Rieekan ordenó redirigir toda la energía al generador del escudo. Los tripulantes del Executor detectaron por el Com-Scan la formación de este campo de energía que protegía un área del sexto planeta del sistema, lo cual confirmaba la presencia Rebelde en Hoth. El Señor Oscuro fue informado de este acontecimiento por el General Maximilian Veers, comandante de las fuerzas de tierra del Escuadrón de la Muerte, el cual indicaba que los Rebeldes se habían percatado de su presencia debido a que la Flota había emergido del hiperespacio muy cerca del sistema. Nuevamente Ozzel le había fallado, y este último error le costaría la vida. Inmediatamente, procedió a ejecutarlo apretando su cuello mediante su habilidad con la Fuerza mientras le transfería el mando de la Flota al recientemente promovido Almirante Piett.

El General Veers a cargo del asalto
El General Veers a cargo del asalto

La incompetencia y negligencia del Almirante había causado un error significativo. Su torpe y imprudente acción había alertado a los Rebeldes de su llegada, lo que les permitió activar su mecanismo de defensa y les dio tiempo vital para realizar una evacuación organizada y preparar sus defensas. El escudo de energía era lo suficientemente resistente como para resistir un ataque desde el espacio, por lo que un bombardeo orbital que arrasara con las posiciones enemigas quedó cancelado. La oportunidad de capturar al Alto Mando de la Alianza y poner en jaque a la Rebelión con una rápida acción por parte la Flota Imperial había sido frustrada.

El generador de potencia de la base Eco
El generador de potencia de la base Eco

Ante esta nueva situación, la única forma de tomar la base Rebelde era mediante un costoso asalto frontal a la superficie, mientras que la flota sería desplegada alrededor del planeta y formaría un bloqueo para evitar el escape de cualquier nave. Las tropas terrestres aterrizarían fuera del perímetro del escudo de energía para emprender una marcha hacia la fortificación Rebelde y aplastar sus defensas. La invasión sería realizada por una unidad compuesta por unidades de infantería y apoyada por caminantes blindados. La denominada Fuerza Ventisca estaba al mando del General Veers a bordo del caminante Ventisca 1. Su objetivo primario era el generador de potencia que alimentaba a la base entera. Su destrucción la dejaría desprovista de energía y la barrera defensiva quedaría desactivada, lo cual permitiría el ataque completo de la escuadra. Un objetivo secundario era el de capturar la mayor cantidad posible de prisioneros para ser interrogados, de los cuales el más importante era Luke Skywalker.

Tropas de asalto Imperiales especializadas para  la nieve
Tropas de asalto Imperiales especializadas para la nieve

La infantería, la principal fuerza en ell campo de batalla, estaría conformada por una variante especializada de las tropas de asalto Imperiales: las tropas de nieve eran elementos altamente entrenados y disciplinados en combate para operar en medios congelados o nevados de forma eficiente y arrolladora. El soldado estaba confinado en una armadura de combate con características especiales como sistemas de calefacción, un color enteramente blanco para el camufllaje, botas con arrastre y gafas de nieve polarizadas. Además, poseía menos protección en comparación con las tropas de asalto estándar para desenvolverse con más facilidad en los entornos nevados o congelados. Estos trabajan en conjunto unidades terrestres blindadas como caminantes, los cuales llevarían la cabeza del asalto para dominar el campo de batalla de forma aplastante. La función de la infantería es la de desplazarse y tomar las posiciones enemigas con ataques contundentes y rápidos, y consolidar el territorio ocupado con gran movilidad y rapidez.

Transportes Blindados Todo Terreno
Transportes Blindados Todo Terreno

El vehículo principal de apoyo para la toma de la base fue el Transporte Blindado Todo Terreno (AT-AT). Este enorme caminante cuadrúpedo era una de las máquinas más terroríficas empleadas por el Imperio para el combate sobre casi cualquier terreno. Estaba protegido por un pesado blindaje que podía disipar los disparos láser de casi cualquier pieza de artillería. La “cabeza” contenía la cabina, desde la que un piloto, un artillero y el comandante de la unidad manejaban al gigantesco del vehículo, y los sistemas de armas. Dos cañones láser pesados y dos cañones blaster medianos le otorgaban un volumen de fuego y un poder de penetración devastadores contra una gran variedad de blancos, desde emplazamientos de armas hasta vehículos enemigos; y sus enormes patas podían aplastar lo que se pusiera en su camino. Su función es la de vehículo de asalto, así como transporte de tropas, las cuales podía desplegar en medio de la batalla al soltarlas mediante arneses. Estas maquinas de guerra tienen un gran efecto psicológico pues se basaban en su poder abrumador de fuego, resistencia y tamaño para hacer sucumbir al enemigo infundiendo miedo en los corazones de quienes se les pusiera en frente.

Caminantes exploradores apoyan el asalto
Caminantes exploradores apoyan el asalto

Éstos serían acompañados por caminantes bípedos como el Transporte Explorador Todo Terreno (AT-ST), el Incursor de Avanzada Todo Terreno (AT-AR) y el Transporte Personal Todo Terreno (AT-PT). Poseían un blindaje ligero, menor tamaño y estabilidad, pero al ser su mayor ligereza les concedía más rapidez. Éstos proveerían apoyo a los AT-ATs y les cuidarían sus flancos en su camino a través de las planicies heladas.

Masivas naves de desembarco Titán Incom Y-85 y transportes de tropas llevaron a la Fuerza Ventisca en la zona de aterrizaje, en el precario Glaciar Moorsh ubicado al Noreste de la base y procedieron a abrirse paso por el difícil terreno. El grupo de asalto se dirigió al Oeste hacia el Valle Kerane, tras lo cual se dispuso a rodear la Colina Norte y continuar por el lado Oeste. En un intento por impresionar a Lord Vader, el grupo Ventisca 4, dirigido por el Coronel Starck, se separó del grupo principal e intentó una ruta más directa para entrar al valle por el lado opuesto de la colina, pero este camino resultó ser más abrupto y resultó en la pérdida de tres caminantes. Tras reagruparse con el resto de la fuerza y retomar la ruta más segura, comenzaron a ascender zigzagueando la colina en dirección al Suroeste hacia la base.

El Asalto Terrestre

El primer transporte logra escapar del sistema
El primer transporte logra escapar del sistema

Los Rebeldes comenzaron los preparativos para la inminente batalla. Las tropas se colocaban en sus trincheras, alistando sus armas y vigilando la zona en búsqueda fuerzas enemigas. En el cuarto de comando de la base Eco, los operadores y controladores estaban en espera. El General Rieekan ordenó la apertura del escudo y el Quantum Storm con dos X-wings partieron del planeta, lo cual dio inicio a la batalla. El Destructor Imperial Tyrant, comandado por el Capitán Lennox, detectó a las naves fugitivas cerca de su sector y se dispuso a evitar su escape, confiado de que sería una presa fácil. El control del cañón de iones autorizó abrir fuego y una voleada del poderoso defensor planetario impactó contra el Destructor, que quedó desactivado flotando sin control en el espacio. Con el camino despejado, el transporte pudo proseguir su ruta. Esto provocó euforia y entusiasmo en la base Rebelde, pues el plan estaba dando resultado.

La Fuerza Ventisca es avistada por la colina  Norte
La Fuerza Ventisca es avistada por la colina Norte

De repente, unas enormes siluetas comenzaron a asomarse por el horizonte a través de la niebla desde la Cordillera Norte. Se trataba de la Fuerza Ventisca, que fue descubierta por el puesto de observación Beta, ubicado fuera del perímetro del escudo para monitorear la zona y transmitir información a las demás estaciones Eco. Inmediatamente, reportaron su avistamiento, el cual fue retransmitido por la estación Eco 3-T-8 a la base principal. Las fuertes pisadas de los caminantes Imperiales hacían temblar los corredores de la base Eco, dando aviso de lo que se acercaba. Debido a su lenta marcha y a su inmenso tamaño, fueron detectados desde una gran distancia, lo que le dio tiempo a los soldados Rebeldes para preparar las defensas de la zona.

Pero estas desventajas tácticas eran contrarrestadas por sus virtudes muy apreciadas por la doctrina militar Imperial. Su coraza blindada lo hacía extremadamente pesado lo hacía muy lento y con su gran tamaño, era un blanco considerable a larga distancia, además de que lo hacía detectable casi de inmediato, dando tiempo para preparar las defensas. Además, su grueso blindaje lo hacía casi inexpugnable pues era difícilmente atravesado por la mayoría de disparos de armas enemigas, comúnmente inferiores debido a la poca disponibilidad de mejores armas para los bandos insurgentes. Esto convertía su lento andar en una marcha prácticamente imparable, pero sobre todo su principal arma ofensiva era la intimidación. Como claro ejemplo de la Doctrina del Miedo, fueron diseñados para dar un efecto psicológico entre las filas enemigas al infundirles tal temor que muchos combatientes preferían evitar cualquier confrontación antes de pelear contra esas imparables máquinas. Todo esto le permitía conservar una ventaja sobre otros vehículos como propulsados por repulsores, más maniobradles y veloces, pero con un blindaje más ligero. Y en su condición de caminantes, pueden acceder a mayor variedad de terreno a diferencia de los vehículos antigravitatorios, que están limitados a un terreno más uniforme y estable.

Los Rebeldes repelen a la fuerza Imperial con  sus armas blaster
Los Rebeldes repelen a la fuerza Imperial con sus armas blaster

La batalla comenzó a rugir en el puesto de observación Beta cuando los caminantes abriendo fuego descargando sus poderosos cañones sobre las trincheras Rebeldes con un sobrecogedor poder de fuego por parte de las máquinas de guerra Imperiales. Los disparos láser volaban cerca de ellos mientras las explosiones sacudían la nieve con letal fuerza, mientras las tropas de asalto se lanzaban frontalmente contra las posiciones Rebeldes. El oficial Trey Callum y los soldados a su cargo comenzaron a responder el fuego refugiados en sus trincheras contra las tropas de asalto que corrían por la planicie nevada hacia sus posiciones. Con sus armas ajustadas para combate cercano, los defensores dispararon sus blasters de repetición y baterías antipersonales. Con gran precisión y un gran volumen de fuego, lograron diezmar a varios soldados enemigos y frustrar su avance, manteniendo sus posiciones y ganando tiempo valioso para la evacuación prosiguiera.

El Escuadrón Pícaro parte a enfrentar a la fuerza de asalto
El Escuadrón Pícaro parte a enfrentar a la fuerza de asalto

En el acto, el Grupo Pícaro despegó del Hangar 7 a toda velocidad. La estación Eco 5-7, ubicada en el medio de la red de las trincheras, recibió el mensaje del Comandante Skywalker de que estaban en camino para darle encuentro a la fuerza enemiga. Rápidamente, el escuadrón llegó al campo de batalla volando en formación cerrada, y fue recibido por una intensa lluvia de disparos láser de las armas de los caminantes. La aeronave usada por los Pícaros era el speeder Incom T-47, modificado para funcionar en el frío clima de Hoth, por lo que fue apodado “snowspeeder”.

Usada originalmente para labores de carga, estaba tripulado por el piloto y un artillero de cola sentado a su espalda, encargado del arpón conectado con un cable de arrastre. En manos de la Alianza, el snowspeeder T-47 se convirtió en una nave de uso militar al equipársele con dos cañones láser para patrullaje, así como vehículo de combate. Su defensa sólo consta de placas de blindaje, pues carece de escudos deflectores. Por eso, los pilotos dependían de su velocidad y maniobrabilidad para esquivar los disparos enemigos. Su rapidez y tamaño pequeño lo hacía un blanco muy difícil para los artilleros enemigos. Pero un acercamiento con un vector de vuelo pobre, como yendo directamente de frente, sería letal por lo que los pilotos debían buscar la mejor forma de aproximarse a los caminantes.

Los disparos blasters tienen poco efecto sobre la coraza de los caminantes
Los disparos blasters tienen poco efecto sobre la coraza de los caminantes

Previendo que el asalto consistiría principalmente en caminantes, el Comandante Luke Skywalker y el táctico Beryl Chiffonage habían ideado una serie de maniobras y formaciones para enfrentar a esa amenaza. Al momento de enfrentar a las máquinas de guerra Imperiales, Luke ordenó a sus hombres emplear el Ataque Patrón Delta. Todos los pilotos formaron una fila siguiendo al líder, el cual atraía el fuego del enemigo ofreciendo un solo blanco. Después de disparar, cada nave rompía en una dirección diferente. Así, la cabeza del AT-AT sólo podía seguir a uno de ellos mientras los demás tendrían un disparo despejado y una vía de escape.

Los pilotos lanzaban temerarios ataques sobre los vehículos Imperiales disparando sus armas contra los poderosos blindados. Volando a gran velocidad, hacían repetidas pasadas sobre la zona de la batalla tratado de esquivar las ráfagas láser que pasaban muy cerca de ellos. Luke decidió emprender un ataque acompañado de Hobbie “Derek” Klivian y su artillero Kesin Ommis en el Pícaro 4. Cuando se dispuso a volar hacia el Ventisca 1, un disparo impactó cerca de él, pero continuó volando hacia la cabina del caminante y lanzó una ráfaga contra el visor de la cabina, pero sin conseguir destruirla.

batalla_de_hoth_22
Las defensas Rebeldes son atacadas fuertemente

Mientras tanto, la Fuerza Ventisca continuaba su imparable marcha hacia las posiciones enemigas sembrando muerte y destrucción en su camino. Los defensores Rebeldes se veían superados por el atroz poder de fuego que mermaba sus posiciones y sus armas eran desbaratadas por los potentes disparos láser de los caminantes. Las artilleros Rebeldes apuntaban contra los caminantes Imperiales, pero sus disparos láser de alta energía no hacían más que disiparse al chocar contra la implacable armadura de los caminantes. A medida que se acercaba, el General Veers informó desde el Ventisca 1 a Lord Vader sobre el progreso del asalto y que pronto el escudo estaría desactivado para que pudiera comenzar su aterrizaje hacia la base Rebelde.

Los Rebeldes se enfocan en las patas de los  AT-ATs
Los Rebeldes se enfocan en las patas de los AT-ATs

Pronto, se dieron cuenta de que sus armas láser no podían penetrar el espeso blindaje de los AT-ATs, por lo que Luke decidió que debían recurrir a una maniobra poco convencional que habían ideado como último recurso. Ésta consistía en atacar el punto débil de los AT-AT, sus patas. Si éstas eran incapacitadas, el caminante se vería impedido de caminar. Para llevar a cabo la arriesgada táctica, los snowspeeders, que habían sido provistos con un cable de flexi-acero de alta tensión, debían acercarse lo más posible al caminante para enganchar el arpón en sus patas para amarrárselas volando en círculos alrededor de ellas. Luke y su artillero Dak Ralter se dispusieron a poner en acción la arriesgada táctica en su tercera pasada, pero una explosión en el sistema de disparo alcanzó a Dak y su pasada se vio frustrada.

El Ventisca 2 es derribado y destruido
El Ventisca 2 es derribado y destruido

Al verse imposibilitado de usar su arpón, Luke llamó al Pícaro 3, piloteado por Wedge Antilles y su artillero Wes Janson, para que hiciera el disparo mientras él lo cubría en la siguiente pasada. El Pícaro 3 se colocó detrás del Líder Pícaro y ambas naves se encaminaron hacia el AT-AT Ventisca 2, comandado por el Brigadier General Nevar. El Teniente Janson disparó su arpón y acertó en una de las patas, tras lo cual Wegde comenzó a dar vueltas alrededor ajustando el cable. Una vez completada su última ronda, Janson soltó el cable. La gigantesca máquina intentó dar unos pasos, pero perdió el equilibrio y comenzó a inclinarse hacia delante, tras lo cual cayó sobre la planicie. Un disparo directo en el desprotegido cuello provocó una explosión en el reactor de la abatida bestia que convirtió el destrozado blindaje en cientos de proyectiles de metal derretido. Su caída representó un triunfo temporal y fue vitoreado por las tropas Rebeldes.

Sin embargo, las defensas estaban siendo rebasadas y poco podían hacer sus fuerzas para contener por mucho tiempo la invasión. Al ver que no podrían aguantar más, la Princesa Leia decidió que los transportes debían despegar dos a la vez, pero Rieekan no estaba convencido de que pudieran protegerlos eficientemente. Pero el tiempo se estaba acabando y las opciones se veían reducidas, por lo que inició la desesperada medida y se ordenó evacuar al resto del personal de tierra. En la cabina del Ventisca 1, Veers ordenó a las tropas descender para el asalto final, a medida que se acercaba al generador principal.

Luke se coloca debajo del Ventisca 4
Luke se coloca debajo del Ventisca 4

Luke se juntó con el Pícaro 2, piloteado por Zev Senesca y su artillero Kit Valent, y le ordenó alistar su arpón para lanzar un ataque más. Ambos speeders se dirigieron hacia el Ventisca 4, liderado por el Coronel Starck volando bajo y muy cerca, esquivando el fuego cruzado pero Pícaro 2 fue destruido. El Líder Pícaro fue alcanzado por un disparo láser que produjo un efecto ionizante en su speeder y se estrelló. Luke sobrevivió al aterrizaje e intentó sacar el cuerpo de Dak de la nave, pero fue aplastada por la gigantesca pata del AT-AT. De ahí, procedió a ponerse debajo del Ventisca 4 y usó su pistola de ascensión para llegar a su vientre. Con su sable de luz, abrió un agujero en una escotilla del blindado por el que arrojó una granada en el interior de la bestia, tras lo cual se dejó caer sobre la nieve. Las explosiones comenzaron a surgir dentro del caminante y su cabeza explotó y el resto de la destruida máquina se desplomó.

La Princesa Leia ordena la retirada
La Princesa Leia ordena la retirada

La base Eco sucumbía y se desplomaban ante el aplastante poder de fuego de la fuerza invasora. En el Centro de Comando, la Princesa Leia continuaba dirigiendo el progreso de la evacuación. Han Solo sabía que la batalla ya no podía prolongarse más e insistió que debíanretirarse inmediatamente y llegar a su transporte, pero estaba empeñada en asegurarse que la base fuera efectivamente desalojada y envió a las tropas de la Zona 12 a la Colina Sur para proteger a los cazas. Sin embargo, se notificó de la irrupción de las tropas Imperiales a las instalaciones, las cuales habían logrado entrar en la base. Al ver que la situación era insostenible, ordenó que se emitiera el código de evacuación completa y que el resto del personal se retirara a sus transportes. Con la señal de retirada K-1-0, se indicaba el momento para que las fuerzas Rebeldes retrocedieran.

Las fuerzas Rebeldes se baten en retirada
Las fuerzas Rebeldes se baten en retirada

Inmediatamente, las fuerzas que permanecían en sus posiciones de combate comenzaron a abandonar sus puestos y replegarse. Con la evacuación casi completada, el equipo de operadores del cañón de iones preparó el mecanismo de autodestrucción y se dirigieron a sus respectivos transportes. Las tropas de infantería en las trincheras comenzaron a abandonar sus trincheras bajo el intenso fuego de los caminantes Imperiales, los cuales pasaban por la devastación que habían producido en el campo de batalla. Estos tenían instrucciones de desalojar las trincheras y arrasar las posiciones defensivas Rebeldes pero procurando capturar la mayor cantidad de prisioneros, que pudieran proveer postumamente valiosa información. Los caminantes Ventisca 6, 8 y 9 persiguieron a los remanentes de las tropas Rebeldes que se dirigían a la entrada Norte. Muchos de los combatientes rebeldes siguieron ofreciendo resistencia en orden para retrasar a los invasores el mayor tiempo suficiente.

Veers logra alcanzar el generador de potencia
Veers logra alcanzar el generador de potencia

Por su parte, el Ventisca 1 llegó a distancia de tiro en 17.28, y con el uso de su visor estereoscópico de largo alcance Veers ubicó el generador de potencia y lo fijó como blanco. Una descarga de sus cañones láser con la potencia al máximo hizo impacto y el objetivo fue consumido por una descomunal explosión. Veers había completado exitosamente su misión y sin energía el escudo de energía se desactivó. Ahora estaba expuesta al aterrizaje de tropas en la zona y a un bombardeo por parte de los Destructores Estelares en órbita para una ocupación total. Los Rebeldes en retirada se dirigieron a través de túneles secretos en las montañas hacia los carros de tropas que los aguardaban en la entrada Norte para llevarlos a la zona de evacuación.

Vader y sus tropas penetran en la base Rebelde
Vader y sus tropas penetran en la base Rebelde

Darth Vader aterrizó sobre la base con su grupo elite de tropas de asalto. A través de una brecha en la destrozada base, los Imperiales se abrieron camino en el interior de la fortificación, mientras Han se apresuraba con la Princesa Leia y el droide C-3PO para escapar del planeta, pero un derrumbe bloqueó el corredor de acceso para llegar a donde el último transporte. Al verse impedidos de alcanzar la zona de evacuación, Solo se comunicó para decirles a los tripulantes que despegaran mientras él llevaría en su nave, el Halcón Milenario, a la Princesa y se dirigieron a toda prisa al hangar, en el que Chewbacca los esperaba alistando la nave. Mientras tanto, las tropas del Señor Oscuro llegaron para intentar frenar su escape. Pero por un desperfecto el carguero no podía despegar, por lo que Solo activó un cañón blaster Ax-108 y abrió fuego represivo sobre los Imperiales mientras intentaba salir de la base. En un intento por detener a los Rebeldes, un equipo de armas comenzó a ensamblar un blaster de repetición pesado E-Web, cuyos disparos podían penetrar el casco del Halcón y dañar seriamente sus sistemas. Pero una rápida ráfaga los libró de esa amenaza abatió a los artilleros. Finalmente, Solo logró despegar del hangar y el Halcónlogró salir por la entrada de la base y escapar de las garras de Vader.

El Esperanza Brillante parte de la zona de evacuación
El Esperanza Brillante parte de la zona de evacuación

Luke fue recogido del campo de batalla y llevado de vuelta a la base Eco para reunirse con el resto de las fuerzas Rebeldes. De allí, se hizo camino hasta la zona de evacuación ubicada detrás de la Colina Sur, en donde se encontraban concentrados los últimos transportes dispuestos a partir del planeta. Entre estos se encontraba el Esperanza Brillante, el cual estaba cargado en su interior con cientos de soldados que habían resultado heridos de la batalla. Allí, se encontró con Wedge, Janson y los demás pilotos que sobrevivieron a la cruenta lucha. De allí, se dirigieron a abordar sus cazas estelares para acompañar a los transportes y escoltarlos fuera del planeta para poder pasar el bloqueo Imperial. Una vez que escaparan del sistema, se dirigirían hacia el lugar de reunión.

Una Amarga Derrota

La base Eco abandonada
La base Eco abandonada

Hoth es citada como la mayor derrota sufrida por la Rebelión en campo de batalla durante la Guerra Civil Galáctica. Los hombres que pelearon en las planicies congeladas sacrificaron sus vidas para garantizar el éxito de la evacuación. Entre las pérdidas, se encuentran gran parte de la infantería (muchos tomados prisioneros), mucho equipo y armamento defensivo abandonados o destruidos por el enemigo. Muchos pilotos perdieron la vida al ser derribados en sus Snowspeeders por el fuego de los Caminantes. Pero su entrega contribuyó a demorar el mayor tiempo posible la inminente toma de la base. El objetivo principal fue logrado: la retirada de la mayoría del personal y los recursos principales de la base.

Las fuerzas Imperiales lograron traspasar y aplastar las líneas defensivas enemigas y destruir el generador de potencia. La captura de un gran número de soldados proporcionó al Imperio de valiosos prisioneros. Los Destructores Estelares, a pesar de no detener completamente la evacuación, lograron perpetrar muchas bajas a las naves que trataron de escapar del sistema. De treinta transportes, trece fueron destruidos o capturados.

El campo de batalla destruido
El campo de batalla destruido

Aunque fue una avasallante victoria en el campo de batalla, la invasión resultó costosa para el Imperio. Varios Caminantes fueron destruidos y muchos Snowtroopers fueron diezmados durante la ofensiva. Esto se pudo haber evitado con un bombardeo sorpresivo, enviando a las fuerzas terrestres únicamente para pasar por los remanentes de las defensas Rebeldes. Y sumado al hecho de que Vader falló en su intento de capturar al joven Skywalker, los objetivos principales no fueron conseguidos del todo. Pero el afán de Vader por encontrar a Luke Skywalker hizo que la Flota concentrara sus esfuerzos en capturar al Halcón en vez de transportes Rebeldes.

Muchos historiadores afirman que de no ser por esta derrota campal, la Alianza no hubiera destinado todos sus recursos en la última batalla principal de la Guerra Civil: el ataque a la segunda Estrella de la Muerte sobre la luna de Endor. En el campo de batalla, la derrota fue evidentemente para los defensores, quienes lucharon valerosamente al igual que sus contendientes Imperiales. Sin embargo, la victoria no fue tan satisfactoria como pudo haber sido.

La entrada Norte de la base Eco

5 comentarios

Enrique el

la batalla de hoth es mi batalla preferida. A finales de octubre esta previsto que cuelgue en youtube un video de dicha batalla llamado “la batalla de leghoth”.

William el

la verdad la verdad no entiendo todavia quien gano? los rebeldes fueron derrotados en el campo pero escaparon vivos y el imperio gano la batalla terrestre, pero se le escaparon los rebeldes, asi que ¿quien ganó?

Rogue Leader el

Hola. De hecho que es un tema complejo. Muchas veces se repite una idea acerca del Episodio V en la que “los buenos pierden la batalla inicial porque tuvieron que huir”, pero sin profundizar mucho en el tema. El resultado de una batalla debe considerarse en función de los objetivos militares trazados por ambos contendientes y en qué medida han sido alcanzados; y no sólo en el número de pérdidas o bajas ocasionadas. Es así que el resultado de ciertas batallas puede ser difícil de determinar y sujeto a debate.

Desde mi perspectiva, las fuerzas Imperiales tenían como objetivo principal tomar la Base Eco y destruir este centro de operaciones de la Alianza, y evitar el escape de los Rebeldes. Sin embargo, la negligencia del Almirante Ozzel frustró lo que habría sido un enfrentamiento con condiciones más ventajosas para la fuerza Imperial. A pesar de haber propinado un duro golpe contra la Alianza, no se logró a cabalidad el objetivo de destruir o someter completamente a las fuerzas Rebeldes apostadas en ella, y sólo evitaron parcialmente el escape de éstas.

Por su parte, los Rebeldes desde un principio tenían previsto que la base tendría que ser abandonada en la eventualidad de ser descubiertos por el Imperio. Por eso, la estrategia de la Alianza no pretendía conservar su centro de operaciones, dentro del desarrollo de la guerra como una de “atacar y escapar”. Eran concientes de que en sus condiciones no podrían detener indefinidamente un constante asedio Imperial. Más bien, el objetivo principal era la evacuación completa de la base. Por eso la batalla librada por las fuerzas defensivas tenía como propósito demorar el avance de la fuerza de asalto Imperial en orden para ganar el mayor tiempo posible y permitir que la evacuación procediera de manera más ordenada y con mayores probabilidades de completarse.

Wiilson el

osease que fue empate…? no entiendo….los rebeldes ganaron…desde cierto punto de vista…

luis calderon el

para mi el poderoso imperio gano la batalla pero no la gerra,…asi de simple………..

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*